05/06/2015, 00.00
SRI LANKA
Enviar a un amigo

Los católicos están de luto por la muerte de la hermana Rita, la "Madre Teresa de Sri Lanka"

de Melani Manel Perera
Entrada de joven en las Hermanas de la Caridad, tuvo que abandonar los votos por problemas de salud. Después de casarse, fundó hace 30 años con su marido el "Marc Sri", institución católica que acoge a ancianos y niños necesitados.

Colombo (AsiaNews) - La comunidad católica entera en Sri Lanka, y en otros lugares, está de luto por la muerte de Rita Perera, más conocida como "la hermana Rita" o "la Madre Teresa de Sri Lanka", murió el pasado 27 de mayo a los 73 años. Una gran mujer, dice quien la ha conocido, "que vivió toda su vida en el amor al prójimo, llevando consuelo a cientos de personas pobres, enfermos y solitarios sin distinción alguna".

Rita Perera toma todavía joven los votos para unirse a las Hermanas de la Caridad, sirviendo como un maestro, pero en los años 60 se ve privada de los votos, debido a problemas de salud graves. La mujer tuvo que sufrir, de hecho, 15 operaciones quirúrgicas. Después de salir de la orden de 1 de diciembre de 1971 Rita se casó con Marcus Perera en Kalutara. Ella y su esposo fundaron la obra que ha continuado hasta nuestros días: el instituto "Marc Sri", que acoge por más de 30 años ancianos y niños necesitados.

Marcus murió el 5 de marzo de 1982, y desde ese día Rita se dedica aún más a su vocación de caridad. A pesar de que no tuvo hijos naturales, "Hermana Rita" fue madre a muchos necesitados que fueron recibidos por ella con amor y protección.

Dentro de la "Marc Sri", Rita Perera reunía y acogía muchos padres que han abandonado, asesinado o vendido a sus hijos poco después de nacer. También ayuda a las madres y los padres que no pueden hacer frente a la discapacidad de sus hijos y los abandonan. Muchos de ellos se entregan a Rita porque ella los cuida, como ha ocurrido en Dulanjali Ariyathilake.

Sor Deepa Fernando HF ha conocido personalmente la "hermana Rita" y le dice AsiaNews que "cuando estaba al frente del convento de la Sagrada Familia en Kalutara, el 'Marc Sri' Rita estaba muy cerca. Todavía recuerdo su voz suave y vibrante. Un día le pregunté si podía cuidar de un anciano, que vivía en frente de la escuela como un vagabundo, y ella aceptó sin la menor incertidumbre". "Todavía recuerdo - dice Sor Deepa - lo que eran las condiciones desagradables de aquel anciano, pero después de dos meses fuimos a visitar a la hermana Rita y vimos como él trabaja en el jardín de la casa y yo estaba muy feliz de ver a aquel hombre, que era muy débil, en fuerza".

La monja dice que envió a "muchas personas mayores solitarias al ‘Marc Sri’. Nunca olvidaré cómo la hermana Rita se hizo cargo de todos los que estaban descansando en sus refugios. Lo que yo entendí de su vida - dice la religiosa - es que toda su no consistía en otra cosa que no era su fe y su total dependencia de Dios Padre. Sin lugar a dudas podemos decir que la hermana Rita fue la Madre Teresa de Sri Lanka".

Mahinda Namal, activista Católica por los Derechos Humanos, dijo: "Ha sido un gran ejemplo para todos los que practican la caridad y para todos aquellos que dirigen los hogares para niños y ancianos en Sri Lanka. La Hermana Rita ha llevado adelante todas sus casas gracias a la generosidad de los benefactores locales y extranjeros. Nunca envió solicitudes de dinero o material para sus casas, pero vivió una vida de oración y fe en el Señor. Con las bendiciones de Dios, Rita también cumplió todas sus demandas".

Esta mujer, añade, "trataba a toda persona sin distinción. Ha siempre dicho que eran todos sus hijos (los niños) y sus hermanos (los adultos). Ahora sabemos sólo una cosa, que Rita se fue directo a las manos de Dios. Ahora siempre será una bendición para todos nosotros".

Los miembros de las 11 casas que componen el Marc Sri no fallan "en soportar el dolor de la muerte de nuestra querida Amma (madre). No podemos olvidar su amor. La Hermana Rita nunca ha alardeado de nada, nunca hablaba tonterías. Nunca dijo que algo era imposible, pero hizo todos los sacrificios por el bien de sus hijos. Por todo esto, ella es nuestra Madre Teresa de Sri Lanka".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Sor Shahnaz: 'Mis últimos días en Kabul, ocupada por los talibanes’
27/08/2021 12:02
Seminaristas de Saigón: con los últimos, inspirados por la Evangelii Gaudium
28/07/2018 14:36
Misioneras de la caridad: los pobres son nuestros benefactores, gracias a ellos podemos servir a Jesús
27/05/2015
Vaticano: asistir al anciano para que pueda seguir ‘dando’
09/02/2021 14:24
Jharkhand, nueva embestida contra las ONG cristianas. Obispo de Ranchi: es un ataque a la Iglesia
31/05/2019 14:55


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”