11/10/2014, 00.00
IRAK - VATICANO
Enviar a un amigo

Arzobispo de Mosul: familias cristianas "desesperadas", importante la proximidad del Sínodo

Mons. Nona considera "muy positivo" el mensaje entregado ayer por los participantes en el Sínodo. El espíritu y el alma de los refugiados, dijo el prelado, es cada vez "más difícil y desesperado". Para las familias cristianas iraquíes el desafío para permanecer unidos y educar a sus hijos en un contexto de graves dificultades. Las milicias del Estado islámico listo para lanzar el ataque a Bagdad.

Erbil (AsiaNews) - La cercanía mostrada por el Sínodo celebrado en Roma a las familias cristianas en el Medio Oriente que están pasando por un período de gran "dificultad", en particular "Irak" es una señal de "muy positiva" porque es "importante hablar "y" nos da la fuerza para seguir adelante". Así lo dice Monseñor Emil Shimoun Nona, arzobispo caldeo de Mosul, en el norte, la segunda ciudad más importante del país y la primera ciudad en caer en manos de la milicia del Estado Islámico. Ayer, el Sínodo ha dedicado especial atención a los cristianos iraquíes y sirios de la violencia yihadista y las repercusiones "en la familia, se rompen por la muerte de sus miembros [...] privados de futuro para los jóvenes [...] y para  las personas mayores, abandonados a sí mismos". Para los cristianos iraquíes es "importante" la presencia "de nuestro patriarca Sako y los otros patriarcas" en Roma, para hablar sobre "la situación de los refugiados y" los desafíos que enfrentan "con el paso del tiempo, advierte el prelado," el espíritu y el estado de ánimo de los refugiados es cada vez más difícil y desesperada, porque no ven signos positivos para el regreso a casa" en un futuro próximo.

Mons Nona fue el primero en lanzar la alarma sobre el peligro que representa el avance de los islamistas tras la conquista de Mosul, donde cerca de 500 mil personas - cristianos y musulmanes - han huido a principios de junio para no tener que convertirse al Islam extremista y donde fue fundado un Califato e impuesta la sharia.

 
En estas horas, las autoridades iraquíes han dado la voz de alarma, pidiendo ayuda militar en la provincia occidental de Anbar, que podría caer "en breve" en manos de la milicia del Estado Islámico (EI). Los jihadistas están atacando la capital provincial, Ramadi, y han capturado grandes porciones de tierra. La eventual caída de Anbar daría a los milicianos  la posesión de una amplia zona entre Siria e Irak, creando una línea directa de preludio de suministros para el asalto a la capital iraquí, Bagdad, objetivo final de los terroristas.

La situación de tensión y peligro para la eventual caída de la totalidad de Irak en manos del Estado islámico, está acompañada por las crecientes dificultades que enfrentan los refugiados (cristianos o no) en el norte del país, sobre todo entre aquellos que han huido de Mosul y la llanura de Nínive. "Ahora la gente está desesperada - subraya Monseñor Nona - y ya no cree en el regreso a casa, está claro que el Estado islámico es más fuerte que los bombardeos de la coalición". El prelado cuenta del compromiso de las personalidades eclesiásticas de la Iglesia "hacia las familias que aún viven en tiendas de campaña, en las escuelas, en las aulas y en las parroquias". Hacemos todo lo posible, añade, "para que puedan vivir de una manera más humana" y estamos agradecidos "por las muchas donaciones que vienen de todas partes del mundo".

"Estamos buscando casas para alquilar - dice el arzobispo de Mosul - pero es imposible encontrar alojamiento para todos y las casas no son fáciles de encontrar, por lo que se buscan otras soluciones". Mons Nona advierte de los numerosos riesgos, muchos desafíos y dificultades experimentadas por las familias cristianas iraquíes arrancadas de su tierra: "¿Cómo es posible permanecer juntos - se pregunta el prelado -, y hacer lo que se hace en la vida cotidiana en la casa de familiar, en una tienda de campaña, en una escuela pública o compartiendo un piso con otras familias". Se presentan grandes problemas en términos de las relaciones personales, en la relación interna de la pareja y la educación de los niños, todos problemas que acompañan a "las graves dificultades económicas". Por esto los sacerdotes "promueven actividades para niños y jóvenes, los hacen jugar para olvidar, aunque sea por unos momentos, el drama de la guerra".

Por último, en el Sínodo de Roma, el arzobispo de Mosul pide "atención a las dificultades experimentadas por las familias", mirando "diferentes situaciones y diversas realidades", elaborando  "no una solución para todos, pero respetando el modo de pensar y de vivir de las familias de todo el mundo". (DS)

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Sínodo: Las familias cristianas en Irak, testigos de Cristo en medio de la guerra, la persecución y el terrorismo
20/10/2015
Encuentro Mundial de las Familias: las familias palestinas y jordanas, sin visas
25/08/2018 12:24
Patriarca de Bagdad a los musulmanes: más valor para un "frente común" contra los terroristas
22/10/2014


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”