18/06/2015, 00.00
VATICANO
Enviar a un amigo

Encíclica: "Un uso irresponsable y abusivo de los bienes que Dios ha puesto en la tierra" (1)

La "Laudato sì, sobre el cuidado de la casa común" se abre con un muy fuerte llamado a rechazar "la violencia que existe en el corazón humano, herido por el pecado", que "también se manifiesta en los síntomas de una enfermedad que detectamos en los suelos, en "el agua, el aire y en los seres vivos". El cambio climático, el acceso al agua, los retos de conservación de la biodiversidad son "indispensables" para toda la humanidad. En la Biblia y en los Evangelios "la clave de lectura correcta: no somos dueños sino administradores de la creación".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - La hermana tierra "clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella. Hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla. La violencia que hay en el corazón humano, herido por el pecado, también se manifiesta en los síntomas de enfermedad que advertimos en el suelo, en el agua, en el aire y en los seres vivientes. Por eso, entre los pobres más abandonados y maltratados, está nuestra oprimida y devastada tierra, que «gime y sufre dolores de parto» (Rm 8,22). Olvidamos que nosotros mismos somos tierra (cf. Gn 2,7). Nuestro propio cuerpo está constituido por los elementos del planeta, su aire es el que nos da el aliento y su agua nos vivifica y restaura". Es el ataque de la Carta Encíclica "Laudato sì, sobre el cuidado de la casa común ", firmada por el Papa Francisco y hecha público hoy.

Una Encíclica larga y articulada que en seis capítulos hace una visión global sobre el tema de la ecología y sobre el camino a seguir para el respeto de la Creación. Pero al mismo tiempo, a raíz de la Pacem in Terris de Juan XXIII, también una llamada "dirigida a toda persona que vive en este planeta. Me propongo entrar en diálogo con todo el respeto a nuestra casa común" (n. 3). En la introducción al texto, el pontífice recordó el compromiso medioambiental de sus más recientes predecesores. Desde Pablo VI con el discurso a la FAO a Juan Pablo II, quien en su primera encíclica, "observó que el ser humano parece" no percibir ningún otro significado en su entorno natural, sino sólo aquellos que sirven al propósito de uso y consumo inmediato'" y luego" invita a una conversión ecológica mundial" (n. 5) que termina con Benedicto XVI. Justamente del Papa emérito Francisco toma un concepto que acompaña todo el texto: "Incluso el entorno social tiene sus heridas. Pero todos son causadas ​​básicamente por el mismo mal, esa es la idea de que no hay verdades indiscutibles para guiar nuestras vidas, que la libertad humana no tiene límites. Se olvida de que "el hombre no es solamente una libertad que se crea a sí misma. El hombre no se crea a sí mismo. Él es espíritu y voluntad, pero es también naturaleza'" (n. 6). Este hallazgo no es, sin embargo, sólo la preocupación de los cristianos: "No podemos ignorar que, incluso fuera de la Iglesia Católica, otras iglesias y comunidades cristianas - así como otras religiones - han desarrollado una profunda preocupación y una valiosa reflexión sobre estos temas que son queridos todos nosotros" (n. 7). Citado en particular, el "querido Patriarca Ecuménico Bartolomé, con quien compartimos la esperanza de la plena comunión eclesial" (n. 7).

La inspiración y ejemplo a seguir, como lo muestra el título, es San Francisco de Asís "ejemplo hermoso y motivador". En él "se advierte hasta qué punto son inseparables la preocupación por la naturaleza, la justicia con los pobres, el compromiso con la sociedad y la paz interior" (n. 10). Con este telón de fondo, el Papa hizo un llamamiento: " Necesitamos una conversación que nos una a todos, porque el desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos interesan y nos impactan a todos" (n. 14).

En el primer capítulo - "Lo que está sucediendo a nuestra casa" - Francisco presenta un mapa detallado de los daños causados ​​al medio ambiente por el hombre. Comienza con una advertencia: " El cambio es algo deseable, pero se vuelve preocupante cuando se convierte en deterioro del mundo y de la calidad de vida de gran parte de la humanidad " (n. 18). Hay señales positivas: " Después de un tiempo de confianza irracional en el progreso y en la capacidad humana, una parte de la sociedad está entrando en una etapa de mayor conciencia" (n. 19), pero esto no es suficiente. Debemos "tomar dolorosa conciencia, atrevernos a convertir en sufrimiento personal lo que le pasa al mundo, y así reconocer cuál es la contribución que cada uno puede aportar" (n. 19).

El primero es el daño de la contaminación: " La exposición a los contaminantes atmosféricos produce un amplio espectro de efectos sobre la salud, especialmente de los más pobres, provocando millones de muertes prematuras” (n. 20). Hasta el punto de que "la tierra, nuestro hogar, parece haberse convertido cada vez más en un enorme vertedero de basura" (n. 21). Estos problemas "están íntimamente ligados a la cultura de los residuos, que es perjudicial para los seres humanos, excepto cuando las cosas que se convierten rápidamente en basura" (n. 22). El segundo punto es el calentamiento global: "La humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilos de vida, de producción y de consumo, para combatir este calentamiento o, al menos, las causas humanas que lo producen o acentúan (n. 23). En el tercer punto de acceso al agua potable "derecho humano esencial, un derecho fundamental y universal, ya que determina la supervivencia de la gente, y esto es una condición para el ejercicio de otros derechos humanos” (n. 30).

Luego viene la protección de la biodiversidad: la gran mayoría de las especies "se extinguen por razones que tienen que ver con alguna acción humana. Por nuestra causa, miles de especies ya no darán gloria a Dios con su existencia ni podrán comunicarnos su propio mensaje. No tenemos derecho" (n. 33). Todos estos factores están estrechamente relacionados con el deterioro de la calidad de la vida humana y la degradación social: "Hoy advertimos, por ejemplo, el crecimiento desmedido y desordenado de muchas ciudades que se han hecho insalubres para vivir, debido no solamente a la contaminación originada por las emisiones tóxicas, sino también al caos urbano, a los problemas del transporte y a la contaminación visual y acústica" (n 44).

El Papa trata a continuación con el tema de la inequidad planetaria: " De hecho, el deterioro del ambiente y el de la sociedad afectan de un modo especial a los más débiles del planeta: «Tanto la experiencia común de la vida ordinaria como la investigación científica demuestran que los más graves efectos de todas las agresiones ambientales los sufre la gente más pobre»" (n 48). Y añade: "Me gustaría señalar que a menudo no existe una comprensión clara de los problemas que afectan especialmente a los marginados. Son la mayor parte del planeta, miles de millones de personas"(n. 48). La respuesta a sus problemas no puede ser aquel de quien "sólo se propone una reducción de la tasa de natalidad [...] Culpar al aumento de la población y el consumismo extremo y selectivo de algunos, es una manera de no hacer frente a los problemas" (n. 50).

A la luz de esta situación, Francisco decidió dedicar un párrafo a la debilidad de las reacciones de la comunidad internacional. Las situaciones citadas por el Papa "provocan el gemido de la hermana tierra, que se une al gemido de los abandonados del mundo, con un clamor que nos reclama otro rumbo en los últimos dos siglos" (n. 53). Es por eso que "es esencial crear un sistema de regulación que incluye límites inviolables y asegura la protección de los ecosistemas" (n. 53). El sistema actual es, de hecho, no apto: " El sometimiento de la política ante la tecnología y las finanzas se muestra en el fracaso de las Cumbres mundiales sobre medio ambiente. Hay demasiados intereses particulares y muy fácilmente el interés económico llega a prevalecer sobre el bien común y a manipular la información para no ver afectados sus proyectos. En esta línea, el Documento de Aparecida reclama que «en las intervenciones sobre los recursos naturales no predominen los intereses de grupos económicos que arrasan irracionalmente las fuentes de vida»". ¿Por qué, se pregunta Francisco, "desea mantener hoy un poder que será recordado por su falta de intervención en lo que era urgente y necesario hacerlo?" (N. 57).

En el segundo capítulo - "El Evangelio de la creación" - Francesco analiza las creencias de los cimientos de la fe cristiana por la Creación: "A pesar de que en esta Encíclica si bien esta encíclica se abre a un diálogo con todos, para buscar juntos caminos de liberación, quiero mostrar desde el comienzo cómo las convicciones de la fe ofrecen a los cristianos, y en parte también a otros creyentes, grandes motivaciones para el cuidado de la naturaleza y de los hermanos y hermanas más frágiles. Si el solo hecho de ser humanos mueve a las personas a cuidar el ambiente del cual forman parte, «los cristianos, en particular, descubren que su cometido dentro de la creación, así como sus deberes con la naturaleza y el Creador, forman parte de su fe»"(n. 64). Los relatos de la creación en Génesis son el primer "ladrillo" del capítulo y "contienen, en su lenguaje simbólico y narrativo, profundas enseñanzas sobre la existencia humana y su realidad histórica. Estas narraciones sugieren que la existencia humana se basa en tres relaciones fundamentales estrechamente conectadas: la relación con Dios, con el prójimo y con la tierra. Según la Biblia, las tres relaciones vitales se han roto, no sólo externamente, sino también dentro de nosotros. Esta ruptura es el pecado"(n. 66).

El Papa quiere aclarar a continuación una lectura distorsionada justamente de Génesis: " se ha dicho que, desde el relato del Génesis que invita a « dominar » la tierra (cf. Gn 1,28), se favorecería la explotación salvaje de la naturaleza presentando una imagen del ser humano como dominante y destructivo. Esta no es una correcta interpretación de la Biblia como la entiende la Iglesia. Si es verdad que algunas veces los cristianos hemos interpretado incorrectamente las Escrituras, hoy debemos rechazar con fuerza que, del hecho de ser creados a imagen de Dios y del mandato de dominar la tierra, se deduzca un dominio absoluto sobre las demás criaturas. Es importante leer los textos bíblicos en su contexto, con una hermenéutica adecuada, y recordar que nos invitan a «labrar y cuidar» el jardín del mundo (cf. Gn 2,15). Mientras «labrar» significa cultivar, arar o trabajar, «cuidar» significa proteger, custodiar, preservar, guardar, vigilar. Esto implica una relación de reciprocidad responsable entre el ser humano y la naturaleza. Cada comunidad puede tomar de la bondad de la tierra lo que necesita para su supervivencia, pero también tiene el deber de protegerla y de garantizar la continuidad de su fertilidad para las generaciones futuras. Porque, en definitiva, «la tierra es del Señor » (Sal 24,1), a él pertenece « la tierra y cuanto hay en ella » (Dt 10,14). Por eso, Dios niega toda pretensión de propiedad absoluta: « La tierra no puede venderse a perpetuidad, porque la tierra es mía, y vosotros sois forasteros y huéspedes en mi tierra » (Lv 25,23) (n. 67).

Esta mala interpretación es corregida por la Biblia misma. A partir de la historia de Caín y Abel hasta la de Noé, el único derecho que salva al mundo, son todas advertencias: "Cuando todas estas relaciones se descuidan, cuando la justicia no vive en la tierra, la Biblia nos dice que toda la vida está en peligro" (n. 70). Del mismo modo son leído las leyes de Shabat y el reposo que se le da a la tierra y a los animales; el canto de los Salmos que invitan al hombre a alabar a Dios el Creador; los escritos de los profetas, que nos invitan "a recuperar la fuerza en los momentos difíciles contemplando el poderoso Dios que creó el universo" (n. 73). En pocas palabras, el Papa escribe: ". La mejor manera de poner en su lugar al ser humano, y de acabar con su pretensión de ser un dominador absoluto de la tierra, es volver a proponer la figura de un Padre creador y único dueño del mundo, porque de otro modo el ser humano tenderá siempre a querer imponer a la realidad sus propias leyes e intereses"(n. 75).

Todo esto, por supuesto, pasa por la encarnación y el infinito amor de Cristo hacia los hombres: "De acuerdo con la concepción cristiana de la realidad, el destino de toda la creación a través del misterio de Cristo, que está presente desde el principio:" Todos las cosas fueron creadas por él y para él "(Col 1,16)" (n. 99). En definitiva, concluye el segundo capítulo, "De ese modo, las criaturas de este mundo ya no se nos presentan como una realidad meramente natural, porque el Resucitado las envuelve misteriosamente y las orienta a un destino de plenitud. Las mismas flores del campo y las aves que él contempló admirado con sus ojos humanos, ahora están llenas de su presencia luminosa"(n. 100).

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Encíclica: sirve una "conversión ecológica" para recuperar la dimensión ética del desarrollo (3)
18/06/2015
La encíclica de Francisco “alentará a Corea a repensar en su propio desarrollo”
19/06/2015
Caritas Filipinas relanza el compromiso ambiental según la Laudato Sì
23/05/2020 10:59
Papa. Irak, "es lícito" frenar "al agresor injusto", pero es una decisión que la debe tomar la Onu
19/08/2014