31/05/2021, 13.23
ISRAEL
Enviar a un amigo

Jerusalén, el gobierno de Bennet-Lapid podría dar por terminada la era de Netanyahu

Últimos arreglos para la posibilidad de formar un ejecutivo entre Yamina y Yesh Atid, con apoyos que van desde la ultraderecha hasta la izquierda parlamentaria. El primer ministro interino califica el frente como la "estafa del siglo". Rabino pacifista: Todavía no hay certeza sobre los números, es necesario imponer un límite a los mandatos.

Jerusalén (AsiaNews) - El primer ministro interino Benjamin Netanyahu habla de la "estafa del siglo" y advierte sobre el peligro inminente para la "seguridad" de la nación, alentando a los votantes de derecha a repudiar el acuerdo entre el ultranacionalista Naftali Bennett. y el centrista Yair Lapid. En realidad, el discurso del primer ministro de 71 años parece más bien un intento extremo de salvar su liderazgo, que en 11 años de poder nunca estuvo tan en entredicho como ahora, entre juicios por corrupción y la perspectiva de un gobierno en minoría. La coalición, que va desde la extrema derecha hasta los árabes israelíes, podría expulsar definitivamente a "Bibi" del gobierno del país y dejarlo expuesto a los ataques en el frente judicial.

A principios de mayo Lapid, líder de la oposición, recibió un mandato del presidente Rivlin para tratar de alcanzar una mayoría parlamentaria (61 escaños de los 120 que componen la Knesset) y formar un nuevo gobierno, tras el fracaso de Netanyahu. El escenario político israelí, cuando faltan pocas semanas para las cuartas elecciones políticas en menos de dos años, sigue caracterizado por una profunda incertidumbre, alimentada por la reciente guerra relámpago en Gaza contra Hamas y por los estallidos internos de violencia.

Los opositores a Netanyahu tienen hasta el 2 de junio para llegar a un acuerdo que tendría valor histórico, cerrando probablemente para siempre un largo capítulo de la historia política e institucional de Israel. El primer ministro interino atacó a Bennet, acusándolo de haber dado "muchas vueltas" y de que en la campaña electoral había asegurado que "no apoyaría a Lapid". “Lo único que le interesa -agregó- es ser primer ministro. Es escandaloso que con seis escaños uno pueda convertirse en primer ministro. Los israelíes que me eligieron con 2,5 millones de votos me querían a mí”, concluyó, alimentando con sus palabras los enfrentamientos y divisiones internas.

Al mismo tiempo continúan las negociaciones entre el movimiento centrista de Lapid, Yesh Atid, y el partido nacionalista de derecha Yamina, con miras a construir un gobierno. Según The Times of Israel, el nuevo ejecutivo que quiere Bennet se propone "construir el cambio" y archivar para siempre la era de Netanyahu. "Tengo la intención de trabajar con todas mis fuerzas - afirmó - para construir un gobierno de unidad nacional junto con mi amigo Lapid" para que Israel vuelva “al camino de la justicia". El mandatario admitió que existen diferencias, aunque "compartimos la misma determinación" de trabajar juntos "por el bien del país".

Entrevistado por AsiaNews, Jeremy Milgrom, rabino israelí y miembro de la ONG Rabbis for Human Rights, confirma el cauto optimismo de la opinión pública, según la cual se llegará a la formación de un nuevo gobierno "en el plazo de una semana". Sin embargo, esto también dependerá “de cuántos miembros del Parlamento lo apoyen y no hay certezas sobre los números, mientras que ya se sabe que Netanyahu hará todo lo posible para impedir este escenario. Y probablemente el presidente del Parlamento, cercano al primer ministro interino, también intentará algunos trucos para frenar el cambio”.

Milgrom considera que “en este momento hay más posibilidades que en el pasado" de una salida de escena de Netanyahu, pero "los juegos todavía no han terminado y no será fácil sacarlo". Queda la perspectiva de una quinta ronda electoral dentro de dos años. Una solución, para el rabino activista, sería "fijar un límite máximo" de mandatos para dirigir el país y este será "uno de los temas para el futuro", para evitar nuevas fases de incertidumbre como la actual, en la que "muchos diputados, sobre todo dentro del Likud, deben su carrera a Netanyahu y harán todo lo posible para defender su posición de líder".

Los acontecimientos de las últimas semanas, con la guerra en Gaza y los estallidos internos de violencia en Israel (y Palestina) también pesan sobre la evolución futura. “Netanyahu - concluye el rabino Milgrom - trató de convencernos de que todo estaba bajo control, pero no era así. Además, la posición del primer ministro interino y del país en el escenario internacional se está debilitando, especialmente después de la derrota electoral de Trump y el ascenso a la Casa Blanca del demócrata Joe Biden. Luego están las víctimas, sobre todo los niños, de los que Netanyahu debe responsabilizarse, porque lo ocurrido en el último mes y medio se podía evitar pero no se hizo nada para impedir que ocurriera”.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Padre Shomali: los árabes y el nuevo gobierno anti-Netanyahu
11/06/2021 12:51
La Knesset da a luz el primer ejecutivo de la era post Netanyahu, quien jura volver
14/06/2021 15:23
El nuevo gobierno podría archivar la era de Netanyahu
03/06/2021 11:18
Israel otorga 3.000 permisos 'comerciales' nuevos a los habitantes de Gaza
21/10/2021 11:56


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”