20/11/2015, 00.00
INDIA
Enviar a un amigo

Cardenal Gracias: ¡El Congreso Eucarístico no termina, porque el encuentro con Jesús no muere!

de card. Oswald Gracias
El arzobispo de Bombay saluda a los miembros del Congreso Eucarístico Nacional. La memoria de los testimonios de las víctimas del pogrom en Kandhamal y la peregrinación al Santuario de Nuestra Señora. El compromiso de los católicos para volver en sus comunidades. En Mumbai, la diócesis tendrá un grupo de abogados que prestaran asistencia jurídica a los presos pobres.

Mumbai (AsiaNews) - Jesús "es el regalo más grande de la misericordia de Dios a la humanidad, y la Eucaristía es el regalo más grande de la misericordia de Jesús para todos nosotros. Recibiendo su misericordia, estamos llamados a ofrecer su misericordia a los demás". Estas son las palabras del Card. Oswald Gracias, arzobispo de Bombay, en la conclusión del Congreso nacional eucarístico que se celebró en Goregaon en Mumbai del 12 al 15 de noviembre.

En su discurso final, el cardenal agradeció a los organizadores del evento, participantes y ponentes. Luego rindió homenaje al
papa Francisco, que al inicio del Congreso ha intervenido con un videomensaje. Hablando de las iniciativas que se aplicará en la estela del Congreso, el cardenal. Gracias, dijo: "No podemos ser los mismos ahora que vamos a volver a nuestros hogares. Hemos comprendido la importancia de la Palabra de Dios y por lo tanto participamos más estrechamente en la Eucaristía y entendemos la misión que se nos ha confiado ".

En este sentido, el arzobispo propuso la creación en su arquidiócesis de un grupo de abogados voluntarios que prestan asistencia jurídica a los presos que no pueden pagar los costos legales del juicio. A continuación publicamos la reflexión del cardenal, traducción de AsiaNews
.

Confieso que siento un ligero sentimiento de tristeza al final de este Congreso Eucarístico. Para mí fue como un refugio. Le faltaba sólo el silencio - pero todo lo demás tenía el mismo nivel de intensidad. Tuvimos un amplio espectro de experiencias: las profundas reflexiones teológicas del card. Toppo en su discurso de apertura y las ricas exposiciones de otros eminentes teólogos.

Hemos llorado junto a la viuda Nayak mientras ella testimoniaba el terrible recuerdo del martirio de su marido. Quedamos impresionados cuando, intervención tras intervención, los oradores hablaron de su conocimiento de la presencia real de Dios en la Eucaristía, y cómo Jesús les habla. Nos sentimos muy humildes cuando los laicos hablaron y oraron: "Señor, ¿también nosotros te podemos tocar? ¿Nosotros también podemos escucharte?".

Las manifestaciones de fe nos parecieron estimulantes y emocionantes: la historia de la trata de personas en Bengala Occidental; las celebraciones de fe en la familia de Kerala; la gravosa relación de los problemas entre las castas en Tamil Nadu. La peregrinación al Santuario de Nuestra Señora de Vailankanni en Bhate Bunder fue en sí misma una manifestación de fe: viendo miles de personas que se reunieron, juntaron su fe, sentimos la alegría y el entusiasmo de su amor a Cristo.

Participar en la Eucaristía en los tres ritos diferentes [latino, siro-malabar y siro-malankar - ndr] fue una experiencia única, con liturgias bien preparadas, participativas y significativas.

¿Es una maravilla que nos sintamos tristes por la conclusión del Congreso Eucarístico?

No podemos ser más los mismos ahora que vamos a volver a nuestros hogares. Comprendimos la importancia de la Palabra de Dios y por lo tanto participamos más de cerca en la Eucaristía y entendemos la misión que se nos ha confiado. Después de la reunión [en el camino] a Emaús, los discípulos no han sido los mismos. Sus ojos estaban abiertos y corrieron de regreso a Jerusalén para dar la Buena Noticia. ¿Puedo comparar mi experiencia de Goregaon con el encuentro de Emaús? ¿Mis ojos se abrieron en las preguntas teológicas que yo podía tener o en áreas de mi vida que yo podría fortalecer? En tres semanas el papa Francisco marcará el comienzo del año especial del Jubileo de la Misericordia. Jesús es el regalo más grande de la misericordia de Dios a la humanidad, y la Eucaristía es el regalo más grande de la misericordia de Jesús para todos nosotros. Recibiendo su misericordia, estamos llamados a ofrecer su misericordia a los demás.

Cada obispo, cada delegación, cada delegado tendrá que decidir cómo compartir el don de la Misericordia cuando llegue a casa. En Mumbai estamos pensando en reunir a un grupo de abogados que pueden ayudar a los presos en sus procesos, porque muchos de los que están en prisión no tienen a nadie para ayudarlos. Son demasiado pobres para ser capaz de soportar los costos legales; también estas personas deben recibir la misericordia de Dios. ¿Podemos imaginar otro hogar para las personas con discapacidad como un memorial de este Congreso Eucarístico? Durante el reciente Sínodo de los Obispos se ha subrayado a menudo que la familia es el recipiente de la misericordia y el donador de la misericordia. ¿Podemos trabajar en esto?

Y ahora, de repente me di cuenta que esto era realmente un encuentro de Emaús. De hecho, el Señor estaba con nosotros, nos explicó, nos abrió los ojos. ¿No ardía nuestro corazón mientras escuchábamos?

Y ahora todos regresemos a nuestros hogares. El Congreso Eucarístico no termina, ¡porque es el encuentro de Emaús que no puede concluir!, ¡no puede morir! ¡No debe morir! Debemos mantener el fuego encendido. ¡Tenemos que difundir la Buena Nueva: Jesucristo y sólo Jesucristo!

Les agradezco. ¡Dios los bendiga y tengan un buen regreso a casa!

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: La Eucaristía influencia a los bautizados, pero también a la ciudad terrena
10/11/2018 13:42
Card. Onaiyekan: La Eucaristía, verdadero motor de cambio del mundo
21/01/2016 11:19
Arzobispo de Gandhinagar: el Jubileo de la Misericordia y la ley anti-conversión
09/12/2015
Congreso de Mumbai, curado por milagro sacerdote de 81 años. “Fui curado por la Eucaristía”
19/11/2015
Misioneras de la Caridad: La Madre Teresa nos enseña a ver a Jesús en la Eucaristía y en los pobres
13/11/2015


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”