02/10/2020, 15.59
BIELORRUSIA
Enviar a un amigo

Irina, la oración contra la represión en Minsk

de Vladimir Rozanskij

La joven mujer de 35 años siempre lleva consigo un ejemplar del Nuevo Testamento durante las manifestaciones. Detenida por los Omon, consiguió que la dejaran en libertad a ella y a otra mujer. La confirmación de los fraudes electorales. Los policías también tienen miedo.

 

Minsk (AsiaNews) - Un pequeño milagro de oración en el torbellino de la represión policial en Minsk. Irina Paljukhovich, quien vive en la capital bielorrusa, relató lo ocurrido al sitio tut.by. Desde el 10 de agosto pasado, cuando comenzaron las manifestaciones callejeras con la consiguiente violencia del Omon, Irina decidió llevar siempre consigo el Nuevo Testamento cuando salía a la calle.

El domingo 13 de septiembre, la joven fue detenida por el Omon y arrastrada al avtozak, el vehículo que se utiliza en los operativos policiales. Cuando vio que estaba recitando oraciones, un Omon le ofreció irse a casa, pero Irina se negó y pidió que dejaran en libertad a otra mujer mayor, que efectivamente después fue liberada. Ahora Irina, que también recuperó la libertad, está buscando a esa mujer para conocerla.

Irina Paljukhovich (foto 2) tiene 35 años y trabaja como contadora. Incluso antes de los acontecimientos de este verano, dice, pensaba que era necesario que hubiera algunos cambios en el país, pero "yo no me involucraba en política. Antes de las elecciones pensaba que era posible hacer reformas de manera legítima y pacífica, y me había inscripto como observadora independiente en los centros electorales”. Recién la admitieron en los centros electorales la noche del 9 de agosto y de inmediato percibió muchas irregularidades. La comisión de su centro incluso intentó llamar a la policía para que sacaran a los observadores y poder efectuar los escrutinios sin interferencias externas..

La reacción negativa contra el fraude se sumó después a la violencia de las fuerzas del orden: "Mi alma está desconsolada por los que han muerto, y por los que han sufrido física y psicológicamente", dice Irina, "no se puede tratar así a la gente. Por eso decidí salir a la calle con los demás”. Cuando la subieron al avtozak, la situación era decididamente difícil; las mujeres estaban acurrucadas en los bancos laterales y los hombres amontonados unos sobre otros en el piso del minibús, con riesgo de asfixia. Entonces Irina sacó el pequeño Evangelio del bolsillo y comenzó a leer pasajes y recitar oraciones. El policía le dijo que "con ese libro hay que ir a la iglesia, no aquí", e Irina respondió "Yo con esto voy a la iglesia y vengo aquí".

Cuando le propuso que bajara del vehículo, las otras mujeres también pidieron que las dejaran en libertad, y el policía respondió que, si tenían el mismo libro, las dejaría ir. Cuando vio tan asustada y sufriendo a la mujer que estaba a su lado, Irina trató de consolarla y por último convenció a los policías para que la dejaran bajar. Al conversar con ellos, las mujeres comprendieron que los mismos Omon estaban asustados, y algunos de ellos dieron a entender que sus superiores los estaban chantajeando, incluso con métodos violentos y presión sobre sus familias.

En las imágenes posteriores de la manifestación, Irina reconoció a la mujer que había hecho liberar cuando se acercaba a los policías haciéndoles la señal de la cruz en la frente y rezando ella misma. Irina es ortodoxa, pero reconoce que la Iglesia que más apoya las expectativas de la gente es la Católica. “No es que yo sea muy creyente, sólo tomé el Nuevo Testamento para sentirme más segura. Creo que la Iglesia no son solo los funcionarios eclesiásticos; yo creo en Dios, y la fe es mi única defensa, incluso en el avtozak".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Rodeado de iconos, Lukashenko bendice una iglesia ortodoxa
06/10/2020 10:46
Minsk: el ‘ayuno’, la receta del obispo metropolitano Venjamin para restablecer la paz
29/09/2020 10:52
Tikhanovskaya al Papa Francisco: La crisis de Bielorrusia también es una cuestión moral y de fe
09/12/2020 09:58
Minsk, llamamiento de los obispos católicos. La solidaridad de los sacerdotes y laicos ortodoxos rusos
27/11/2020 09:55
El nuncio del Vaticano brinda con Lukašenko. El destino de Kondrusiewicz es incierto
10/11/2020 09:56


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”