27/03/2015, 00.00
CHINA
Enviar a un amigo

Bao Tong: ¿Quién confía en el Partido comunista chino? Nadie

de Bao Tong
El gran disidente político analiza la situación de la sociedad y de la política china, mientras crecen las previsiones que hablan de una finalización del régimen. China vive en un modelo piramidal que nadie considera pueda durar. La fuga de los ricos y la opresión impuesta por el gobierno muestran el desmoronamiento de la fe en el sistema mono-partido. Por gentil concesión de Radio Free Asia.

Beijing (AsiaNews/Rfa)- El artículo del prof. David Shambaugh (del 6 de marzo)- que sostiene el inicio de una nueva fase del “modelo chino”, por años en los máximos vértices y ahora cerca del fin de los juegos del régimen- obligó al mundo a sentarse y tomar nota, convirtiéndose en un argumento de debate en ebullición. Sin embargo aquí no se trata de leer las hojas del té. Los estudiosos serios tienden a evitar el hacer previsiones sobre una fecha precisa para el derrumbe de China. Como describe el prof. Shambaugh en su artículo. “nosotros no sabemos a qué asemejará el sendero que de aquí llevará al fin”.

En el artículo el docente dibuja sólo algunas probabilidades. Por ejemplo, escribe, “la muerte del régimen parece prolongarse, confusa y violenta”. Estoy de acuerdo con el uso del término científico “muerte”. Es un lenguaje simple que cada uno puede comprender. Algunas personas que creen en las ideas de Mao Zedong podrían sentirse molestas delante de este término, pero el mismo Mao- cuando estaba aún en “campus mentis”- no usó medios términos para definir el éxito final de la “muerte” para el Partido y el Estado.

Según el prof. Shambaugh, este “fin de los juegos” apoya sus bases en la existencia y en el desarrollo de un gran número de imponentes tensiones sociales. Pero yo quisiera poner otra cuestión, basada sobre el mismo material: ¿Quién en China confía en el hecho que el “modelo chino” pueda durar?

Niveles de privilegio

El “modelo chino” es una pirámide. Todas aquellas personas que están en la base de la pirámide, ¿se fían de este modelo? El “modelo chino” no es correcto y no permite la competición abierta. Los mayores beneficiarios de este modelo son los super-ricos, a los cuales les fue permitido por el difunto líder supremo (Deng Xiaping) el convertirse “en los primeros ricos”. Antes de este permiso no tenían nada, igual que los otros, pero fueron afortunados en un sistema injusto y contrario a la competición.

Ahora estas personas muestran su nivel De confianza en el sistema no con las palabras, sino con los pies. Están votando con los pies y esto expresa en modo auténtico qué piensan realmente del futuro (la referencia es a la fuga de los ricos y de sus capitales afuera de China, ndr).

En medio de la pirámide hay dos sectores. Uno está compuesto por aquellos que esperan en una nueva dirección y que han soportado más de 20 años de opresión de la peor especie. ¿Puede esta persecución aumentar su confianza en el viejo régimen o sistema?

El otro está compuesto por aquellos que están encargados del adoctrinamiento (término acuñado por Lenin) y de la puesta en práctica de las voluntades del Partido. El prof. Shambaugh los describe en manera viva, resultado de sus observaciones directas. Estas personas no esperan convertirse en afortunados como los “super-ricos”, pero han escuchado la última y fascinante verdad: no hay vida más allá de la burocracia. Estas personas no pueden iniciar el sendero de la corrupción ni siquiera hacia la justicia, la transparencia y lo correcto. Entonces, ¿qué deberían hacer?

Auto-engaño

La última cuestión se refiere al vértice de la pirámide. Aquellos que están en el vértice, ¿tienen confianza? Los compositores de la columna sonora principal están ocupados en hacer sonar las trombas militares en “los 3 estilos de confianza en sí mismos”, pero se toman el pelo ellos mismos y a todos los otros. Y lo digo porque… todas las acciones iniciadas son indicadoras  del estado psicológico que prevalece en el vértice de la pirámide.

Como consecuencia, no encontraría confianza en el futuro de las palabras que pronuncian los super-ricos y no la encontrarán en la teoría sobre “los 3 estilos de confianza en sí mismos”. Por lo tanto, ¿dónde la encontrarán?

No es un acto de confianza el suprimir a cualquiera tenga una opinión diferente, como si fuese una política fundamental. Es más, demuestra que has perdido la confianza. Que ellos vean a un enemigo detrás de cada árbol o cada follaje, al punto que ni siquiera se puede razonar, lo demuestra la decisión de bloquear una película sobre la situación de la contaminación ambiental, filmada por Chai Jing en nombre del “mantenimiento de la estabilidad online”. Lo demuestra la orden que prohíbe a los periodistas reunirse, como así también a los operadores, colaboradores, lectores y aliados del magazine político Yanhuang Chunqiu, que son mirados como “fuerzas hostiles”.

Si este comportamiento no es sintomático de una persona que sabe que está en las últimas y que no tiene mucho para vivir, entonces es sintomático que un paciente enfermo de mente que repite continuamente la misma lamentación. Las personas sanas no se comportan así. He aquí por qué pienso que “los 3 estilos de confianza en sí  mismos” sean toda una mentira.

Un espíritu indómito

En este vasto país que es China, ¿quién puede aún tener confianza en el “modelo chino”?. El ex vicepresidente ejecutivo de la Comisión permanente de la Asamblea nacional del Pueblo, Xi Zhongxun (*), tení confianza en China.

Sugirió aprobar una ley que ´proteja la diversidad de opinión. Y su coraje en el pedir la protección de la libertad de pensamiento es la sublimación y la máxima expresión de un espíritu sin miedo, que merece ser protagonista de nuestra sociedad.

Él reconoció que para la estabilidad y la paz por largo término es necesario que la ley defienda una plétora de opiniones diversas y confíe del intelecto y de la iniciativa del pueblo chino. Considero que las sugerencias de Xi, sean realmente edificantes, y gracias a éstos tengo confianza en China.

Pero, fue muy feo ver que los delegados elegidos para participar en las sesiones del parlamento de este año no le hayan prestado mucha atención a la herencia del anciano Xi. Parece que debemos desperdiciar otro año.

(*) Xi Zhonxun (1913-2002), líder de la Primera generación del Partido comunista chino, era padre del actual Xi Jinping.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Mons. Barwa: La herencia de los mártires de Orissa
29/08/2020 11:22
Bao Tong: La pausa de Occupy no es un problema, las semillas de la democracia ya fueron plantadas
08/10/2014
Rangún: China visita a la junta militar mientras siguen los enfrentamientos con las milicias étnicas
01/09/2021 15:28


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”