22/10/2014, 00.00
FILIPINAS
Enviar a un amigo

Iglesia filipina: las "cárceles son inhumanas", demasiados detenidos en las celdas y sin condena

La Comisión episcopal sobre las cárceles subraya que sólo el 355 de los prisioneros está encarcelado después de una sentencia. Numerosos casos documentados de abusos, maltratos, extorsiones y violencias también sexuales. Activista católico: el sistema está basado sobre la modalidad punitiva, se perdió de vista la finalidad "correctiva".

Manila (AsiaNews/Cbcp)- La mayor parte de los detenidos encerrados en las cárceles filipinas está abarrotadas dentro de celdas repletas, por años, sin ni siquiera un a imputación precisa o una sentencia de condena. Es cuánto refiere la Comisión episcopal para la pastoral de las cárceles (Ecppc), según la cual sólo el 35% de los 114.368 detenidos que se refieren al departamento carcelario y de la pana (Bjprn) y del Departamento para la corrección (BuCor) son culpables según la ley. El resto (65%) son sólo sospechosos o incriminados en régimen de detención preventiva, pero nunca han tenido una condena. "Ellos están recluidos porque los presuntos crímenes cometidos no prevén la liberación bajo caución", subraya Rodolfo Diamamte, secretario ejecutivo Ecppc, o más bien "no están en grado de pagar la suma" establecida por el juez.

Entre los factores que alimentan la congestión de las cárceles, la duración de los procesos y las "graves carencias" intrínsecas del sistema carcelario nacional que determinan condiciones "inhumanas". A esto se agrega un Budget insuficiente, que no está en grado ni siquiera de "responder a las necesidades de base de los detenidos", agrega el líder católico filipino.

Las dramáticas condiciones de las cárceles empeoran también por los repetidos abusos por parte de las  autoridades, que terminan en casos documentados de maltratos, abusos sexuales, extorciones de los prisioneros, violencias y vejaciones son además el resultado de la "lucha por la supremacía" entre los detenidos, que se asocian a menudo a la "explotación de la mano de obra" carcelaria para provecho o interés personal.

Las categorías sujetas a los abusos son los jóvenes, las mujeres, los viejos, las personas enfermas mentales y los detenidos políticos, mientras la cárcel en vez que instrumento correctivo se vuelve siempre más a menudo lugar de desolación, privación, e instigación a la delincuencia.

La relación hecha por la Comisión de los obispos filipinos, llega en concomitancia con la Semana que la Iglesia dedica cada año a las cárceles y a la justicia. Para Rodolfo Diamante, muchos de los problemas están ligados al hecho que el sistema carcelario está aún basado en una modalidad punitiva, donde el uso de la fuerza es visto como el único medio y se perdió de vista la finalidad "correctiva". También entre la opinión pública la precepción difundida es que se deba "castigar al culpable", agrega el activista, olvidando al mismo tiempo el elemento de recuperación y reinserción social.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Lee Ming-cheh, el activista taiwanés arrestado en China, es llevado a juicio
07/09/2017 15:00
Obispo de Legazpi: el Sínodo también debería escuchar a los presos
30/10/2021 09:55
Silsilah: un diálogo y una formación que también llegan a los detenidos de Zamboanga
10/07/2019 11:35
‘Esperanza’ y ‘amor’ en las cárceles hacinadas de Manila
27/10/2017 16:00
Crece el número de detenidos en las cárceles indias, aún durante la pandemia
10/02/2022 16:06


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”