18/04/2018, 10.27
ARGELIA
Enviar a un amigo

Argelia, cuatro iglesias clausuradas en los últimos meses

de Kamel Abderrahmani

Los musulmanes que viven en Europa tienen derecho a construir mezquitas y a practicar su fe en paz, pero en Argel los cristianos carecen de este privilegio. Iglesia protestante argelina: La ley sobre la regulación de culto no-musulmán es usada como una espada de Damocles. Los cristianos se ven forzados a alquilar locales donde poder reunirse, mientras los propietarios son amenazados e intimidados por las autoridades.  

Argel (AsiaNews) – En Argelia, la práctica religiosa de las minorías se ve amenazada. Ciertas leyes, como la que fue promulgada por el presidente Abdelaziz Bouteflika en el año 2006, centrada en la reglamentación del culto no-musulmán, tornan difícil para los cristianos incluso profesar su propio credo. De Kamel Abderrahman, de quien ya hemos publicado un artículo sobre la libertad religiosa en el país.  

En Azagher, un pueblo ubicado en los alrededores de la ciudad de Akbou, en la provincia septentrional de  Béjaïa, hay una pequeña iglesia que ha estado funcionando bien durante por lo menos siete años. A principios del mes pasado, ésta fue obligada a interrumpir todas sus actividades. Esta es la cuarta iglesia que cierra sus puertas en los últimos cuatro meses. Ha de resaltarse que las otras se encuentran en las inmediaciones de la ciudad de Orán, cabecera de la provincia homónima, situada a unos 600 km al oeste de Akbou.

A diferencia de la iglesia de Azagher (en Cabilia), las otras tres formaban parte de la Iglesia protestante de Argelia (EPA), reconocida oficialmente por el gobierno desde 1974. Tal como informa el sitio web de World Watch Monitor, en los últimos meses, de las 45 iglesias pertenecientes a EPA, 25 recibieron notificaciones por las cuales se las intimaba a conformarse a ciertos estándares de seguridad. Una decisión excesiva que fue mal recibida, sobre todo porque en mi país, el Estado prohíbe que las iglesias reciban financiación del exterior.

Por otro lado, Mohamed Aissa, nuestro ministro de Asuntos religiosos, hizo una declaración en un canal partidario del régimen, Ennahar TV, negando cualquier tipo de discriminación contra la minoría cristiana en el país. Él afirma que si las iglesias fueron clausuradas, es porque “no respetaban los estándares de seguridad requeridos para un lugar de culto”. Esta opinión no es compartida en absoluto por los observadores dedicados a los derechos humanos, que afirman que estas clausuras forman parte de una “coordinada campaña de acción de las autoridades de gobierno, contra las iglesias”.

En tanto, EPA sostiene que el gobierno está aplicando la ley del 2006 sobre regulación del culto no-musulmán “como una especie de espada de Damocles, que pende sobre las iglesias”. La ley establece que el permiso debe ser obtenido antes de utilizar un edificio para el culto no-musulmán, y que el culto sólo puede practicarse en edificios destinados específicamente a tal fin.

En la práctica, las autoridades casi nunca han respondido a los pedidos de autorización presentados por las iglesias. Careciendo de la autorización oficial, los cristianos se ven forzados a alquilar locales y a informar a las autoridades en un segundo momento. En tanto, los propietarios de los lugares alquilados para el funcionamiento de una iglesia son amenazados e intimidados por las autoridades, tornando más difícil que las comunidades cristianas  puedan hallar un lugar donde reunirse.

Siendo musulmán, el argumento planteado por el ministro de Asuntos religiosos me inspira la sospecha de que todo ello no es más que una discreta e indirecta aplicación de la sharia. La clausura de las iglesias es una decisión anticristiana, siendo que el gobierno de mi país no hace absolutamente nada para ayudar a las comunidades cristianas a procurarse un lugar de culto adecuado. Esto forma parte de las desafortunadas acciones que se llevan adelante en mi país e incluso de los procedimientos judiciales, apenas alguien anuncia su conversión. Como consecuencia, me pregunto cómo es posible que los musulmanes que viven en Europa tengan derecho a construir mezquitas y a practicar su credo en paz, mientras que los cristianos en Argelia no tienen este privilegio en un país que se considera musulmán. Si llegara a cerrarse una mezquita en Europa, se alzarían las voces para denunciar el complot y la islamofobia.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Lee Ming-cheh, el activista taiwanés arrestado en China, es llevado a juicio
07/09/2017 15:00
Joven musulmán: la condición precaria de los cristianos en mi país
16/04/2018 16:41
Argel, iglesia es demolida para hacer lugar a una mezquita. La hipocresía del islamismo
13/06/2017 15:16
El estado argelino, el Islam sunita y las violaciones de la libertad religiosa
18/12/2020 13:06
Argelia bloquea la jubilación por invalidez a un cristiano: ‘Me están matando junto a mis hijos’
07/06/2018 15:18


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”