07/08/2014, 00.00
LÍBANO - ORIENTE MEDIO
Enviar a un amigo

Líbano, la próxima frontera de la guerra islámica para el Califato mundial

de Fady Noun
Desde hace días se está peleando a lo largo de la frontera oriental del país entre el ejército de Beirut y grupos yihadistas. El epicentro es la ciudad de Arsal, que es de importancia estratégica. Las tensiones en las zonas de mayoría sunita del Líbano. En punto muerto el nombramiento del Presidente de la República, una fuente de nuevas tensiones.

Beirut (AsiaNews) - En la noche, el ejército libanés ha liberado a siete miembros de la seguridad en la ciudad de Arsal, cerca de la frontera con Siria, desde los días de teatro de violentos enfrentamientos entre el ejército y las milicias islamistas Isis. Se alcanzó hoy un alto el fuego, gracias a la mediación llevada a cabo por un grupo de líderes musulmanes locales. Un convoy de la Cruz Roja ha hecho su entrada en la ciudad para liberar a los heridos; ahora había una situación de relativa calma, pero es posible que algunas combates se mantengan en la ciudad. Al menos 17 soldados, 50 militantes y 12 civiles murieron durante los enfrentamientos, que duraron cinco días y terminó en la noche - al final de una batalla de 90 minutos - con la retirada de los islamistas.

La toma  - luego  retractada - de Arsal es la primera invasión en tierra del Líbano de la guerra que se está librando desde hace cuatro años en Siria por los islamistas para derrocar al presidente Bashar al-Assad. El jefe del Ejército de Beirut ha lanzado una petición de asistencia internacional, para frustrar la amenaza islamista. Mientras tanto, Francia y Arabia Saudita aceleran la operación de entrega de tres mil millones de dólares en armas a Líbano.


A continuación, el análisis del vice-director del francófono diario libanés L'Orient-Le Jour:


Desde el pasado sábado, 2 de agosto son continuos los enfrentamientos a lo largo de la frontera oriental del Líbano, entre el ejército nacional y varios grupos yihadistas, en particular, las tropas de al-Nusra Front y la milicia del Estado Islámico (anteriormente Isis, Estado Islámico de Irak y el Levante). La batalla se concentra alrededor de la aldea sunita de Arsal, que está situado cerca del macizo Qalamoun durante meses en el centro de una disputa feroz que ve oponerse al ejército sirio - respaldado por Hezbolá - y el islamista insurgente takfiris. La ciudad es estratégica para los islamistas, porque se necesita como base para los suministros o para sanar y descansar a los heridos; más aún hoy en día, que han perdido algunas de sus posiciones ganadas previamente. Y es tanto más porque es un lugar de refugio para cerca de 150 mil refugiados sirios, una masa de gente que es un escondite perfecto para los combatientes.

La batalla fue provocada por los mismos yihadistas, que el 2 de agosto han salido a las calles de la ciudad, tomando como rehenes a decenas de miembros de las Fuerzas de Seguridad Interna presentes en el momento del asalto. Los islamistas también han ejecutado algunas personas que estaban tratando de defender a los hombres de seguridad y abrió fuego contra posiciones del ejército, se extendieron por la ciudad. En los primeros tres días de combates, el balance ya es pesado: por lo menos una docena de "desaparecidos" entre las tropas, quince muertos entre las filas del ejército y más de 90 heridos.

Los inicios de este nuevo frente de batalla parece ser la detención de uno de los líderes de al-Nusra, Imad Jomaa, en un retén del ejército [libanés]; eso parece haber prendido fuego a la pólvora. Jomaa, jefe de una brigada llamada Liwa fajr el-Islam, que ha hecho su aparición en Homs, se ha aliado en un momento posterior con el Frente al-Nusra, y luego con el Estado islámico. Sin embargo, el comandante del ejército, el general Jean Kahwagi, asegura que los insurgentes, tarde o temprano iban a adherirse a su plan, y que el ejército sólo lo anticipado a tiempo. Una declaración que parece cuestionable, teniendo en cuenta el efecto de la sorpresa que ha beneficiado de los yihadistas y las pérdidas infligidas a las tropas. Y también es una fuente de conflicto, debido a los numerosos llamamientos en vano a los militares para pedirles que bloqueen la frontera en ese campo en particular.

Baste con señalar que es precisamente en estos campos alrededor de Arsal que estalló el conflicto, que luego invadieron la ciudad, ahora bajo su control. La ciudad se encuentra a la totalidad de un valle, rodeado de montañas en todos los puntos, incluyendo el lado en el territorio libanés. El domingo, 3 de agosto el ejército lanzó una contraofensiva, tratando de recuperar el control de las alturas que dominan el municipio y algunos valles que llevan en esa dirección, de Siria. Sin embargo, esta misión no es fácil, porque la guerra librada por los yihadistas no es un conflicto de posiciones, sino una guerra de guerrillas en la que algunos muestran un alto nivel de profesionalismo. Además, las milicias islamistas parecen ser supernumerarias - podemos hablar de miles de combatientes y más - a pesar de que no pueden tener ni un blindado ni el poder de fuego del ejército libanés. Pero lo que detiene la acción del ejército es la presencia en Arsal de la población libanesa. De hecho, después de un primer éxodo masivo de los yihadistas de Arsal han bloqueado el camino de salida de la ciudad por la prevención de la población a escapar, abriendo fuego contra los que se negaban a obedecer las órdenes y, en algunos casos, la quema de sus coches. El resto de las tropas está fuera de la cuestión de adoptar la estrategia de tierra quemada, al menos hasta cuando la población civil esté como rehén. La artillería ha apuntado a pocos puestos de avanzada, ubicados en las afueras de la ciudad en sí.

Un grupo de jeques y ulemas salafistas libaneses se ha embarcado en una misión de paz, dejando una pequeña abertura a la solución política mínima, en lugar de militar, la crisis, aunque las posibilidades de éxito son muy mínimas, en parte debido a las divisiones entre los grupos que controlan Arsal. Además, no cabe duda de que el ejército - respaldado por una declaración decidida del Gobierno en este sentido - está disponible para cualquier compromiso contra el Isis y el Fronte al-Nosra. En 2007, en el campamento de Nahr el Bared (norte de Trípoli) y en 2013 en Abra (este de Sidón), algunos levantamientos islámicos fueron sangrientamente reprimidos. El 4 de agosto, el gobierno de Tammam Salam, por unanimidad de sus miembros, ha confirmado que no se puede comprometer con el terrorismo.

Los combates en la frontera han provocado tensiones en algunas regiones de mayoría sunita del Líbano. En Trípoli, hombres armados abrieron fuego contra un camión ayer para el transporte de tropas, causando ocho heridos, entre ellos un oficial herido seriamente. Sin embargo, el incidente no tuvo consecuencias y las actividades de la ciudad continuaron más o menos en su forma habitual.

Dentro de la clase política, la confrontación actual es juzgada como "de vital importancia" a la luz de los crímenes cometidos por el Estado islámico en todos los territorios bajo su control y, en particular, en Mosul, donde han sido expulsados ​​los cristianos. El grupo es visto como una herramienta para un intercambio más amplio de la población, que tiene por objeto la creación de regiones homogéneas étnicas y religiosas; un principio en total contradicción con el pluralismo que ha sido siempre riqueza en el Líbano, y en que el mundo árabe está empezando a descubrir su valor insustituible.

En círculos diplomáticos se sigue con preocupación los acontecimientos de Arsal, una prueba de fuego de la guerra que se consuma, al interior del mundo árabe, entre las principales zonas chiíes y suníes. "Después de Siria e Irak, ¿es el turno del Líbano?" se pregunta con  preocupación la población civil, que creía hasta hace poco que el Líbano podría tener una protección especial. ¿Nos encontramos ante un episodio pasajero o un frente abierto que va a durar en el tiempo? Se echan en falta algunos elementos para poderlo establecer.

Para disfrutar más de su seguridad, los libaneses se preguntan de nuevo lo que será el precio político que tienen que pagar, en particular en lo que respecta a la oficina del Presidente de la República. El círculo pro-iraní crítica a Arabia Saudita, acusándola de no haber mantenido el compromiso de abastecer al ejército de nuevos equipos por valor de tres mil millones de dólares. Los críticos responden preguntando a cuál gobierno y a cuál presidente debería proporcionar estas armas en un país donde el vértice es la lucha entre la facción del 14 de marzo (pro-occidental) y la del 8 de marzo, en el eje Siria e Irán, y sin presidente durante más de dos meses debido a divisiones irreconciliables.

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Los límites del nuevo Medio Oriente, dibujados con la sangre de los cristianos
08/08/2014
El Louvre inaugura una sección sobre Bizancio y el cristianismo oriental 'unido en la diversidad'
31/08/2021 10:20
Yakarta: los líderes musulmanes explican a los cristianos el fundamentalismo islámico
25/08/2014
El encuentro en Bkerke de los patriarcas con los embajadores para salvar a Oriente y a los cristianos
27/08/2014
Medio Oriente, no el radicalismo, sí a un Islam"iluminado"
29/11/2013


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”