Manila, la alianza entre Sara Duterte y Marcos Jr.

La hija del presidente saliente ha renunciado a la carrera presidencial, pero se presentará en las elecciones de mayo como número 2 junto al hijo del ex dictador. Rodrigo Duterte (que no puede volver a postularse) ha dado marcha atrás en cuanto a retirarse de la política y se presenta para el Senado, pero en un partido diferente al de su hija. Quedan 9 candidatos en la contienda por el palacio de Malacañán

 


Manila (AsiaNews) - Sara Duterte, hija del presidente saliente Rodrigo Duterte, se ha presentado oficialmente como candidata a la vicepresidencia de Filipinas en las elecciones generales que se celebrarán el 9 de mayo. Señalada durante mucho tiempo como favorita en las encuestas para la presidencia, la alcaldesa de Davao, de 43 años, finalmente decidió postularse para el segundo cargo del Estado por el nuevo partido Lakas-CMD, creado por la ex presidenta Gloria Macapagal Arroyo. La ley electoral filipina establece que el presidente y su vice se eligen por separado. Pero en Manila ya se da por descontada la alianza entre Sara Duterte y el senador Ferdinand "Bongbong" Marcos Jr., hijo del ex dictador que "reinó" en Filipinas de 1965 a 1986.

La ex alcalde de Davao fue incluida en la lista de candidatos con el mecanismo de renuncia: el plazo para presentarse a las elecciones, en efecto, venció el 9 de octubre, pero la ley ofrecía tiempo hasta el 15 de noviembre para que cualquier candidato se retirara y fuera reemplazado. El recurso fue utilizado por otros diez candidatos, entre ellos el mismo presidente saliente Rodrigo Duterte. Contrariamente al anuncio que hizo un mes atrás con respecto a su retiro de la política, el padre de Duterte ha tomado el lugar de un testaferro y ahora es candidato a la Cámara de Senadores por el PDDS, partido que apoya al senador Christopher Bong Go, su histórico aliado, en la carrera por la presidencia.

Los observadores consideran que precisamente ese uso masivo del mecanismo de subrogación pone en evidencia un gran reposicionamiento dentro del PDP-Laban, el frente que en 2016 llevó a Rodrigo Duterte a la presidencia. De hecho el exboxeador Manny Pacquiao, también candidato a la presidencia, viene de la misma formación, pero en una posición opuesta a la del actual inquilino del palacio Malacañán. Un complejo laberinto de alianzas y enfrentamientos que se entremezcla con la gran cuestión de la posición geopolítica de Filipinas, considerando que en los últimos años Duterte ha enfriado las relaciones con Washington para acercarse a China.

Un total de nueve candidatos siguen en carrera por la presidencia. Fuera del enfrentamiento interno entre los ex partidarios de Duterte, el rostro más acreditado de la oposición es el actual vicepresidente Leni Robredo, quien en los últimos años ha entrado a menudo en conflicto con Rodrigo Duterte no solo por sus políticas sino también por su comportamiento personal.

 

sara-duterte.jpg