04/06/2022, 11.06
IRAK
Enviar a un amigo

La antigua Iglesia de Oriente elige al patriarca y frena la reunificación

 Fue elegido para el cargo el regente Mar Yacoub III Daniel, antiguo metropolitano de Australia y Nueva Zelanda, que también sirvió en Siria. Sucede a Mar Addai II Gewargis, que falleció en febrero. Fuentes internas informan de una paralización en el diálogo sobre la posible reunificación con la Iglesia Asiria de Oriente.

 

Bagdad (AsiaNews) - La antigua Iglesia de Oriente tiene un nuevo patriarca, que fue elegido en un sínodo relámpago de sólo dos días de duración, y que se celebró entre finales de mayo y principios de junio en Chicago, Estados Unidos. El encuentro de las más altas autoridades de la Iglesia de Oriente también parece haber supuesto un freno -quizás no definitivo, pero sí es un golpe- en la trabajosa y difícil tarea de la reunificación con la Iglesia Asiria de Oriente. Esta perspectiva había vuelto a tomar fuerza, con un moderado optimismo inicial, después del anuncio del  dialogo  entre las dos realidades que se inició el 9 de mayo en la metrópoli norteamericana. 

El nuevo Patriarca de la Antigua Iglesia de Oriente, y sucesor del difunto Mar Addai II Gewargis, fallecido en febrero de este año, es Mar Yacoub III Daniel. Durante esta fase de latencia ya ejercía como regente de la sede patriarcal. Además, se desempeñaba como metropolitano de Australia y Nueva Zelanda, a donde llegó en 2005 después de haber sido obispo en Siria. Algunas fuentes eclesiásticas locales afirman que la ceremonia de entronización está prevista para el 19 de agosto en Bagdad, capital y sede patriarcal de Irak.

Según indica el sitio web de Baghdadhope, el sínodo, que fue breve en comparación con el calendario canónico de estas asambleas, se celebró en la misma ciudad donde el 9 de mayo se había iniciado el encuentro entre los dirigentes de la Iglesia y los de la Iglesia Asiria de Oriente "para explorar la posibilidad de reunificación". Una grieta que se había consumado  con el cisma de 1968 tras décadas de conflicto, cuando "diferencias de distinta naturaleza terminaron con la creación de la Antigua Iglesia de Oriente", que hace pocos días nombró a su tercer patriarca.

En cuanto al diálogo en torno a la reunificación, aunque no hay declaraciones oficiales de las dos Iglesias, fuentes bien informadas -difundidas por sitios web y páginas sociales- ganan terreno los rumores de "fracaso" alrededor de un intento de reunificación. Los especialistas en asuntos eclesiásticos sugieren tomar esta noticia con la debida cautela hasta que se confirme o desmienta oficialmente. Sin embargo, el obispo de Chicago y secretario del sínodo de la Iglesia Antigua de Oriente, Mar Gewargis Younan, expresó su opinión informalmente sobre el tema, y explicó los motivos de mayor contraste.

Para el obispo, todavía hay diferencias entre las dos realidades sobre el nombre de la futura iglesia que nazca de la unión de ambas, el calendario litúrgico común y el procurador general del patriarca. Sobre este último cargo, el más importante, no ha habido hasta ahora ni siquiera un atisbo de discusión, y el nudo no es nada fácil de desatar. Luego está la cuestión de la relación con las demás iglesias, incluida la católica romana, cuya autoridad ninguna de las dos reconoce. A pesar del estancamiento de las conversaciones, que por ahora tiene un resultado negativo, Mar Gewargis Younan señala que está decidido a "seguir trabajando" en dirección a la reunificación.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Desde Erbil y Bagdad, la difícil reunificación entre las Iglesias de Oriente
23/04/2022 12:10
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Mar Awa Royel es el nuevo Patriarca de la Iglesia Asiria de Oriente
09/09/2021 10:33
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
Papa: la Cruz une en la persecución las Iglesias cristianas de Oriente
25/11/2017 12:55


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”