14/11/2014, 00.00
ISRAEL-PALESTINA-ISLAM
Enviar a un amigo

El Estado islámico está llegando a Israel

de Uri Avnery
Las polémicas sobre la explanada de las mezquitas, la política anti-palestina y anti- árabe, está empujando a muchos jóvenes musulmanes en el mundo a abrazar al Isis y su guerra "religiosa" contra Israel. Netanayahu es el "mejor aliado" del Isis. Se necesita una radical revisión de la política israelí: paz con los palestinos, acuerdos con los países árabes, relación con Irán. Del gran estadista y activista por la paz.

Jerusalén (AsiaNews/Gush Shalom)- Si esta semana el Isis hubiese estado cerca de las fronteras de Israel, nadie lo habría notado. Israel estaba ocupado en un drama en un aula del tribunal.

Allí, en la corte del distrito de Jerusalén, el ex primer ministro Ehud Olmert estaba frente a su ex secretaria, Shula Zaken. Nadie lograba sacar los ojos de ellos. Todo parecía una soap ópera.

Shula, un muchacha de Jerusalén, tenía 17 años cuando encontró por la primera vez a Ehud. Él era un abogado a sus primeras armas, ella era una secretaria en la misma oficina.

Desde entonces, desde hace más de 40 años, Shula es la sombra de Ehud, una fiel y leal secretaria que ha seguido a su ambicioso jefe de un lugar al otro- intendente de Jerusalén, luego ministro de Comercio y después Primer Ministro. Ella fue siempre su más estrecha colaboradora, su confidente, en todo.

Luego, todo explotó. Olmert fue acusado de muchos negocios sucios de corrupción y obligado a dar su dimisión. Por años él fue una presencia fija en las aulas de los tribunales y en las crónicas televisivas. Shula Saken, hoy una corpulenta de 57 años, está imputada junto a él. Ella lo sostuvo en todo momento, hasta que él en su testimonio descargó todas las culpas sobre ella. Shula fue encarcelada por 11 meses. Ehud fue (de nuevo) absuelto.

Esto fue una vuelta de boa. Surgió, que por años, la devota secretaria registró todas sus conversaciones privadas con el jefe, Según ella, porque no podía vivir sin escuchar su voz. Otro ven en esto, una aseguración sobre su vida.

De hecho, esta semana, Shula se puso de acuerdo con la fiscalía y la corte escuchó un entero bloque de registraciones que podrían expedir a Olmert a la cárcel por muchos años.

El drama entre ambos fue irresistible. Encabezaba todas las noticias, dejando de lado cualquier otra cosa. Pocos lograron aferrar la importancia del negocio.

Las grabaciones muestran una atmósfera de corrupción entre los más altos niveles del gobierno.

Enormes coimas y soborno hay por todos lados y como una cosa normal. La relación entre los tycoons y el primer ministro era tan íntimo que el líder podía pedir por teléfono a cada tycoon la transferencia de decenas de miles de dólares a su secretaria para pagar una lujosa vida personal y el silencio de su secretaria.

Las grabaciones no muestran qué recibían los más ricos en contracambio. Sólo se puede adivinar.

Por lo que parece, la misma simbiosis entre vértices políticos y "ricos (wealthys)" (el sinónimo de americano rico, riquísimo) prevalece en los EEUU. También desde este punto de vista, la semejanza entre las dos naciones va creciendo. Realmente tenemos valores comunes- los valores de un minúsculo grupo de plutócratas que usa el poder político en ambos países.

Mientras todos están embelesados en las escenas del tribunal, ¿quién mira en lo que está sucediendo en nuestras fronteras?

Hace más de 2400 años, los Galos estaban por tomar Roma con un ataque sorpresa y de noche. La ciudad fue salvada por los gansos de un templo del Campidoglio, que han hecho tanto ruido que los habitantes pudieron despertarse a tiempo.

Nosotros no tenemos ni templo, no gansos que nos avisen, más allá de alguna agencia de inteligencia con una constante lista de fracasos.

El Isis está muy lejos, tenemos enemigos a montones, mucho más cercanos: Hamas, Mahamud Abbas, "los palestinos", "los árabes", Hezbollah, y - de otro modo además de todos éstos- "la bomba" (o sea Irán).

Según yo, ninguno de todos estos son un real peligro para nosotros, el Isis, sí lo es.

Como ya lo he dicho, el Isis ("Estado islámico") no es un peligro militar. Los generales del presente y del pasado que plasman la política de Israel pueden sólo reírse cuando se cita este "peligro". ¿Pocas decenas de miles de combatientes con armas livianas contra la enorme máquina militar israelí? Ridículo.

Y de hecho lo es. En términos militares.

Los israelíes, como los americanos, son gente práctica. Ellos no aprecian el poder de las ideas. Ellos piensan como Stalin que, puesto en guardia sobre el Papa, preguntó: "¿Cuántas divisiones tiene el Vaticano"?

Las ideas son las que cambian el mundo. Como las del legendario Moisés, Las de Jesús de Nazaret. De Mahoma. De Carlos Marx. ¿Cuántas divisiones tenía Lenin cuando atravesó Alemania en un tren blindado?

El Isis tiene una idea que puede limpiar toda la región: hacer lo que hizo Mahoma; restaurar el Califato que gobernó de España hasta la India; cancelar los confines artificiales que dividen al mundo islámico, arrastrar a los piadosos y corruptos gobernantes árabes; destruir a los infieles (comprendidos nosotros).

Para millones y millones de jóvenes musulmanes en los Estados fracasados, impotentes y empobrecidos, esta idea es una idea que hace levantar la espalda y les hincha el pecho.

Las ideas no pueden ser descubiertas con clones-espías. No pueden ser desintegradas con pesados bombardeos. La convicción de los americanos es que tú puedes resolver los problemas históricos bombardeando desde lo alto es una ilusión primitiva.

Un típico viejo lamento israelí dice. Que cada vez que algo va mal en nuestra región, hay que darle la culpa a Israel. Recordemos Sabra y Chatila. Como dijo nuestro jefe de equipo. "Los goyim matan a otros goyim y los hebreos son culpabilizados"

Todavía el Isis no tiene nada que ver con nosotros. Es un puro asunto islámico. Sin embargo, muchas personas acusan a Israel.

De todos modos, esta vez la acusación no es sin razón. Israel se considera a sí mismo como una isla en una región, la famosa "villa en la jungla". Pero este es un pio deseo. Israel está puesto en medio de una región, que lo aceptes o no, cada cosa que hagamos o no hagamos tiene un gran impacto sobre todas las otras naciones que tenemos alrededor.

Los notabilísimos sucesos del Isis son el fruto directo de la frustración general y de las humillaciones percibidas por las nuevas generaciones de árabes frente a nuestra superioridad militar. La opresión de los palestinos es sentida en todo el mundo árabe.

(Ayer me sucedió ver en la Tv una vieja película saudita, que se refería a un muchacho de la escuela secundaria que es castigado por su docente por haber robado una bicicleta. El castigo fue una multa "para nuestros hermanos palestinos". Y la película no tenía nada que ver con Palestina)

Si Israel no existiese, el Isis habría que tenido que inventarlo.

De hecho, alguno que le gustan las teorías complotistas, podría llegar a la convicción que Benjamín Netanyahu y sus acólitos son agentes secretos del Isis. "¿Existe alguna razón quizás para explicar todo lo que están haciendo?"

Uno de los principales dogmas del Isis es que la guerra contra Israel es una guerra religiosa, al centro de la cual está el Noble Santuario (Harm añ-qudsi al-sharif, la explanada de las mezquitas) en Jerusalén.

Desde hace meses un grupo de hebreos zelotas creó un huracán en Jerusalén, presionando para la construcción del Tercer Templo hebreo en el lugar de los dos santuarios islámicos- la Cúpula de la Roca y la mezquita de al-Aqsa. Tal grupo es tolerado y hasta promovido por la policía y el gobierno y es noticia cada día.

El Noble santuario (o "explanada del Templo") es uno de los puntos más sensibles del mundo. ¿Quién en modo razonable quisiera cambiar el "Status quo" y permitir a los hebreos rezar allá transformando el conflicto político en un conflicto religioso, como es el deseo del Isis?

En estos días, como ritmo cotidiano se suceden protestas violentas en Jerusalén este ocupada. El gobierno inmediatamente emanó una ley que permite encarcelar por 9 años a los adolescentes palestinos que lanzan piedras. No es un error de prensa: años, no meses.

La reciente guerra de Gaza agitó los sentimientos en todo el mundo árabe. Las pérdidas humanas y materiales soportadas por la población palestina son inmensas, como así también la rabia en toda la región. ¿Quién gana? El Isis.

Y así seguimos. Un flujo constante de cosas hechas y de no hechas ni programadas para hacer enojar a los palestinos, todos los árabes y el entero mundo musulmán. Cosas buenas para nutrir la propaganda del Isis.

Pero, por amor de Dios, ¿por qué nuestros políticos están haciendo esto? Porque son solamente políticos. Su solo interés es ganar las próximas elecciones, que quizás se harán antes de su vencimiento legal.

Aplastar a los árabes es popular. Y el tradicional desprecio hacia todo lo que es árabe los hace ciegos para ver el serio peligro que está adelante.

El Isis puede ser el inicio de una nueva era en nuestra región. Una nueva era necesita de evaluaciones nuevas de la realidad. Los enemigos de ayer pueden ser los amigos de hoy y los aliados de mañana. Y viceversa.

Si el Isis es hoy para nosotros el peligro mortal más importante, se necesita que reajustemos nuestra política en todo su complejo.

Tomemos la iniciativa árabe de paz. Por años nos dio vueltas como una servilleta de un sándwich. Esa afirma que el entero mundo árabe está dispuesto a reconocer a Israel y establecer relaciones diplomáticas, en cambio de la finalización de la ocupación y de un acuerdo de paz omnicomprensivo entre Israel y Palestina. Nuestro gobierno jamás ni siquiera les contestó. La ocupación y las colonias son más importantes. ¿Es lógico todo esto? La paz con Palestina, sobre la base de una iniciativa pan-árabe, quitaría mucho viento a las velas del Isis.

Si hoy nuestro principal enemigo es el Isis, los enemigos del año pasado son nuestros potenciales aliados. Hasta el abominable Bashar Al-Assad. Sin duda Irán, Hezbollah y Hamás. Israel debe considerar su actitud hacia ellos. Cuando la invasión mongola destruyó Irak en el año 1260, amenazando al mundo entero, el Estado cruzado abrió sus puertas dejando pasar al ejército musulmán para dirigirse hacia Ain Jalut en el valle de Jezreel, donde éstos destruyeron a los mongoles en una batalla que cambió la historia.

Sólo un Israel que haga la paz con los palestinos puede agregarse a una nueva alianza regional para enfrentar al Isis, antes que éste someta a toda la región, esta es una cuestión de sobrevivencia.

Un gran estadista israelí debería reconocer este desafío histórico y esta histórica oportunidad y aferrarla.

Lamentablemente, no se ve a ningún gran estadista israelí. Existen sólo pequeños Netanyahu que están embrujados por la historia de Ehud y Shala.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Amman: Basta de violencias en la Explanada de las Mezquitas, pongamos tele -cámaras
21/03/2016 11:47
Joven palestino asesinado por la policía: los árabes israelíes de rebelan
10/11/2014
Explanada, una escalada preocupante, declaró un activista palestino. La cuestión no resuelta de la ocupación
21/04/2022 16:48
Explanada, final del Ramadán: Israel prohíbe el acceso a judíos y turistas
20/04/2022 12:55


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”