03/06/2022, 11.59
LÍBANO
Enviar a un amigo

Beirut, asistencia y políticas sociales ahogadas por los bancos

de Fady Noun

El Ministerio de Asuntos Sociales pide al Gobernador del Banco Central que intervenga ante las instituciones privadas para que eliminen los límites de las cuotas para las asociaciones. La huida de paramédicos, personal sanitario y educadores al extranjero en busca de mejores salarios y condiciones de trabajo. A esto hay que añadir la subida vertiginosa de los precios y la falta (o el bloqueo) de recursos.

Beirut (AsiaNews) - "¡Nos están asfixiando!". Marie F., directora pedagógica de la escuela para niños con necesidades especiales de la Asociación Acsauvel (Metn), asegura que "¡no puede más!". Los fondos transferidos por el Ministerio de Finanzas, como asignación reservada al Ministerio de Asuntos Sociales, se han limitado a 8 millones de liras libanesas al mes (algo menos de 5.000 euros). Pero eso no es todo. ¡Estos fondos se reparten en cuatro semanas!

Acsauvel, señala la responsable, ha tenido que hacer frente recientemente a la marcha de un logopeda, del psicólogo responsable y tiene que suplir la inminente salida de uno de sus educadores. Subrayando que "comprende perfectamente" los motivos de estas repetidas salidas, añade: "Veo todos los días en Internet solicitudes de empleo para paramédicos, logopedas, psicomotores, educadores especializados. Nuestros diplomas son muy valorados y demandados en los países árabes y en Canadá". La directora de Acsauvel y cientos de educadores -acompañados de niños y personas a su cargo- se concentraron ayer por la mañana frente a la sede del Banco del Líbano para protestar contra el trato que les dispensan el BDL y las instituciones privadas de crédito, que están paralizando su misión y obligando a algunos de ellos a despedir a su personal o, en su defecto, a cerrar sus puertas.

Mezclado con la multitud, el ministro de Asuntos Sociales del gobierno saliente, Héctor Hajjar, se sumó a la ola de indignación popular, cuestionando directamente en su arenga las falsas promesas hechas en su momento a las distintas instituciones por el gobernador del Banco Central, Riad Salamé. En respuesta a una circular publicada la víspera por este último, Hajjar reiteró a los periodistas presentes lo que ya había escrito en una aclaración publicada por la mañana: "El compromiso contraído por el Banco del Líbano anoche [1 de junio, ndr] de pagar en metálico el 40% de los royalties debidos a las organizaciones caritativas por el 2021 es un compromiso de principio. Pedimos al gobernador que lo haga realidad y confirme formalmente esta decisión emitiendo las circulares necesarias para su aplicación (por parte de los bancos privados)".

Cien dólares y un millón de liras

Presente en la manifestación de la mañana, la hermana Zahiya Frangié, monja de la congregación de las Hijas de la Caridad, entre otras, presidenta del Consejo Nacional de Servicios Sociales, no ocultó su indignación. Responsable de 165 niños, entre huérfanos y casos sociales, explica que la asociación que dirige en Ajaltoun (Kesrouan) "vive con 100 dólares y un millón de liras libanesas al mes". "Los atrasos -continúa-, que ascienden a 100 millones que el Ministerio de Asuntos Sociales nos debía por el año 2020, han sido transferidos a nuestra cuenta bancaria. Sin embargo, esta cantidad ya ha perdido la mayor parte de su valor, y con esta situación, ¡pasará al menos un año antes de que podamos utilizarla!"

Según la hermana Zahiya, el número de personas atendidas en todos los ámbitos del trabajo social oscila, según el año, entre 46 mil y 50 mil. Y el número de personas que atienden y que aparecen en los registros de empleados de estas asociaciones es de entre 23 mil y 25 mil. "Una de las mayores instituciones que atienden a niños con síndrome de Down, Sesobel, acaba de ser devastada por la salida de 48 miembros del personal administrativo y educativo", afirma el ministro Héctor Hajjar, que considera "ridículo" el tope de dos millones de liras impuesto por los bancos a las retiradas semanales. "¿Saben", añade el ministro, "que un suministro de agua cuesta ahora 1,8 millones de liras? "Los pocos cientos de miles de libras que se pagan", dice, "¡ni siquiera alcanzan para cubrir el coste de la factura del teléfono móvil!

Hajjar también denuncia las trabas burocráticas a las que están sometidas las instituciones en cuestión, con el pretexto de que hay "ficticios". Las cosas han llegado al punto", dice, "de que se necesitan tres o cuatro empleados en cada institución, cuyo trabajo sería cumplir los requisitos de la ley" para continuar la actividad. La aclaración del ministerio va acompañada de otras tres demandas que reflejan las dificultades a las que se enfrentan las instituciones sociales y que discutió en persona durante una larga sesión de debate en la casa del gobernador.

Pagos y transferencias

La explicación ministerial resume las demandas de la siguiente manera: el pago de los salarios mediante depósito directo en los bancos, empezando por las transferencias realizadas por el ministerio; el levantamiento de todas las restricciones a lo retiros de dinero en efectivo pagados a las instituciones por los donantes extranjeros; la concesión de facilidades especiales a estas instituciones en lo que respecta al límite máximo de los retiros de dinero en efectivo en "lollares" (dólares convertidos en liras a un tipo medio fijado por el BDL). "En consecuencia", concluye la nota del ministerio, "seguimos apoyando los movimientos de protesta hasta que se cumplan estas exigencias".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Beirut: el 'asalto' a un banco convierte a una arquitecta de 28 años en 'heroína nacional'
23/09/2022 13:54
Phnom Penh: dos ONG denuncian microcréditos 'imprudentes'
14/05/2022 13:24
Colombo, crisis de la deuda externa: faltan bienes de primera necesidad
27/01/2022 14:16
El Fondo Monetario Internacional concedió un préstamo a Colombo
02/09/2022 15:40
Colombo: Delhi envía ayuda para fertilizantes y el puerto de Kankasanthurai
05/07/2022 16:07


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”