08/10/2015, 00.00
RUSIA - VATICANO
Enviar a un amigo

La edición rusa de la Encíclica Laudato sì, ocasión de diálogo ecuménico en Moscú

de Marta Allevato
La traducción fue presentada en el centro cultural Biblioteca del Espíritu, con la presencia de Nuncio Vaticano. El evento se centró en el diálogo entre el Padre Igor Kovalevskij, secretario de la Conferencia Episcopal Católica Rusa, y el teólogo ortodoxo, Padre Vladimir Shmalij.

Moscú (AsiaNews) – La última encíclica del Papa Francisco,  la "Laudato sì", se vuelve ocasión de diálogo ecuménico y de intercambio entre católicos y ortodoxos en Rusia,  donde el tema del respeto por el medio ambiente está poco difundido entre la sociedad y resulta,  culturalmente,  poco popular. Con este auspicio,  el día 6 de octubre fue presentada,  en Moscú,  la edición rusa de la “encíclica ecológica”, publicada por la Editorial Franciscana. El evento se desarrolló en la Biblioteca del Espíritu,  dirigida por Jean-Francois Thiry, con la participación del Nuncio Apostólico en Rusia,  Mons. Ivan Jurkovich, quien subrayó la importancia de admitir que el tema de la ecología "no puede ser tratado de manera seria si se excluye la dimensión espiritual".

El evento se centró en el diálogo entre el Padre Igor Kovalevskij, secretario de la Conferencia Episcopal Católica Rusa,  y el teólogo ortodoxo,  Padre Vladimir Shmalij, quien expresó su aprecio,  pero al mismo tiempo,  su perplejidad ante el documento del Papa. El Padre Kovalevskij insistió en recordar que, con esta encíclica, Bergoglio se confirma como el “Papa del diálogo”.

“Tiene un mensaje universal,  dirigido a todos,  mas allá de la confesión religiosa”, explicó al numeroso público presente en la sala. Por este motivo,  según dice,  el documento puede volverse un punto de partida para reflexionar sobre la tarea común de los cristianos frente a los desafíos del mundo moderno, dado que pueden encontrar respuesta incluso en el redescubrimiento del más pequeño gesto. Kovalevskij luego explicó que, con su mensaje, “que no quiere ser un texto científico”, el Papa “no da respuestas terminadas, sino que intenta despertar nuevamente a la sociedad, para establecer un diálogo sobre el modo en que queremos construir el futuro de nuestro planeta”.

Para esto, es central limpiar el término “ecología” “de su frecuente asociación con algo extremadamennte liberal o anti-humano, que sostiene que todo el mal deriva del hombre ”. “La Iglesia dice claramente de dónde viene nuestra responsabilidad: el hombre es el señor de la Creación -dijo Kovalevskij, citando la Biblia - y es responsable de esta Creación”. 

Pero es, justamente, el lugar del hombre respecto a los demás seres vivientes uno de los puntos de la Laudato  sì que menos ha convencido al teólogo ortodoxo, quien de todos modos reconoció que “no puede dejar de prestarse atención al aspecto ecuménico” del documento, que él define como “revolucionario” en comparación con las encíclicas precedentes, incluso por las fuentes no católicas que se citan en ella, como es el caso de la cita al patriarca Bartolomeo.

Shmalij apreció la traducción al ruso del documento, pero dijo no compartir la “crítica al antropocentrismo” y el “Humanismo contemporáneo” que, según dice, contiene el documento. . “¿Cuál será el centro de la sociedad, si el hombre ya no lo es?”, preguntó, dirigiéndose al público. Luego, haciendo referencia al cuerpo de las obras teológicas orientales, en las cuales se habla de la Creación con los términos de hermano/hermana del ser humano, el Padre Shmalij  subrayó que “el drama principal de la fe está encerrado en la relación hombre-Dios y hombre-hombre. La naturaleza es secundaria”.

El Nuncio, por su parte, al abrir el encuentro, expreso su deseo de que, a partir del llamado de Francisco, tanto políticos como científicos y hombres de buena voluntad, “den comienzo a algo serio”. El Padre Shmalij dijo ser escéptico sobre el hecho de que las instituciones internacionales puedan llegar a tener el abordaje propuesto por Francisco. De todos modos, reconoció el “coraje” del Papa y “la urgencia de un reclamo moral a los políticos, para que vayan contra la lógica del proceso político y realicen algo que sea verdaderamente significativo para cambiar el mundo”. “Ahora no queda más que leer la encíclica, y luego comprender cómo, y si se puede, cambiar nuestra relación con el mundo”, concluyó Thiry. 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
​Obispo de Bangalore: En Navidad compartamos la alegría de Dios con aquellos que nos hacen el mal
23/12/2015
Card. Tong: La “Laudato sí” nos alienta a hablar menos y a obrar más por el ambiente
06/07/2015
La encíclica de Francisco “alentará a Corea a repensar en su propio desarrollo”
19/06/2015
Singapur: la “Laudato sí” “voz universal” en defensa de lo creado
14/07/2015
La iglesia filipina “hará de todo” para dar el máximo resalto a la encíclica sobre la ecología
17/06/2015


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”