19/03/2021, 12.11
SIRIA
Enviar a un amigo

Alepo, Maristas Azules: desde la Primavera Árabe es un invierno de guerra y destrucción

Nabil Antaki: El Papa habla de fraternidad, pero muchos "tratan a Siria y a los sirios como enemigos" La guerra, la crisis financiera en el Líbano, las sanciones estadounidenses y europeas y la inflación han desencadenado una espiral de desesperación. La criticidad y la pobreza generalizadas han llevado al grupo cristiano a retomar la distribución de cajas de alimentos.

 

Alepo (AsiaNews) - Desde la "Primavera árabe tan celebrada por los medios occidentales", los sirios "están viviendo un invierno largo y terrible", dice el Dr. Nabil Antaki, miembro de los Maristas Azules, en la 41ª Carta desde Alepo que se publicó en estos días. Se cumplen 10 años desde que comenzó la guerra en Siria, una nación "amada y atormentada", como recordó también el Papa Francisco hace poco. Es un país, continúa el referente cristiano, "que estaba lejos de ser perfecto" antes del conflicto, pero "ninguna injusticia, violación de los derechos humanos o reforma fallida puede justificar la destrucción de nuestra patria y el sacrificio de generaciones de nuestros compatriotas".

"El Papa Francisco -recuerda Antaki- ha concluido recientemente una histórica visita a Irak que, al igual que la vecina Siria, ha pagado un alto precio con la invasión, ocupación y partición", perpetradas con un "falso pretexto" por quienes imponen sanciones y quieren dar lecciones de derechos a los demás. El pontífice, prosigue el doctor Antaki, "repite constantemente que todos somos hermanos: deberían escucharle quienes tratan a Siria y a los sirios como enemigos".

La guerra ha destruido el país, sus infraestructuras, patrimonio arqueológico, escuelas, fábricas y hospitales, mató a 400.000 personas, provocó cinco millones de refugiados y ocho millones de desplazados internos, empujando a un millón de sirios a las rutas migratorias hacia Europa y Occidente. “Diez largos años - afirma -, un tiempo más largo que la duración total de los dos conflictos mundiales del siglo pasado. Sufrimientos, luto, pobreza, miseria se han convertido en nuestro destino [...] se ha robado la infancia de nuestros hijos, se han desvanecido sus sueños juveniles y se ha destruido el futuro de nuestros jóvenes”.

Los rebeldes, recuerda, afirmaban su voluntad de establecer un estado de derecho, pero en realidad "eran extremistas islámicos", desde el Isis hasta al-Nusra "que pretendían destruir al único estado laico de la región". Grupos "armados y financiados por las naciones más atrasadas del mundo, donde no hay democracia ni derechos humanos, y apoyados por los países occidentales" que querían "deshacerse" de Damasco después de haber destruido Libia e Irak.

La guerra, la crisis financiera en el Líbano, las sanciones de Estados Unidos y Europa, y la inflación han desencadenado una espiral de desesperación: “El 70% de las familias - dice - viven por debajo del umbral de pobreza. Sin alimentos, productos de higiene y asistencia sanitaria. Para sobrevivir, solo quedan las ONG” y “la pandemia de Covid-19 ha empeorado una situación ya de por sí muy grave”. Nosotros, los maristas azules, también hemos pagado un precio muy alto, con muchísimos casos entre nuestros voluntarios o sus padres y numerosas muertes. Hemos sufrido mucho por la muerte de nuestro hermano marista Georges Hakim, uno de nuestros pilares, tras 15 días de respiración asistida en terapia intensiva; Margo, nuestra decana, pasó 10 días en el hospital con oxigenoterapia. Mi esposa Leyla en diciembre y yo el mes pasado también contrajimos la enfermedad”.

La criticidad y la pobreza generalizadas han llevado al grupo cristiano a retomar la distribución de cajas de alimentos que hacían entre 2012 y 2018, y que fue suspendida en 2019 porque "estábamos convencidos de que había llegado el momento de que las familias dejaran de depender de las ayudas y comenzaran a vivir del fruto de su trabajo". “La situación económica actual - explica el Dr. Antaki - es tan catastrófica que ya no pueden llegar a fin de mes y nos han rogado que los ayudemos de nuevo con las cajas de alimentos. En noviembre del año pasado reanudamos la distribución mensual de paquetes de alimentos a unas mil familias”, con canastas de 15 dólares que pueden alimentar a cuatro personas durante 10 días y “equivalen al 80% del salario mensual promedio de un trabajador".

El dirigente cristiano considera que uno de los principales obstáculos para la recuperación del país son las sanciones: “Los funcionarios europeos dicen que están dirigidas únicamente contra los que están en el poder y los que especulan con la guerra, y que no afectan los medicamentos, los equipos sanitarios o los alimentos. Pura hipocresía. Si se congelan las cuentas bancarias de todos los sirios, ¿cómo podemos comprar los productos exentos? De hecho, muchos productos se contrabandean desde Turquía o el Líbano y se venden en el mercado negro a precios exorbitantes, empobreciendo a la población y enriqueciendo a los especuladores de la guerra. Ocurre exactamente lo contrario de lo que afirman quienes impusieron las sanciones”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Maristas de Alepo: la 'bomba de la pobreza' es peor que la guerra
04/11/2021 13:14
Vicario de Alepo: la guerra y las sanciones han destruido el mosaico sirio
11/03/2021 13:39
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
El conflicto sirio, de revuelta interna a guerra entre potencias (FICHA)
11/03/2021 15:24


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”