23/04/2020, 14.56
FILIPINAS
Enviar a un amigo

Las cárceles filipinas podrían convertirse en graves focos de coronavirus

Filipinas cuenta con algunas de las cárceles más sobrepobladas del mundo, en parte como consecuencia de la guerra contra la droga, declarada por el presidente Rodrigo Duterte. Las autoridades de Salud afirman que hay más de mil trabajadores sanitarios infectados y 26 muertos, de los cuales 19 son médicos. 

 

Manila (AsiaNews) – Las cárceles filipinas se están convirtiendo en un foco de coronavirus y ya hay 123 detenidos infectados. Fueron las revelaciones de algunos funcionarios en el día de ayer, sumando preocupación a los activistas, por el riesgo de contagio en algunas de las prisiones más sobrepobladas del mundo. 

El alcalde de Cebú City declaró que un nuevo edificio de la prisión, con capacidad para alojar 3.000 personas, será utilizado como lugar de aislamiento para un foco que representa el 40% de los casos en la segunda ciudad más grande de las Filipinas. No hay noticias sobre la posible fuente de la epidemia. Son 18 los casos identificados en una prisión de la ciudad de Quezón: incluyen nueve miembros del staff y los medios informan que hay más infectados en otros centros.

Human Rights Watch (HRW) es uno de los grupos que han solicitado la liberación de detenidos por delitos menores y no violentos, o de aquellos cuyo estado de salud está deteriorado, para hacer mayor espacio en el lugar. Activistas de todo el mundo han solicitado a los gobiernos que liberen a los prisioneros políticos. HRW este mes advirtió sobre la probabilidad de un grave foco de corovairus en las Filipinas, “que podría poner en peligro la vida de prisioneros, cuya salud las autoridades tienen el deber de proteger”. 

La epidemia de la cárcel de Cebú es uno de los grandes “clusters” de coronavirus en las Filipinas., A partir del miércoles hubo 6.710 infectados y 446 muertos. Cerca del 70% de los casos se encuentran en la capital, Manila.

Las prisiones filipinas están notablemente sobrepobladas a causa de una combinación de factores: pobreza, altas tasas de delincuencia y un sistema judicial incapaz de hacer frente a un inmenso volumen de casos. Faltan defensores públicos, los jueces están desbordados de trabajo y el dinero no alcanza para la caución o fianza. El resultado es que los sospechosos pasan largos períodos - a veces, años - detenidos, esperando una audiencia que muchas veces termina con una absolución. En diciembre, casi 90.000 personas de las Filipinas aguardaban su enjuiciamiento. 

La guerra contra la droga que lleva adelante el presidente Duterte ha agravado el problema, ya que cada año deben sumarse decenas de miles de personas a la población carcelaria. El 71% de los detenidos está acusado de delitos vinculados a la droga.

El Lunes, la Corte Suprema estableció que, a causa de las preocupaciones por el coronavirus, los jueces debieran liberar urgentemente a los prisioneros cuya situación admita la libertad temporaria o anticipada. 

En tanto, más de mil trabajadores de la salud están infectados de coronavirus, y 26 de ellos han muerto a causa de a enfermedad, según informaciones del Ministerio de Salud. Los 1.062 miembros del personal sanitario representan el 16% del total de personas infectadas en el país, reveló la subsecretaria de Salud, Maria Rose Vergeire.  El el dato más alto de Asia, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) que observa que la tasa promedio de infección en la región es del 2-3%. Vergeire agregó que la mayor parte de los trabajadores de la salud infectados, 422, son médicos, seguidos por 386 enfermeros. Los demás son técnicos, radiólogos, asistentes de enfermería o personal administrativo de hospitales y clínicas. De los 26 muertos, 19 eran médicos. 

El departamento de Salud ha declarado que está trabajando en estrecho contacto con la OMS para averiguar si las estructuras sanitarias están siguiendo las directivas sobre el control de infecciones, para proteger a sus trabajadores. “Estamos dispuestos a brindar el apoyo necesario a quienes están en el frente de esta lucha contra el Covid-19”, reiteró Vergeire.

Por otro lado, esta semana, Duterte debiera decidir si extender o no el lockdown sobre la isla más poblada de Luzón, donde las medidas deberán extenderse, aligerarse o prolongarse después del 30 de abril.

Para responder a la crisis desatada por la epidemia, la Iglesia filipina ha organizado una serie de iniciativas caritativas. Una de ellas es la decisión de la arquidiócesis de Cebú, de abrir el centro que aloja al Congreso Eucarístico Nacional (IEC) a las personas que muestran síntomas de coronavirus y no pueden garantizar su aislamiento entre los cuatro muros de casa.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa: Pascua, no es el tiempo para la indiferencia, egoísmo, división, olvido
12/04/2020 16:46
Obispo de Legazpi: el Sínodo también debería escuchar a los presos
30/10/2021 09:55
Silsilah: un diálogo y una formación que también llegan a los detenidos de Zamboanga
10/07/2019 11:35
‘Esperanza’ y ‘amor’ en las cárceles hacinadas de Manila
27/10/2017 16:00
Iglesia filipina: las "cárceles son inhumanas", demasiados detenidos en las celdas y sin condena
22/10/2014