17/06/2022, 14.36
LÍBANO
Enviar a un amigo

Homicidio de Hariri: condenan a cadena perpetua a dos miembros de Hezbolá

de Fady Noun

Es el último acto del tribunal especial de la ONU -cuyo coste se estima en mil millones de euros- en la causa del asesinato del ex primer ministro libanés. El hijo, Saad, ataca al movimiento chiíta, definido como "responsable de la organización y ejecución de la operación criminal". En la sentencia, los acusados son juzgados en contumacia, lo que dificulta su cumplimiento de la pena en prisión.

 

Beirut (AsiaNews) - Como último acto, el Tribunal Especial de la ONU para el Líbano (TSL, 2006) condenó ayer a cadena perpetua a dos nuevos sujetos, muy probablemente vinculados a Hezbolá. Se trata de Hassan Habib Merhi y Hussein Oneissi, que según los jueces estuvieron implicados en el atentado que acabó con la vida del ex primer ministro Rafic Hariri el 14 de febrero de 2005. Según la jueza Ivana Hrdličková, los dos hombres eran "plenamente conscientes de que el atentado planeado en el corazón de Beirut mataría a Rafic Hariri" y a otras personas.

En un mensaje en las redes sociales, Saad Hariri, hijo de Rafic y también ex primer ministro, subrayó que estas sentencias son "la forma más clara de condenar al mismo tiempo a Hezbolá como responsable de la organización y la puesta en acto de la operación criminal". Al concluir el juicio en primera instancia (en 2020), el tribunal había condenado a Salim Ayache, pero también había añadido que no había pruebas suficientes para condenar a los otros tres imputados Assad Sabra, Hussein Oneissi y Hassan Habib Merhi. Sin embargo, el Ministerio Público apeló contra la absolución de los dos últimos.

Sobre Salim Ayache rige una orden de captura pero sigue prófugo, ya que el secretario general de Hezbolá, Hassan Nasrallah, siempre prefirió ignorar las sentencias del tribunal internacional. Y es bastante probable que ocurra lo mismo -salvo sorpresas- con los dos nuevos condenados. En cuanto a Moustapha Badreddine, a quien algunos consideran el autor intelectual del atentado contra Rafic Hariri, fue supuestamente asesinado en la noche del 12 al 13 de mayo de 2016 cerca del aeropuerto de Damasco, probablemente durante un ataque del ejército israelí. Y fue enterrado en Beirut.

La sentencia contra Oneissi y Merhi podría poner fin a la actuación del TSL, cuya sede está en La Haya (Países Bajos). El tribunal se creó tras un acuerdo entre la ONU y la República Libanesa, de acuerdo con la Resolución 1664 del 29 de marzo de 2006. Sin embargo, debido a la falta de fondos y liquidez, se espera que cierre sus puertas con el último acto de este proceso. Desde su apertura en 2009, tras una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, el coste de las actividades de TSL se estima entre 600 y 1.000 millones de euros.

 

Asesinaron al oficial que logró desencriptar las comunicaciones

El ex primer ministro libanés, Rafic Hariri, murió en un atentado suicida. Un kamikaze a bordo de un camión cargado de explosivos se hizo estallar cuando el convoy blindado pasaba por Beirut, y dejó un saldo de  21 muertos y 226 heridos. El ataque desencadenó manifestaciones multitudinarias que provocaron la retirada de Siria del territorio del Líbano tras un despliegue militar de 29 años.

La identificación de los autores del atentado, atribuido desde un principio a Siria, fue posible unos años más tarde, gracias al trabajo de Wissam Eid, un oficial de inteligencia de las Fuerzas de Seguridad Interna del Líbano (LEF). Eid consiguió descifrar los datos telefónicos relacionados con el asesinato. Pudo demostrar, gracias a las antenas y a la geolocalización de los teléfonos móviles, que varios aparatos habían seguido la ruta de los seis coches que formaban parte del convoy de Rafic Hariri, minutos antes de su asesinato. Y que estos teléfonos habían dejado de transmitir dos minutos antes del ataque. El 25 de enero de 2008, el propio Eid murió en la explosión de un coche bomba cuando se dirigía a la sede libanesa de la Comisión de Investigación del Tribunal Especial para el Líbano (TSL), presidida en aquel momento por el canadiense Daniel Bellemare.

Posteriormente, según la página web del semanario alemán Der Spiegel, el análisis de los datos telefónicos permitió a los investigadores identificar ocho teléfonos móviles, todos ellos adquiridos el mismo día en Trípoli, en el norte del Líbano. Se constató que en muchas oportunidades, estos celulares se encontraban a poca distancia y que estaban en contacto telefónico constante con otros 20 teléfonos pertenecientes al "brazo operativo" de Hezbolá, según los investigadores libaneses, 

Los investigadores lograron identificar al titular de uno de los ocho primeros teléfonos a través de una llamada que hizo a su novia, pero no sabían dónde estaba ni si seguía vivo, añadió el semanario. Posteriormente, en una de sus ediciones, Der Spiegel aseguró que los cuatro agentes de Hezbolá mencionados en la acusación del TSL habían visitado Irán en 2004, un año antes del atentado, donde habían recibido entrenamiento militar cerca de la ciudad de Qom. "Los responsables del campo de entrenamiento, supervisados por las brigadas de Al Quds y con la participación de agentes de la inteligencia siria, incluso reconstruyeron la escena del crimen", reveló Der Spiegel. Como es de esperar, Hezbolá desmintió todas estas afirmaciones, calificándolas como "una maquinación" y atribuyó el ataque a Israel.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Hariri pide el apoyo del Papa para la formación del gobierno libanés
23/04/2021 13:07
Reacciones y comentarios sobre la sentencia de la Corte de La Haya
19/08/2020 10:51
La carrera de obstáculos del primer ministro Mikati en la formación del gobierno
24/06/2022 14:55
Beirut, campo de batalla en la lucha de poder entre Irán y Arabia Saudita
03/11/2021 10:23
Corea, el capitán del Sewol condenado a 36 años de cárcel
11/11/2014


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”