01/09/2015, 00.00
MYANMAR
Enviar a un amigo

El presidente birmano firma la ley (anti-musulmana) que prohíbe la poligamia

Thein Sein ha sancionado la entrada en vigor de la controvertida norma que castiga la convivencia o el tener varias esposas. Querida por la franja extremista budista, se incluye en el paquete de medidas en defensa "de la raza y la religión". Activistas HRW: una fuente de posible discriminación en la fase de aplicación.

Yangon (AsiaNews / Agencias) - El presidente birmano Thein Sein ha aprobado la última de las cuatro leyes polémicas, fuertemente deseada por la franja radical budista pero fuertemente criticada por grupos de derechos humanos, ya que lesiona los derechos de la minoría musulmana. La firma de la ley de la monogamia llegó ayer y establece la entrada en vigor del reglamento que prohíbe casarse con más de una mujer, o vivir con alguien si no está ligado por el matrimonio.

La norma es una de las cuatro leyes promovidas en los últimos meses por el Comité para la Protección de la nacionalidad y la religión (Ma Ba Tha, un grupo budista), contenido en el paquete "Leyes en defensa de la raza y la religión". Previamente había tenido luz verde la norma sobre conversiones, que prevé una "aprobación" de las autoridades para cambiar de religión.

Myanmar se está preparando para las elecciones históricas del 08 de noviembre - la primera votación general con la participación del principal partido de la oposición (Liga Nacional para la Democracia, que había boicoteado las elecciones en 2011) - registrando una creciente tendencia extremista interna. En el centro, en particular, la minoría musulmana de años - con el inicio de la violencia contra los Rohingya en el Estado occidental de Rakhine en 2012 - el blanco de los budistas fundamentalistas.

El gobierno birmano niega que la regla ha sido escrita específicamente para la comunidad musulmana, que representa alrededor del 5% del total en Myanmar. Aunque no se ha generalizado, la poligamia es practicada por algunos miembros de la minoría religiosa.

Los activistas y grupos pro derechos humanos, critican fuertemente el paquete de reglamentos adoptados por el Parlamento y aprobados por el presidente. Según Phil Robertson, subdirectora para Asia de Human Rights Watch (HRW),  son una fuente de "discriminación potencial" en términos de religión y pueden dar lugar a "una seria violencia sectaria". Ahora que han recibido la luz verde, añade, "la preocupación es cómo van a ser aplicadas e implementadas".

Incluso el activista birmano Robert San Aung tiene dudas sobre la aplicación de la ley, que en su redacción parece poco clara. El abogado agregó que "no responde a las normas internacionales" en materia de derechos humanos y espera que los monjes budistas "amantes de la paz" y los estudiosos "trabajen juntos para cambiar la norma".

Para responder a la campaña de odio y la intolerancia con un fondo religioso contra los musulmanes (Rohingyas), en el verano un grupo de jóvenes que ha puesto en marcha la campaña “My Friend”. Promovida por un grupo de estudiantes birmanos en las redes sociales (Facebook y Twitter) para promover la tolerancia entre los ciudadanos y combatir el odio y la violencia islámica-budista, tiene la intención de fortalecer el valor de la unidad en el Estado.

Contra la marginación y el abandono a la que se enfrenta la minoría musulmana ha intervenido en varias ocasiones la Chiesa católica birmana.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Ashgabat, Berdimuhamedov es presidente por tercera vez. Permanecen la pobreza y la represión
13/02/2017 21:19
Indonesia, la poligamia se vuelve legal: basta pagar una pequeña multa
15/10/2014
Rangún, crece el número de muertos y prisioneros. A punto de nacer un gobierno en el exilio
16/04/2021 13:36
Muertes, arrestos e incendios en Mandalay. Solidaridad entre cristianos, budistas y musulmanes
15/04/2021 13:45


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”