13/09/2022, 16.47
KAZAJISTÁN-VATICANO
Enviar a un amigo

El Papa en Kazajistán: un nuevo espíritu de Helsinki, más allá de los bloques enfrentados

En su primer discurso ante las autoridades de Nursultán, Francisco hizo un llamamiento a los líderes mundiales: "Al igual que Juan Pablo II tras el 11 de septiembre de 2001, vengo aquí para amplificar el grito de tantos que imploran la paz”. La necesidad de “permitir que los pueblos se entiendan: para ello se requiere paciencia y diálogo con todos". En el avión respondió a un periodista: "Siempre estoy dispuesto a ir a China".

Nursultán (AsiaNews) - "Es hora de evitar la acentuación de las rivalidades y el fortalecimiento de los bloques opuestos" y de que los dirigentes a nivel internacional generen "un nuevo espíritu de Helsinki" que permita a los pueblos entenderse y dialogar. Es el mensaje que pronunció el Papa Francisco esta tarde en Nursultán, a donde ha llegado con motivo del viaje apostólico de tres días en Kazajistán, donde participará en el Congreso de Líderes Religiosos Mundiales y Tradicionales, organizado por el gobierno local.

Tras ser recibido en el aeropuerto, el Papa tuvo un encuentro privado con el Presidente de la República, Kassym Tokaev. Por la tarde, el Pontífice pronunció su primer discurso público, dirigiéndose a las autoridades, a la sociedad civil y al cuerpo diplomático en el Qazaq Concert Hall .

Francisco dijo estar encantado de llegar "a esta tierra tan vasta como antigua, a la que vengo como peregrino de la paz, en busca del diálogo y la unidad". Nuestro mundo necesita esto urgentemente, necesita redescubrir la armonía". Y fue precisamente una imagen musical -la de la dombra, un instrumento musical de cuerdas, típico del país- el hilo conductor de todo su discurso. El Papa citó la "gloriosa historia de cultura, humanidad y sufrimiento" de Kazajistán. "¿Cómo no recordar los campos de prisioneros y las deportaciones masivas que vieron la opresión de tantas poblaciones en las ciudades y en las ilimitadas estepas de estas regiones?”, dijo. “Pero los kazajos no se han dejado aprisionar por estos abusos: el recuerdo de la reclusión hizo florecer el cuidado e interés por la  inclusión. En esta tierra, atravesada desde la antigüedad por grandes movimientos de pueblos, la memoria de los sufrimientos y las pruebas vividas es un bagaje indispensable para encaminarse hacia el porvenir, poniendo en primer lugar la dignidad del hombre, de cada ser humano, y de cada grupo étnico, social y religioso".

Pero con sus dos cuerdas paralelas, la dombra también hace referencia a las "dos almas, la asiática y la europea" que marcan la vocación de Kazajstán como punto de encuentro entre Oriente y Occidente. El Pontífice mencionó las aproximadamente 150 etnias y más de 80 lenguas presentes en el país, con historias, tradiciones culturales y religiosas muy variadas, que lo convierten en "un laboratorio multiétnico, multicultural y multirreligioso único". Señaló el horizonte de un "sano laicismo, que reconozca el precioso e insustituible papel de la religión y contrarreste el extremismo que la corroe". Expresó su agradecimiento por la abolición de la pena de muerte, "una afirmación del valor de la vida humana". Pero -sobre todo- destacó la importancia de "garantizar la libertad de pensamiento, conciencia y expresión" y "el apoyo a la democracia, que es la forma más adecuada para que el poder se traduzca en un servicio para todo el pueblo y no sólo para unos pocos".

En este sentido, se refirió expresamente al proceso iniciado por el presidente Tokaev tras las manifestaciones de principios de año -desencadenadas por el desequilibrio económico en las regiones, donde, a pesar de que los recursos energéticos son abundantes, se están experimentando varias dificultades. Describió este proceso como "un viaje meritorio y desafiante que nos obliga a seguir hacia la meta sin mirar atrás". "En todas partes -añadió Francisco- es necesario que la democracia y la modernización no queden relegadas a proclamaciones, sino que confluyan en un servicio concreto al pueblo”. Habló de “la buena política, que consiste en escuchar a la gente y dar respuesta a sus legítimas necesidades, en hacer partícipe a la sociedad civil y a las organizaciones no gubernamentales y humanitarias en todo momento, prestando una atención particular a los trabajadores, a los jóvenes y a los grupos más débiles". Y también, “en tomar medidas para combatir la corrupción".

Hace veinte años, Juan Pablo II vino a Kazajstán para sembrar esperanza inmediatamente después de los trágicos atentados del 2001. "Yo -comentó Francisco- vengo aquí en medio de la loca y trágica guerra que ha surgido por la invasión de Ucrania, mientras otros enfrentamientos y amenazas de conflicto hacen peligrar nuestro tiempo. Vengo a amplificar el grito de tantos que imploran la paz, vía esencial de desarrollo para nuestro mundo globalizado".

De ahí el llamamiento al compromiso diplomático en favor del diálogo y el encuentro, "porque hoy, el problema de alguien es el problema de todos, y los que tienen más poder en el mundo tienen más responsabilidad hacia los demás, especialmente los países que están más en crisis por la lógica del conflicto".

"Esto", añadió, "es lo que hay que mirar, no sólo los intereses que lo benefician a uno mismo". Es hora de evitar la acentuación de las rivalidades y el fortalecimiento de los bloques opuestos. Necesitamos líderes que, a nivel internacional, permitan a los pueblos entenderse y dialogar, y generen un nuevo "espíritu de Helsinki", la voluntad de fortalecer el multilateralismo, para construir un mundo más estable y pacífico, pensando en las nuevas generaciones. Y para ello se requiere comprensión, paciencia y diálogo con todos. Repito, con todos".

El Papa Francisco también tuvo ocasión de expresarse al respecto durante el viaje en avión desde Roma a Nursultán. Un periodista le preguntó sobre el hecho de que mañana en la capital de Kazajistán también estará presente el presidente chino Xi Jinping y sobre la posibilidad de un encuentro. El Papa respondió: "No sé nada de eso. Pero siempre estoy dispuesto a ir a China". 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
La bienvenida en Nur-Sultan al Papa Francisco
13/09/2022 18:06
Papa: la libertad religiosa no es un concepto abstracto, sino un derecho concreto
15/09/2022 13:38
El encuentro con el pequeño rebaño de católicos de Kazajistán
14/09/2022 15:56
Nursultán, se multiplican los conflictos interétnicos
24/11/2021 10:35
Amistad y rencores entre Moscú y Nursultán
11/11/2021 10:13


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”