08/10/2014, 00.00
SIRIA - TURQUÍA
Enviar a un amigo

Kobane, los ataques aéreos no detienen el avance de la jihad: Servirá una operación terrestre

Combatientes kurdos y las milicias del Estado Islámico se disputan el control de la ciudad, donde se implementó una "guerra urbana". Ankara condiciona la participación militar al apoyo de los rebeldes sirios y presiona una ofensiva contra el gobierno de Damasco. Teherán acusa: el objetivo de los bombardeos es el Presidente Assad. Protestas kurdas en Turquía, 14 muertos.

Damasco (AsiaNews / Agencias) - Kobane, ciudad siria en la frontera con Turquía, está en las últimas. En las garras de los bombardeos de la coalición árabe-estadounidense y bajo el asedio de las milicias del Estado Islámico (EI), que ha lanzado el asalto final por la posesión del territorio. Ayer, los yihadistas han conquistado tres cuartas partes y parecían listas para tomar el control de este centro, de enorme importancia estratégica; según fuentes de la Unidad para la Protección de las Personas (YPG, combatientes kurdos en Siria) los ataques aéreos de la última hora - aunque tardios - parecen hacer "más lento" el avance de los militantes. Mientras tanto, continúan los enfrentamientos en las calles y plazas de Kobane, donde en tres semanas de combates han muerto al menos 400 personas y otras 180 mil han buscado refugio en la frontera con Turquía.

Los analistas y expertos militares advierten que sólo con los bombardeos aéreos podría no ser suficiente, a largo plazo, con el fin de detener el avance de la EI en Kobane. La milicias del Ypg afirman que pueden contener la onda de choque de los yihadistas en la lucha de casa en casa, pero el número y armamento a disposición de los islamistas son muy superiores. Sólo una amplia operación terrestre, con la participación activa de Turquía, podría dar una garantía de éxito y repeler el avance del Estado islámico, pero la perspectiva parece remota por el momento.

Mientras tanto, el gobierno de Estados Unidos y de la minoría kurda en Turquía muestra un creciente descontento e impaciencia con la inercia mostrada hasta ahora por Ankara. Ayer varias ciudades del sur del país han sido el escenario de las protestas de los simpatizantes del movimiento separatista kurdo PKK, en enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas policiales desplegadas en defensa de los edificios del gobierno turco. El balance es de al menos 14 muertos. Las manifestaciones de solidaridad con los kurdos de Kobane también se registraron en varias ciudades europeas, en Bruselas un centenar de personas irrumpieron en la sede del Parlamento Europeo.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo que la sola fuerza aérea por sí sola no es suficiente para derrotar a los yihadistas. "Hemos advertido a Occidente - añadió - que queremos tres cosas bien definidas: una zona de exclusión aérea, una zona de amortiguamiento de seguridad el refugio de esta y el adiestramiento en el campo de los rebeldes sirios moderados". La referencia es al Free Syrian Army (FSA), que hace tiempo está involucrado en una lucha sangrienta contra el ejército del presidente sirio, Bashar al-Assad.

En otras palabras, Ankara está dispuesta a "colaborar para una operación terrestre", pero tiene que golpear tanto a las milicias islamistas de la EI como al gobierno de Damasco y Assad, durante mucho tiempo blanco de los dirigentes turcos. Además, el apoyo a los combatientes kurdos en Siria podría resultar contraproducente en la lógica de Turquía, ya que, en el futuro, le daría un nuevo impulso a las aspiraciones autonomistas de los movimientos kurdos en la zona, sobre todo en el sur del país. De ahí el intento de los líderes del país de la Media Luna para asimilar el Estado islámico a los combatientes del PKK, etiquetando a ambos como "terroristas".

Movimientos que provocaron la reacción de Irán, gran aliado de Damasco, denunciando la "pasividad de la comunidad internacional" incapaz de detener a los "terroristas" que amenazan el gobierno legítimo de Siria. De hecho, de acuerdo con Teherán los bombardeos aéreos de la coalición tienen el único objetivo de "derrocar al presidente Assad".

La conquista de Kobane, donde se ha implementado una "guerrilla urbana", le aseguraría a los islamistas el control de una larga franja de tierra a lo largo de la frontera entre Siria y Turquía. Por esta razón, los kurdos han puesto en el campo todos los recursos para defender la ciudad; una fuente local informa que "hay cientos de hermanas, hermanos, padres e hijos, primos que luchan uno al lado del otro contra las fuerzas extremistas del EI". Se trata, advierten, de "una cuestión de vida o muerte". Por lo tanto, en este momento se concentra la atención de los medios internacionales y los gobiernos occidentales a lo largo de la frontera entre Siria y Turquía, pero la amenaza de un Estado islámico se extiende a muchas otras áreas de Oriente Medio. Los analistas advierten que centrarse sólo en Kobane, es probable que deje el campo libre a los jihadistas en otras realidades claves incluyendo Bagdad, por días en la mira de los milicianos que ya ejercen presión sobre el aeropuerto y las afueras de la capital iraquí.

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El Estado islámico ataca a Kobani. Kurdos acusan a Turquía de apoyar el cambio yihadista
26/06/2015
Sólo los cristianos pueden mostrar a los musulmanes la "loca utopía" del estado islámico
29/10/2014
La ambigua política de Erdogan y el inicio del drama turco (y kurdo)
30/07/2015
El Estado islámico conquista parte de Kobane, miles de civiles en fuga hacia la frontera turca
07/10/2014
Siria, más de 20 mil combatientes extranjeros para la jihad
11/02/2015


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”