10/11/2015, 00.00
VIETNAM
Enviar a un amigo

Ho Chi Minh City, activistas católicos arrestados y golpeados por la policía

Tran Minh Nhat y Chu Manh Hijo viajaban desde la antigua Saigón a sus pueblos de origen, en las tierras altas centrales. Los agentes los detuvieron y los golpearon brutalmente. El ataque estaría motivado por presuntas violaciones a los términos de su excarcelación. Durante el interrogatorio guardaron silencio, rezando, en lugar de responder a las acusaciones.

Ho Chi Minh City (AsiaNews) - La policía vietnamita arrestó y golpeó brutalmente a dos activistas católicos a favor de los derechos humanos, siendo éste el último de una larga serie de episodios de violencia contra personalidades de la disidencia interna, que luchan por la libertad en el país comunista. Ambos activistas fueron arrestados en la ciudad de Van Dinh, cuando viajaba de Ho Chi Minh City a sus pueblos de origen, situados en las tierras altas centrales.

En declaraciones a Radio Free Asia (RFA), el líder católico Tran Minh Nhat, una de las víctimas del ataque, informa que el 8 de noviembre más de 10 policías detuvieron su auto, lo hicieron bajar, lo golpearon y lo llevaron hasta un cuartel cercano . Junto a él, fue también detenido y golpeado Chu Manh Son, quien estaba en el coche de Nhat y regresaba con él a su pueblo natal, Da Don, en el distrito de Lam Ha, provincia de Lam Dong.

"Presentaron una denuncia - explica Nhat a RFA – en la cual se aduce que habríamos violado los términos de detención a los que me habían sometido". De hecho, añade, "no tengo por qué soportar someterme a ninguna medida, porque el tribunal no impuso restricciones y nunca he admitido ningún delito relacionado con el intento de derrocar al gobierno". También explicó que había comunicado oportunamente a las autoridades que viajaría y que se iba a dirigir a la antigua Saigón para un control médico y para hacer compras.

Tran Minh Nhat, colaborador del Vietnam Redemptorist News, había sido detenido el 27 de agosto de 2011 y condenado a cuatro años de prisión y tres de libertad condicional. Desde su celda ha denunció en reiteradas oportunidades las condiciones de las cárceles, donde llevó a cabo una huelga de hambre además de  otras formas de protesta. Se le negaron algunas lecturas - la Biblia y la vida de los santos - y fue objeto de abusos por parte de los guardias. Tras la liberación de cuatro activistas vietnamitas, incluyendo a Chu Manh Son, fueron golpeados brutalmente por la policía y por escuadrones paramilitares por haber celebrado dicha liberación.

En su último interrogatorio, Nhat optó por el silencio y rezó, en lugar de responder a las preguntas de las autoridades. Los agentes intentaron que colaborase mediante el uso de la fuerza, pero él se mantuvo resueltamente fiel a su posición. Se le acusó de seguir a un sacerdote redentorista, quien operaría "contra el Estado".

Mientras tanto, se había formado un pequeño grupo de miembros del Partido Comunista local y del Frente Nacional juvenil de la aldea de origen del activista católico, que comenzaron a ejercer presión para que escribiera una confesión de sus crímenes. Obtuvieron una negativa rotunda. Finalmente lo liberaron, sin ningún cargo de acusación en su contra.

Junto a él fue detenido y golpeado también Chu Manh Son, a la vanguardia en las protestas contra el imperialismo chino en el Mar Meridional de China. Después de la liberación, regresó a Ho Chi Minh City.

Su historia - como las de Le Quoc Quan, Cu Huy Ha Vu y docenas de otros bloggers y activistas en prisión - da testimonio de la mano de hierro utilizada por los líderes comunistas contra la disidencia interna. En el foco de las autoridades están también los líderes religiosos, entre ellos budistas y católicos, o comunidades enteras, como ocurrió en el pasado con la diócesis de Vinh, donde los medios de comunicación y el gobierno promovieron una campaña difamatoria y ataques dirigidos contra el obispo y los fieles.

La represión también afecta a las personas, culpables de reclamar el derecho a la libertad religiosa y el respeto a los derechos civiles de los ciudadanos. Según grupos de activistas y movimientos internacionales, hay entre 150 y 200 bloggers y activistas detenidos en las cárceles vietnamitas, con la única culpa de haber querido ejercer (y defender) los derechos humanos más básicos.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Tiền Giang, policía y matones obstaculizan la caridad de los católicos hacia los veteranos del Sur
04/12/2019 15:22
El tifón Kajiki devasta el centro de Vietnam. Los católicos socorren a la población
10/09/2019 13:21
Miles de tribales J’Rai festejan los 50 años de los redentoristas en las Altas Mesetas
02/07/2019 15:25
Đà Nẵng, sacerdote redentorista para la asistencia sanitaria a los 400 veteranos del sur
02/05/2018 14:54
Budistas y cristianos contra Hanoi: usa la ley para el control de las religiones
19/10/2013


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”