La ofensiva diplomática de Taipei empaña la gira europea del enviado chino, Wang Yi

El Ministro de Asuntos Exteriores de Taiwán, Wang Yi, se encuentra en Bruselas; ya visitó Eslovaquia y la República Checa y también hará una escala en Lituania. En la cumbre de la IPAC en Roma, invitó a la UE a firmar un acuerdo de inversiones con su país. El activismo internacional de los taiwaneses empieza a abrirse paso en las cancillerías del Viejo Continente.


Bruselas (AsiaNews) - Con una eficaz ofensiva diplomática, Taiwán ha conseguido eclipsar la gira europea del ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi. El líder de la diplomacia taiwanesa, Joseph Wu, lleva días en Europa, donde visitó Eslovaquia, la República Checa y Bruselas para reunirse con personalidades y parlamentarios de la UE.

Además, Wu planea hacer otra escala en Lituania: Vilna está en la mira de Beijing por haber intensificado la cooperación con Taipéi. Para China comunista, la isla es una provincia "rebelde" y no descarta el intento de reunificarla con el uso de la fuerza.

Wang llegó a Grecia el 27 de octubre y continuó su visita europea en Serbia. También hará una escala en Albania e Italia. Sin embargo, su homólogo taiwanés ha cobrado protagonismo. Conectado por videoconferencia desde Bruselas, Wu asistió ayer a la cumbre de Roma de la Alianza Interparlamentaria sobre China (IPAC), que incluye a políticos de varios países, muchos de ellos sancionados por Beijing

Durante el encuentro de la IPAC, el enviado de Taipéi volvió a pedir a la UE que firme un acuerdo bilateral de inversiones con su país. La UE es el principal inversor extranjero en Taiwán, y en 2015 se iniciaron las conversaciones para un pacto comercial de gran alcance. Observadores taiwaneses y chinos han señalado que la presencia de Wu en Bruselas podría acelerar las negociaciones, más aún después de que el Parlamento Europeo congelara la ratificación de un acuerdo similar con China.

Sin embargo, la mayoría de los analistas cree que la Comisión y el Consejo de la UE -los órganos decisorios de la UE- son reacios a celebrar un gran acuerdo comercial con Taiwán. Es más probable que la UE se centre en la firma de acuerdos sectoriales con Taipei, en ámbitos como los microchips, la inteligencia artificial, las energías renovables y los vehículos no tripulados.

Aún así, el activismo diplomático de Taipei está empezando a abrirse paso en las cancillerías del Viejo Continente. En este sentido, es emblemático el caso de los pequeños Estados de la UE, como Lituania y Eslovaquia. Ambos han declarado su intención de seguir cooperando con Taiwán, a pesar de las amenazas veladas de China sobre posibles represalias. Peter Osusky, vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento eslovaco, declaró a AsiaNews con toda claridad que la UE debe adoptar sanciones contra China por su política coercitiva hacia Lituania. También subrayó que su país debería abandonar el grupo 16+1, un foro económico conformado por China y 15 Estados de Europa Central, Oriental y Meridional, 11 de los cuales pertenecen a la UE. Lituania se retiró de facto en los últimos meses. 

TAI_ZH_1030_Wu.jpg