27/04/2016, 18.17
ITALIA – BIELORUSSIA
Enviar a un amigo

"Estos chicos son un regalo": los niños de Chernobyl acogidos en Italia

El " Comitato Girotondo " propone cada año a diferentes familias dedicar su tiempo y recursos para dar cabida a los niños de Belarús, para que puedan crecer curándose de la radiación. AsiaNews ha recogido el testimonio de algunas de las madres que han decidido hacer esta experiencia: "Nosotros recibimos de ellos más de lo que damos".

Roma (AsiaNews) - Miles de "Niños de Chernobyl", que cada año vienen a Italia para estancias terapéuticas por las consecuencias de la catástrofe nuclear que el 26 de abril de 1986 golpeó a la ciudad en la frontera entre Ucrania y Bielorrusia. Ellos son recibidos por familias generosas que abren sus puertas para dar a estos niños la oportunidad de disipar la radiación absorbida. El “Comitato Girotondo”, asociación voluntaria con sede en Gassino Torinese (TO), propone cada año a diferentes familias dedicar su tiempo y recursos para que los niños de Bielorrusia puedan crecer sanos. "Nosotros recibimos de ellos más de lo que damos", dicen las madres que han decidido hacer esta experiencia. AsiaNews ha recogido el testimonio de algunos de ellos.


"Siempre es difícil encontrar familias disponibles"

"Mi marido y yo no tenemos hijos - dice Daniela - y así que empezamos este viaje en 2003, para dar ayuda a algún niño que lo necesita. Desde entonces hemos alojado cinco varones y una mujer. Algunos de ellos tenían problemas de tiroides o riñón. El Comité permite hospedar dos años consecutivos al mismo niño. El período es de dos meses (marzo y abril) durante el año escolar. Sin embargo, hay excepciones para casos especiales". Este año, los niños alojados volverán a Bielorrusia el 1 de mayo.

"Si algunos niños quieren volver a la misma familia durante más años de seguido - explica - lo puede hacer en el verano. Esto evita que vengan siempre los mismos niños, porque ahora es cada vez más difícil encontrar familias dispuestas a dar hospitalidad. Algunos tienen miedo a sentirse mal por la radiación. En realidad, se nos informa de los niños y no dan ningún problema desde el punto de vista de la salud. Para ellos, sin embargo los beneficios son grandes: en dos meses pierden 40% de la radiación". Este año hay 25 niños entre los 7 y 9 años atendidos por el Comité y confiados a 25 familias diferentes.

"Para los niños - dice Daniela - ya es una gran cosa comer alimentos que no son radiactivos. En Bielorrusia beben mucha leche y se alimentan de las bayas y las setas, las cuales crecen en el sotobosque que es muy rico en radiación".

El Comitato Girotondo también organiza campamentos de verano en Bielorrusia, donde las familias y los voluntarios juegan con los pequeños, que de otro modo serían abandonados: "En el mejor de los casos, los padres trabajan todo el día, o son alcohólicos. Los muchachos se dejan en la calle".

Para Daniela la elección de la acogida demostró una ganancia: "Siendo ama de casa, mi tiempo está dedicado por completo a los niños cuando están aquí. Puedo decir que hemos recibido mucho de esta experiencia. Es algo que cuesta un poco de esfuerzo, pero estoy recompensada con gran satisfacción. Estos niños dan tanto y cuando se van se llevan un pedazo de ti".

"No damos sólo alimentos y salud"

Caterina es por segunda vez anfitrión de un niño de 9 años: "Les damos herramientas que parecen triviales, pero que son esenciales (alimentos, ropa, visitas al dentista, al oculista). Y también recibimos mucho: a cambio de un pequeño esfuerzo, me di cuenta de que, además de la gratitud y el afecto hemos también recibido mucho conocimiento de una cultura diferente - pequeños detalles y diferentes hábitos, formas de comunicación - que podemos averiguar en nuestra casa".

El niño que hospeda Caterina "es afortunado porque viene de una familia sencilla, con la que nos ponemos en contacto a través de Skype con regularidad y con la cual confrontamos. En Belarús hay un alto índice de alcoholismo, que creció en los años después de la tragedia. Muchos niños llegan a sus propias situaciones difíciles por este problema".

Después de dos meses en Italia, dice, "los niños adquieren un bagaje útil para el futuro". Catalina ha tenido confirmación de esto hace unos días: "Fui al teatro a ver un espectáculo que se ha inspirado en Preghiera per Cernobyl del premio Nobel Svetlana Alexievich. Una joven actriz, muy buena, conmovida ha contado haber estado dos años seguidos en Italia: "Sin esta experiencia - dijo - yo no sería la persona que soy hoy'".

"Es más lo que nos dejan a nosotros que lo que somos capaces de darles"

Hay quienes ha acogido niños bielorrusos durante más de una década. Este es el caso de Mara, que con su marido abrió la puerta desde el año 2001. "Damos la bienvenida al número 23 - explica -. Desde hace 15 años, nuestra relación con los niños que tomamos nunca fueron interrumpidos. Mi marido y yo nos decimos abuelos, a pesar de que no tenemos hijos, porque los primeros chicos se han convertido en padres".

A menudo Mara se encuentra con situaciones difíciles y signos de la radiación en el cuerpo de los niños: "Hemos visto a niños con discapacidad, una pequeña con una pierna más corta que la otra, otras afecciones del enanismo". Muchos de ellos provienen de las zonas rurales de Bielorrusia, donde todavía no hay desarrollo: "Ellos viven en aldeas sin agua corriente y poca electricidad. Hay casas de madera, a veces sin sillas, con pequeños jardines que se mantienen con dificultad".

Igor, el hijo de una madre soltera de 16 años, fue recibido por Mara seis veces: "En Bielorrusia vivía en la miseria. Llegó que parecía un 'Tarzán' crecido entre simios, agresivo y agitado, acostumbrado a defenderse de una manera violenta. Estando aquí ha cambiado de manera radical, es uno de los niños que implementaron mejor el mensaje correcto: que las cosas se consiguen ayudando a los demás. Del deseo de ayudar a otros, también he recibido una gran satisfacción personal. Cuando los niños parten - concluyó la mujer - el balance siempre se inclina de nuestro lado: es más lo que nos dejan a nosotros que lo que somos capaces de darles".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Fukushima, los pescados y los crustáceos ya no son radioactivos
07/12/2016 14:01
Obispo de Niigata: No olvidemos el sufrimiento de Fukushima, basta con lo nuclear
01/07/2014
Daca, con la pandemia aumenta un 13% el número de niñas que se casan
17/06/2021 13:45
Los cristianos de Nagasaki recuerdan a la víctimas del ataque atómico de hace 75 años
10/08/2020 10:48
Tsunami, tres años después, el primer grupo de residentes vuelve a vivir en las cercanías de Fukushima
02/04/2014