Elecciones en Irak: victoria de al-Sadr, protesta en el Parlamento
de Dario Salvi

La votación marca la victoria del líder nacionalista chiíta, la derrota de los movimientos pro-Teherán y el ingreso de representantes del movimiento de protesta. Saad Salloum: al-Sadr “incrementó su poder", lo que es fundamental para gestionar el "equilibrio" de la asamblea. La sociedad civil y el movimiento de protesta tendrán que "hacer valer sus bancas".

 


Bagdad (AsiaNews) - Las elecciones en Irak decretaron la victoria del líder radical chiíta Moqtada al-Sadr, quien "ha incrementado su poder" y ahora puede "empuñar las riendas” durante los próximos años para manejar "el equilibrio" dentro del Parlamento, explicó a AsiaNews Saad Salloum, periodista y profesor asociado de la cátedra de Ciencias políticas de la prestigiosa universidad al-Mustaná¹£iriyya de Bagdad, una de las más antiguas del mundo. Comentando las elecciones del 10 de octubre, Salloum agregó luego que la asamblea determinará el nuevo gobierno y "hay opiniones generalizadas de que el primer ministro será designado dentro de la galaxia de al-Sadr" o entre personalidades "independientes" pero que pueden contar con el "apoyo sadrista", que "decidirá" su nombramiento.

Al-Sadr también será decisivo "en la elección del Presidente de la República y del Presidente del Parlamento", cargos que se adjudicarán "por un acuerdo" con el líder nacionalista "o con su aprobación". Por eso será protagonista "en la formación del próximo ejecutivo y de la estructura institucional" del país, ante una votación que se caracteriza por un fuerte abstencionismo -sólo expresó su voluntad el 41% de los ciudadanos con derecho a voto- y las crecientes divisiones por la influencia iraní.

En efecto, entre los grandes perdedores se encuentran los partidos y grupos armados partidarios de Teherán, entre ellos la Alianza Fateh (Conquista) que solo obtuvo una docena de escaños, frente a los 48 de la anterior ronda electoral de 2018. Lejos de aceptar la derrota en las urnas, tanto el alianza como las otras facciones vinculadas a Irán hablan de manipulación y fraude y prometen reacciones. "Recurriremos - dicen en un comunicado - los resultados de una votación que rechazamos rotundamente".

El escrutinio, todavía parcial aunque pronto será oficial, asigna 73 bancas (sobre 329) al bloque de al-Sadr, que de todos modos deberá lidiar con los movimientos alineados con Irán. Por eso se esperan meses de negociaciones antes de alcanzar una mayoría de 165 votos y la elección de un primer ministro, en un clima interno y externo de inevitable y creciente presión por otros actores en juego, entre ellos Estados Unidos y los países del Golfo. No se excluye un segundo mandato para el actual primer ministro Mustafa al-Kadhimi, quien ha sabido equilibrar los intereses y presiones contrapuestas entre Teherán y Washington, favoreciendo al mismo tiempo también la reanudación del diálogo entre la República Islámica y Riad. La decisión estará en manos de al-Sadr, quien deberá evaluar si al-Kadhimi constituye un compromiso válido.

Como telón de fondo están los grupos sunitas, que hoy se muestran más unidos y cohesionados, y los escaños que han conquistado los movimientos de protesta que condujeron a las elecciones anticipadas en 2019 y ahora decidieron presentar sus candidatos, algunos de las cuales están formados por jóvenes. “Ese movimiento de protesta - señaló Saad Salloum - obtuvo algunas bancas y, aunque tienen poca importancia numérica, son el signo tangible de ese período. Podrán hacer oir su voz en la elección del presidente, del jefe de gobierno y del Parlamento, si saben ser inteligentes y astutos”. “Esta minoría - continuó diciendo - es importante y puede dar un nuevo espíritu al Parlamento. Sus miembros podrán garantizar un control de las políticas y la orientación del gobierno" ejerciendo un rol de garantes, porque provienen de "movimientos activistas y la sociedad civil". A pesar de la baja participación, estas elecciones "dibujan un nuevo mapa parlamentario", concluye el académico, y por lo tanto son "un elemento de sorpresa en clave positiva".

 

IRAQ_-_Salloum_elezioni.jpg