22/01/2015, 00.00
ITALIA - VATICANO
Enviar a un amigo

Chiara Lubich como Teresa de Ávila: se inicia el proceso de beatificación

de Costanzo Donegana*
El proceso será abierto el 27 de enero en Frascati, donde la fundadora de los Focolares ha vivido por mucho tiempo y donde está sepultada. Su recorrido nace bajo los bombardeos en Trento y se desarrolla en comunidades que viven la unidad. El compromiso ecuménico con Athenagoras y con las Iglesias protestantes. La apertura a los miembros de otras religiones y a los ateos. "Crear la fraternidad universal ya en esta tierra".

Roma (AsiaNews)- El 27 de enero en la catedral de Frascati, el obispo mons. Raffaello Martinelli abrirá en modo oficial el proceso de beatificación de Chiara Lubich, fundadora del Movimiento de los Focolares (U Obra de maría). En esta diócesis Chiara ha vivido gran parte de su vida y allí está sepultada. María Voce, presidente del Movimiento comunicando a los seguidores la noticia, auguró a ellos que sean "vivo testimonio" de la santidad propuesta y vivida por Chiara Lubich.

Siendo una profunda conocedora de Teresa de Ávila, Chiara Lubich, ha puesto en relación su espiritualidad con la de la santa española. Esta había hablado del "castillo interior", para significar la presencia de Dios que habita en el alma que se encuentra con Él en la oración. Chiara inventó la expresión "castillo exterior": no tanto una experiencia individual entre la persona y Dios, sino comunitaria: "El castillo exterior en el cual Dios está entre nosotros".

Chiara había descubierto el Evangelio en Trento, durante la guerra, leyéndolo en los refugios bajo los bombardeos: de un Dios que ninguna bomba puede destruir, a la voluntad de Dios como respuesta a su amor, a la caridad como primer mandamiento, a Jesús "crucificado y abandonado", vértice del amor, a Jesús presente entre los suyos unidos en su nombre. Hasta el testamento de Jesús, "que todos sean uno", la unidad como una "carta magna de nuestra vida".

Esta espiritualidad colectiva se tradujo inmediatamente en práctica difundiéndose: Chiara y sus primeras compañeras se presentan en los barrios más pobres de la ciudad, acogiendo el desafío del hermano Gino, comunista, sobre quién habría conquistado Trento. En poco tiempo el pequeño grupo se agranda y son 500 personas.

Luego se expande por todo el mundo, de Italia a Europa y a los continentes, y a todas las categorías de la humanidad. Todos deben ser uno, de donde desciende el compromiso de la unidad al interior de la Iglesia católica y entre las Iglesias: Chiara será el instrumento privilegiado entre Pablo VI y el patriarca Athenagoras, que la llamará Tecla, con el nombre de la colaboradora de S. Pablo. Luego continuó su relación con los primados de la Iglesia anglicana y los presidentes de la Federación Luterana y de otras Iglesias. Pero Chiara sostenía sobre todo el ecumenismo del pueblo, de la base, a través del amor recíproco que superase las distancias y las culpas recíprocas del pasado.

Y esto también entre los fieles de otras religiones: budistas, hindúes, hebreos, musulmanes, que la han reconocido como su maestra espiritual. El Gran Maestro budista de Tailandia, Ajanh Thong la presentó a sus discípulos diciendo: "El sabio no es no hombre ni mujer, ni niño ni adulto. Cuando alguno enciende la luz en la obscuridad no se pregunta qué es eso. Chiara está aquí para donarnos la luz que ha encontrado".

Chiara no se limitó al mundo de los creyentes. Abrió las puertas también a aquellos que llamaba "de convicciones no religiosas", con el diálogo que "supera mucho más que la tolerancia- afirmaba-. Es un enriquecimiento recíproco, es un  quererse, es un sentirse ya hermanos, es un crear la fraternidad universal ya en esta tierra".

El "que todos sean uno" llevó a Chiara al corazón de la sociedad, y esto fue su mayor compromiso mayor en los últimos decenios de su vida. De aquí nació la economía de comunión: "hombres nuevos" para "una cultura del dar". Y el movimiento político, para recuperar el valor y la experiencia de la fraternidad, intuido en la Revolución Francesa, pero olvidado, contagiando y superando a los partidos y a las organizaciones políticas.

Todo esto era la traducción de una suya intuición inicial: "He aquí la gran atractiva del tiempo moderno: penetrar en la más alta contemplación y permanecer mezclados entre todos, hombre al lado del hombre".

Y justo cuando inicia el proceso de beatificación, vale la pena recordar cuánto ella misma afirmó. "Si buscamos la santidad por ella misma, no la alcanzaremos jamás. Amar, por lo tanto y nada más. Perder todo, también el apego a la santidad, para tender sólo a amar".

*Misionero del Pontificio Instituto Misiones Extranjeras (Pime).

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Obispo hindú: Chiara Lubich beata, nuevo estímulo al diálogo interreligioso en Asia
23/01/2015
Diálogo interreligioso, "un riesgo que vale la pena correr
20/03/2014
Mensaje del Vaticano por la fiesta de Buda (Vesakh): juntos en el camino de la no violencia
22/04/2017 13:50
Papa: Anuncio y diálogo, claves de la teología
21/06/2019 15:53
El Papa insta a los Focolares a testimoniar con alegría el Evangelio
06/02/2021 14:21


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”