07/03/2016, 19.56
INDONESIA
Enviar a un amigo

Bekasi, extremistas islámicos se manifiestan públicamente contra la construcción de una iglesia católica

de Mathias Hariyadi

Cientos de personas se manifiestan contra los fieles de la comunidad de Santa Clara. Los atacantes intentaron dañar la propiedad, pero fueron frenados por la policía. Sobre el muro apareció escrita la leyenda: “Está prohibido construir una iglesia”. Las autoridades: “Los permisos católicos son válidos, prosigan con la construcción”.

Yakarta (AsiaNews) – Cientos de extremistas islámicos (en la foto) volvieron a tomar hoy las calles en el distrito norte de Bekasi, en la provincia indonesia de Java Occidental, para protestar contra la inauguración de un lugar de culto permanente para la comunidad católica local. Quienes han quedado en el centro de la controversia son los fieles de la parroquia de Santa Clara, que desde hace 17 años luchan por ver reconocidos sus derechos en lo que hace a la libertad religiosa. A fines de julio, los católicos obtuvieron el permiso necesario para la edificación de un lugar de culto; se trata del tristemente famoso IMB. En respuesta, grupos fundamentalistas islámicos promovieron una ola de protestas contra el nacimiento de una “iglesia permanente”. Manifestaciones públicas que, por un cierto tiempo, se vieron aplacadas, pero que en la jornada de hoy han sido retomadas a toda escala.

La comunidad de Santa Clara representa una realidad independiente desde 1999, no obstante jamás tuvo a disposición una iglesia propia. Durante años, los fieles, en ocasión de las celebraciones dominicales y de las principales fiestas, tuvieron que dividirse y distribuirse en distintas zonas, siendo que el número crecía continuamente y que, por ende, un solo lugar no resultaba lo suficientemente grande para albergarlos a todos.

Sin embargo, desde el año pasado, uno de estos lugares ya no estuvo más disponible, y a la comunidad le quedó tan sólo un pequeño edificio, en un área comercial, que tiene capacidad para tan solo 300 personas. Eman Dapaloka, fiel local y ex seminarista, explica que cada fin de semana se llevan a cabo cuatro celebraciones para poder responder mejor a las exigencias de los fieles.

En realidad, la población católica de la comunidad de Santa Clara supera las 1900 familias (cerca de 7000 fieles en total), y muchas de ellas se ven obligadas a trasladarse a otros vecindarios para poder participar de las misas De aquí la necesidad de un lugar de culto permanente, que tuvo que vérselas, primero, con la burocracia local, y luego, con los movimientos extremistas.

En Indonesia, el itinerario que debe recorrerse para la construcción de un lugar de culto no musulmán es complicado y pueden llegar a transcurrir entre 5 y 10 años antes de obtener las autorizaciones necesarias.  El procedimiento es regulado por el Izin Mendirikan Bangunan (IMB), una resolución escrita que permite la apertura de una obra, y que es emitida por las autoridades locales.

La cuestión se complica aún más si se trata de un lugar de culto cristiano (protestante o católico) : se requiere un documento que certifique que no hay impedimentos para ello tomando para ello a un cierto número de residentes (al menos 60) del área en la cual ha de ser construido el edificio, así como del grupo para el diálogo inter-religioso local, además del consenso del jefe del pueblo. A menudo subyacen “motivos sin precisar” que empujan a los funcionarios a bloquear los proyectos, bajo las presiones de los movimientos radicales islámicos.

También en Bekasi, los extremistas han salido a manifestarse a las plazas, luego de que las autoridades dieran el permiso para construir un lugar de culto permanente. Los atacantes trataron de destruir algunos carteles que estaban dentro de la propiedad católica, pero la policía logró detenerlos antes de que pudieran cometer daños. Sin embargo, en el exterior, llegaron a pintar sobre el muro una leyenda escrita que dice: “Está prohibido construir una iglesia”.

La respuesta de las autoridades locales fue veloz, y a través del síndico, Rahmat Effendi, confirmaron la validez de los permisos e invitaron a los cristianos a proseguir con el proyecto de construcción del lugar de culto. El área de la propiedad católica comprende 6.000 metros cuadrados, de los cuales la iglesia ocuparía aproximadamente 1.500 m2. La misma se encuentra en el pueblo de Harapan Baru, en el distrito norte de Bekasi, a cerca de 25 km de la capital, Yakarta.

Un caso análogo es el que reviste los católicos de la parroquia de Santa Bernadette en Ciledug, Tangeran City, en la provincia de Banten; no obstante hace ya dos años que están en posesión del permiso de construcción, los fieles no han logrado edificar el lugar de culto debido a la oposición de grupos extremistas.  

En Indonesia, la nación musulmana más poblada del mundo, los católicos son una pequeña minoría compuesta por cerca de siete millones de personas, equivalentes a cerca del 3% de la población. Ellos son una parte activa de la sociedad, y contribuyen al desarrollo de la nación así como a la provisión de ayuda durante las emergencias.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Yogyakarta, los islamistas bloquean la construcción de un santuario dedicado a la Virgen María
18/07/2016 12:02
Yakarta quiere reformar la ley sobre los lugares de culto, menos restricciones para construir iglesias
24/11/2015
Bekasi: desde 2007, una parroquia espera el permiso para construir su iglesia
06/09/2021 11:52
Sumatra del Sur, cientos de islamistas bloquean la construcción de una iglesia protestante
21/02/2014


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”