17/05/2022, 17.07
PUERTA DE ORIENTE
Enviar a un amigo

Beirut, elecciones parlamentarias: Hezbolá pierde la mayoría

de Fady Noun

Los candidatos independientes y los movimientos de protesta arrebatan votos (y escaños) a los partidos tradicionales. Las organizaciones políticas pro iraníes pierden terreno. Los analistas hablan de un "punto de inflexión político", pero otros invitan a la prudencia. El nodo de la elección del Presidente de la República. Para los próximos meses, temen enfrentamientos y tensiones.

 

Beirut (AsiaNews) - Marc Daou, candidato del partido Taqqadom (Progreso), una nueva formación nacida con el movimiento de protesta, todavía no puede creerlo. Acaba de enterarse de que ha sido elegido en la circunscripción electoral de Aley, un bastión druso cuya banca había estado ocupada hasta ahora por Talal Arslan, y no puede contener su asombro. “Mi elección -cuenta en una transmisión televisiva la noche de su triunfo en las urnas- refleja un cambio en la sociedad libanesa, cuyas premisas vimos en la protesta popular de octubre de 2019. Hoy surge un Líbano completamente nuevo, alejado de los enfrentamientos tradicionales, las divisiones confesionales y los legados sociológicos que lo han agobiado. Y a esta ola le debo mi escaño”.

En efecto, el principal diario francófono libanés L'Orient-Le Jour (LOJ), afirma que se trata de un verdadero fenómeno social que ha caracterizado el último período de la vida del país. “El nuevo Parlamento -explica en un editorial- no se parecerá al anterior y las elecciones marcan, a pesar de las limitaciones del proceso, un verdadero punto de inflexión en el plano político”.

Los resultados finales del escrutinio se publicaron hoy al mediodía, hora local. Son los siguientes::

Amal, 14 escaños, 10,94%

Movimiento Patriótico Libre, 17 escaños, 13,28%

Movimiento del Futuro, 8 escaños, 6,25%

Hezbolá, 13 escaños, 10,16%

Kataeb, 4 escaños, 3,13%

Fuerzas libanesas, 19 escaños, 14,84%

Marada, 2 escaños, 1,56%

Partido Socialista Progresista, 8 escaños, 6,25%

Grupos de protesta, 13 escaños, 10,16%

Independientes, 16 escaños, 12,50%

Afiliado al 8 de marzo (pro-Hezbolá), 9 escaños, 7,03%

Afiliados al 14 de marzo (anti-Hezbollah), 2 escaños, 1,56%

Tachnag, 3 escaños, 2,34%

La votación del 15 de mayo consagra así un perdedor y dos "ganadores". El perdedor es Hezbolá que, con sus aliados cristianos del Movimiento Patriótico Libre, ya no tiene mayoría en el Parlamento. Se espera que esta alianza obtenga 61 escaños de los 128 que componen la Cámara, mientras que en el período que acaba de concluir podía contar con entre 71 y 74 escaños.

Los grandes ganadores son las Fuerzas Libanesas, respaldadas por Arabia Saudita, que se convierten en el primer partido cristiano en la Asamblea (19 escaños frente a 15 en 2018), junto con los movimientos de protesta. Estos últimos obtuvieron 13 escaños, arrebatándoselos a las facciones y dinastías políticas tradicionales del país.

Ahora la pregunta es: ¿qué hacer con el "triunfo"? Este es el verdadero desafío que se plantea hoy. Si bien Hezbolá ha perdido su mayoría, no se vislumbra hasta el momento ninguna alianza parlamentaria capaz de lograr una mayoría de escaños. Lo único seguro es la aparición de fuerzas hostiles a Hezbolá o a los pro sirios, que están dispuestas a hacerles frente con una mayoría de diputados abiertamente contraria a sus proyectos. Esta nueva situación es tanto más importante cuanto que es la actual Cámara la que debe elegir al próximo Presidente de la República, ya que el mandato del actual jefe de Estado Michel Aoun expira el 31 de octubre.

Analistas y expertos consideran que la palabra "victoria" es exagerada y advierten contra cualquier forma de triunfalismo. Señalan que, si bien Hezbollah está en declive y si bien - lo que sin duda es nuevo - ha perdido dos escaños en uno de sus feudos del Líbano-Sur (Líbano-Sur III), la alianza Hezbollah-Amal todavía conserva el monopolio de la representación política dentro de la comunidad chiita, con sus 27 escaños en el Parlamento. Sin embargo, ese monopolio no se traduce en una fuerza real a nivel institucional para la formación del gobierno o la elección del Presidente de la Asamblea.

Al mismo tiempo, aunque las Fuerzas Libanesas han superado a la CPL como partido más representativo del electorado cristiano, la brecha que las separa de sus adversarios es muy pequeña (19 escaños frente a 17).

La cifra de participación promedio del 41% decepcionó las previsiones electorales que apostaban por una participación masiva. Sin embargo, según el académico Salem Zahran, este déficit está estrechamente relacionado con la hemorragia humana que se ha producido en el Líbano en los últimos años. A su juicio, las cifras más altas que se registraron en la diáspora -hasta el 70% de los ciudadanos con derecho a voto empadronados en las circunscripciones electorales de Dubái, Berlín y París- corresponden en realidad a los votantes que la crisis económica sin precedentes en el Líbano empujó a emigrar desde las últimas elecciones de 2018.

En el frente sunita, los efectos del llamado a boicotear las urnas que hizo el ex Primer Ministro Saad Hariri fueron de hecho limitados, gracias a los llamamientos contrarios a la participación masiva que hicieron el Embajador de Arabia Saudita, el Muftí de la República y el ex primer ministro Fouad Siniora, aliado de primera hora de Rafic Hariri. Así lo demuestran los excelentes resultados que obtuvieron entre los sunitas el "halcón" anti-Hezbollah Ashraf Rifi en Trípoli y Osama Saad en Saïda, donde no se presentó Bahia Hariri.

Todas estas figuras y partidos no forman un bloque único y podrían, en cambio, oponerse entre sí en varios temas clave, escribe L'Orient-Le Jour. Sin embargo, "es posible -prosigue el editorial- que se formen alianzas circunstanciales o por intereses afines, como podría ocurrir entre las fuerzas que quieren permitir que prosiga hasta su conclusión la investigación sobre la doble explosión en el puerto de Beirut que Hezbolá ha hecho todo lo posible por obstruir". Ante esta nueva realidad, el número dos de Hezbolá, Mohammad Raad, ha lanzado una advertencia a los nuevos diputados y principalmente a las fuerzas libanesas. “Los aceptamos como adversarios en el Parlamento, pero no los aceptaremos como escudos que protegen a los israelíes”. "No enciendan -añadió- las llamas de la guerra civil". Como es fácil imaginar, se esperan momentos de tensión en el Líbano para los próximos meses.

"PUERTA DE ORIENTE" ES EL BOLETÍN DE ASIANEWS DEDICADO A ORIENTE MEDIO

¿QUIERES RECIBIRLO TODOS LOS MARTES EN TU CORREO? SUSCRÍBETE AL BOLETÍN EN ESTE ENLACE

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Beirut, la incógnita del 'voto útil' entre la oposición tradicional y la contestación
14/05/2022 10:10
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Elecciones parlamentarias: la diáspora vota por un cambio en Beirut
09/05/2022 12:34
La diáspora del mundo árabe vota: comienzan las parlamentarias libanesas
06/05/2022 12:47
El Papa en Irak, una visita inolvidable entre profetas de la unidad en la diversidad
01/03/2022 14:07


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”