Himalaya: Beijing y Delhi reanudan los coloquios sobre las fronteras, pero arman sus tropas
de Emanuele Scimia

Se congela la retirada de las fuerzas respectivas a lo largo de la frontera provisoria. Los chinos posicionan lanzadores de misiles de largo alcance en la región; los indios, obuses M777. India: tenemos la capacidad militar para enfrentarnos al ejército chino. China está mejor armada, pero sus soldados no están adiestrados para combatir en alta montaña.


Roma (AsiaNews) - China e India reanudarán sus encuentros militares a finales de mes para resolver sus disputas territoriales sobre la frontera del Himalaya. La última ronda de negociaciones se interrumpió el 10 de octubre. El fracaso de las conversaciones se debió a la negativa de los chinos a retirarse de la zona de Hot Springs, en el Ladakh oriental, y a regresar sus fuerzas a una base permanente, como han hecho los indios (volviendo a las posiciones que ambas partes mantuvieron hasta abril de 2020). Al mismo tiempo, Beijing acusa a Delhi de no querer reducir sus tropas en la meseta de Depsang.

China e India comparten una frontera de 3.488 km en el Himalaya, por la que libraron un breve pero sangriento conflicto en 1962. Delhi reclama amplios sectores del Aksai Chin (que los chinos obtuvieron de Pakistán); Beijing reclama el estado indio de Arunachal Pradesh.

En los últimos 46 años, las dos fuerzas armadas se enfrentaron en varias ocasiones, pero no hubo víctimas sino hasta los combates de hace 16 meses. El 15 de junio de 2020, las tropas indias y chinas se enfrentaron en el valle de Galwan, entre el Ladakh indio y el Aksai Chin chino: 20 soldados indios murieron; fuentes no confirmadas hablaron inicialmente de 45 bajas chinas.

El estancamiento en las negociaciones llevó a una creciente militarización de la frontera chino-india. Según el South China Morning Post -que cita fuentes cercanas al ejército chino-, Beijing recientemente desplegó más de 100 sofisticados lanzadores de misiles de largo alcance en la frontera con India. La medida del Ejército Popular de Liberación sería una respuesta al despliegue de tres regimientos armados indios con piezas de artillería M777 en las zonas en disputa.

Los analistas chinos señalan que China tiene una ventaja numérica y de armamento sobre India. Sin embargo, los indios tienen mayor experiencia combatiendo a gran altura con temperaturas bajo cero.

El general indio Vinod Bhatia está convencido de que el ejército indio tiene la fuerza necesaria para enfrentarse a los chinos en la frontera provisoria, principalmente por su capacidad para combatir en alta montaña. El militar retirado y ex director general de operaciones militares de Delhi, señala que las dos partes han endurecido sus posturas mientras se preparan para una larga disputa, y que el gobierno indio se mantiene fiel a la línea de la "paciencia estratégica" (No blinking, no brinkmanship).

Sin embargo, según Bhatia, China e India no tienen ningún interés en dramatizar la situación: "Dudo que se produzca una escalada”, dijo el alto funcionario indio a AsiaNews. “Sin embargo, la frecuencia, la intensidad y el alcance de las transgresiones fronterizas perpetradas por el ejército chino podrían aumentar”, agregó.

Para otro general indio, Rajiv Narayanan, "India tiene la capacidad necesaria para enfrentarse a China y a su "marioneta" pakistaní". Según el ex subdirector general de operaciones militares del ejército, Beijing no intentará escalar la disputa en el futuro inmediato. Pero podría hacerlo en la primavera, ya que los soldados chinos enviados a la frontera del Himalaya tienen problemas para aclimatarse.

INDIA_ZH_1021_Him.jpg