13/09/2022, 12.21
PUERTA DE ORIENTE
Enviar a un amigo

Israel-Líbano: en el enfrentamiento por las fronteras marítimas está en juego el futuro energético

de Fady Noun

Continúa la labor de mediación del enviado estadounidense Amos Hochstein. Las líneas divisorias que se disputan y los intereses estratégicos de los dos países. Washington quiere conservar el control de los hidrocarburos en Oriente Medio y el Mediterráneo oriental, dejando fuera a China y Rusia. La lucha interna en vista de las elecciones en Israel y el papel de Hezbolá.

Beirut (AsiaNews) - Hay "avances" en las negociaciones "indirectas" por el litigio sobre la extracción de gas y las fronteras marítimas entre el Líbano e Israel, pero "aún queda mucho trabajo por hacer" antes de llegar a un acuerdo. Estas fueron las palabras del mediador estadounidense Amos Hochstein, enviado especial y asesor del Departamento de Estado de EE.UU. en materia de política energética, en los últimos días. Hochstein hizo este comentario al final de una breve visita de dos horas a Beirut, durante la cual se reunió con el Jefe de Estado Michel Aoun, el Primer Ministro Nagib Mikati y el Presidente del Parlamento Nabih Berry.

Las declaraciones de Hochstein serían algo normal de no haberse producido dos años después del inicio de la mediación estadounidense -en octubre de 2020.  Y cuyo objetivo debería ser llegar a un acuerdo para demarcar las fronteras marítimas entre ambos países.

A través de esta mediación, debería llegarse a una conciliación sustancial sobre las líneas divisorias trazadas en el pasado por Líbano e Israel. Y se complica por el hecho de que el Líbano ha mantenido tres fronteras marítimas diferentes a lo largo del tiempo. Una primera línea data de 2007 (Línea 1), fruto de las negociaciones con Chipre, registrada en las Naciones Unidas y reconocida por Israel. Sin embargo, dos años más tarde, Beirut se dio cuenta de que esta línea era obra de personal no cualificado, y que la demarcación correcta es la llamada Línea 23, que los libaneses formalizaron en 2011 mediante el Decreto 6433 (ver mapa). Por lo tanto, el país de los cedros reclamó esos 860 kilómetros cuadrados adicionales que separan las líneas 1 y 23.

Israel se negó a reconocer la línea 23. Una mediación, iniciada entre 2010 y 2012 por Frederic Hoff, condujo a la definición de una línea mediana adicional, rebautizada como "Línea Hoff", que concede al Líbano el 55% de los 860 km cuadrados en disputa. No obstante, el Líbano ha mantenido una demanda activa para reclamar el control de la totalidad de los 860 kilómetros cuadrados, motivo central de la disputa. En noviembre de 2020, se iniciaron las negociaciones indirectas con Israel en Ras Naqoura, bajo la supervisión conjunta de Estados Unidos y las Naciones Unidas. En medio de la mediación se produjo un nuevo giro, ya que el ejército libanés presentó un documento en el que afirmaba que la verdadera línea que delimita la Zona Económica Exclusiva (ZEE) del país de los cedros es la Línea 29. Ésta concede al Líbano 1.400 kilómetros cuadrados adicionales de espacio exclusivo. Muy cuestionado por Israel, este hecho puso fin a las negociaciones indirectas de Ras Naqoura (mayo de 2021), que fueron sustituidas por los "enlaces" iniciados por Amos Hochstein, que no prosiguieron con regularidad.


 

Dos importantes yacimientos

Es mucho lo que está en juego, sobre todo para el Líbano, cuya economía está en ruinas. En la zona disputada hay dos importantes yacimientos de gas: Karish y Cana. Sin embargo, la línea maximalista rebautizada como línea 29 y trazada por el ejército libanés corta el campo de Karish, cuya mayor parte se encuentra en la ZEE de Israel, mientras que el campo de Cana se despliega en la zona comprendida entre las líneas 23 y 29, ambas impugnadas por Israel.

También hay que señalar que Líbano, al menos oficialmente, no reclama ningún derecho sobre el yacimiento de Karish. Por otro lado, quisiera beneficiarse exclusivamente del campo de Cana, de acuerdo con una línea que sería en la práctica una "línea 23 reforzada". Además, el Líbano rechaza categóricamente cualquier perspectiva de explotación conjunta del yacimiento de Cana, pero no quiere ofrecer ninguna compensación a Israel a cambio de la exclusividad sobre el yacimiento en cuestión. En definitiva, Beirut rechaza cualquier paso que pueda equipararse a una colaboración o normalización con Israel.

 

Las amenazas de Hezbolá

Las tensiones entre Líbano e Israel sobre esta cuestión se intensificaron en el mes de junio, con la llegada de una plataforma de extracción y almacenamiento de gas al campo de Karish. La plataforma fue construida para el Estado judío por la empresa londinense Energean PLC. En tanto sigue pendiente la delimitación de las aguas entre Israel y Líbano, el inminente inicio de actividades de extracción gasífera en Karish hizo que Hezbolá lanzara una advertencia a los dirigentes israelíes. Tres drones (desarmados) de Hezbolá fueron enviados a la zona de la plataforma. "Prefiero la guerra antes que morir de hambre", dijo el secretario general de Hezbolá, convencido de que Estados Unidos está detrás de los hechos y maneja los hilos de la cuestión.

En respuesta, el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, advirtió el 22 de agosto que un ataque de Hezbolá contra Karish podría desencadenar una nueva guerra entre su país y el Líbano. Por su parte, Hezbolá aclaró que, en materia de delimitación de fronteras marítimas, sigue vinculado a las decisiones oficiales de las instituciones libanesas, a las que no reclama ni pretende sustituir en las negociaciones.

En el trasfondo de este conflicto está, por supuesto, el control de los recursos de hidrocarburos en la región de Oriente Medio y el Mediterráneo Oriental. Cabe señalar que Hochstein formó parte de la delegación que acompañó al presidente estadounidense Joe Biden durante su reciente visita a Arabia Saudita en julio de este año. En una entrevista con el canal CNBC, el propio Hochstein confirmó que Estados Unidos se está moviendo para tratar de mantener a China y a Rusia alejadas de los recursos energéticos disponibles en la región. Al mismo tiempo, se prepara para una transición hacia las energías renovables,como parte de un proceso que, sin embargo, puede tardar varias décadas en completarse. Por ello, el objetivo inmediato de la política estadounidense es liberar a Europa de su exagerada dependencia del gas ruso, algo que quedó en evidencia con la guerra de Ucrania, y al mismo tiempo mantener los precios del distribuidor en niveles razonables para el consumidor estadounidense.

 

¿Se reanudan los coloquios de Naqoura?

Así todo, es difícil determinar en qué punto se encuentra la mediación de Hochstein, siendo que se desconocen los detalles, al menor por el momento. "Tengo una sensación positiva luego de lo escuchado en el día de hoy y tras las discusiones que hemos mantenido, pero todavía queda mucho por hacer", dijo el mediador estadounidense tras sus reuniones con las autoridades libanesas. Por su parte, Berry propuso la reanudación de las negociaciones indirectas de Ras Naqoura entre Israel y Líbano, bajo la supervisión de la ONU, que se interrumpieron en mayo de 2021.

Si se acepta esta última propuesta, podría ser importante porque aliviaría la tensión en la región al neutralizar las amenazas de Hezbolá al Estado judío. La reanudación de estas conversaciones privaría al partido proiraní de cualquier pretexto para atacar unilateralmente a Israel.  Esto, si se diera el caso de que la extracción de gas del yacimiento de Karish comenzara antes del reconocimiento oficial por parte de Israel (y de Estados Unidos) de los derechos de Líbano a explotar sus riquezas en el mar y el yacimiento de Cana en particular. En este caso, las compañías Total y Eni harían una declaración de intenciones de explotación, lo que equivaldría a una "luz verde" internacional para el inicio de las exploraciones en la ZEE libanesa, como quiere el gobierno de Beirut.

Sin embargo, en este ámbito, los observadores advierten de posibles sorpresas. Una sería alargar la mediación para permitir a Israel obtener ventajas en la demarcación de las fronteras terrestres entre los dos países, especialmente a nivel de Ras Naqoura. La otra sería priorizar las elecciones generales en Israel (25 de octubre de 2022, en teoría) y utilizar la mediación para aumentar las posibilidades de la coalición gobernante frente a los rivales del Likud de Benjamin Netanyahu. Aunque parezcan sólo detalles, hay que seguir de cerca estos dos puntos, así como la posible reacción de Hezbolá.

 

'PUERTA DE ORIENTE'' ES EL NEWSLETTER DE ASIANEWS DEDICADO A ORIENTE MEDIO.

¿QUIERES RECIBIRLO CADA MARTES EN TU CORREO ELECTRÓNICO? SUSCRÍBETE AL BOLETÍN DE NOTICIAS EN ESTE ENLACE.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El gobierno libanés contra Hezbolá, por un raid en el yacimiento disputado con Israel
05/07/2022 14:47
Fronteras marítimas: para Beirut (y Washington) es un acuerdo 'histórico' con Israel
14/10/2022 16:46
Disputa con Beirut: vía libre a las pruebas israelíes para la extracción de gas en Karish
10/10/2022 11:43
Se suspendió el acuerdo marítimo entre Israel y Líbano, temen una escalada militar
07/10/2022 14:37
Acuerdo (posible) entre libaneses e israelíes para destrabar la explotación de gas
04/10/2022 16:11


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”