16/08/2017, 15.31
TURQUIA - IRAN
Enviar a un amigo

Los kurdos y el ISIS, temas centrales de la histórica visita del general iraní Bagheri a Turquía

Para la agencia oficial iraní, es un encuentro “sin precedentes”. Los medios turcos se refieren al mismo como “piedra angular” en las relaciones entre Teherán y Ankara. El oficial de alto rango de los Guardianes de la Revolución se reunirá con el presidente Erdogan y con el ministro de Defensa. Analistas y expertos: a pesar de las derrotas militares, el Estado islámico conforma actualmente una amenaza para el futuro de Siria e Irak. 

Ankara (AsiaNews) – Un encuentro “sin precedentes” orientado a atenuar las diferencias en torno a Siria y a coordinar las políticas en Irak, nación que aún es víctima de conflictos y violencia a pesar de las recientes derrotas sufridas por el Estado islámico (EI, ex ISIS) y de su consecuente pérdida de territorio. Es una visita histórica a Ankara la que está efectuando el general iraní  Mohammad Hossein Bagheri, alto oficial de los Guardianes de la Revolución, para reunirse con el presidente  Recep Tayyip Erdogan y con su ministro de Defensa Nurettin Canikli.

La visita oficial tendrá una duración de tres días y se iniciará con un encuentro cara a cara con el homólogo turco Hulusi Akar. Los periódicos oficiales y simpatizantes del gobierno han dado amplia cobertura al evento. El Turkish Daily Sabah, citando fuentes diplomáticas de Ankara, define a estas reuniones como una “piedra angular” en las relaciones entre Irán y Turquía. Éstas se han vuelto posibles gracias a la “voluntad común” de hallar acuerdos para resolver las añosas crisis en Irak y en Siria.

Incluso la agencia oficial iraní Irna ha subrayado la importancia de la visita, al referirse a ésta como un evento “sin precedentes” en la historia de las relaciones bilaterales entre los dos países. Antes de su partida, el general Bagheri se refirió a éste como un viaje “necesario” para “mejores consultas y cooperación” sobre diversas cuestiones “militares y regionales”. Los temas centrales a tratar son la seguridad de las fronteras y la lucha contra el terrorismo.

En el pasado reciente, las relaciones entre Turquía -una nación cuya población es mayormente sunita y laica- e Irán -principal potencia chiita de la región- han estado marcadas por la tensión. El mismo presidente Erdogan supo acusar a Teherán de “nacionalismo persa” a la hora de definir la influencia iraní en el área y, particularmente, en Irak.  

Turquía e Irán se alinean en frentes opuestos en el marco del conflicto sirio, con Ankara durante largo tiempo cercana a los grupos militantes que se oponen a Assad –y según ciertas voces, incluso a los grupos yihadistas- y Teherán contándose entre los más estrechos aliados del gobierno de Damasco. En los últimos meses, sin embargo, se vino a conformar un eje Irán-Turquía-Rusia, que ha contribuido a resolver algunas áreas de crisis (sobre todo, Alepo) y a favorecer el diálogo para contener una escalada de violencia.  A este propósito, han sido fundamentales los coloquios de Astaná, desarrollados en forma paralela a las cumbres de la ONU en Ginebra.  

Archivada ya la retórica contra el presidente sirio Bashar al-Assad, de quien se pedía la expulsión, ahora Ankara parece concentrada en la cuestión kurda y en la presencia de las Unidades de Protección Popular (YPG, las milicias kurdas) emplazadas a lo largo de la frontera con Siria. Las YPG, a pesar de ser aliadas de los Estados Unidos, son consideradas como grupo terrorista por parte de los turcos además de ser vistas como la rama siria del Partido Kurdo de los Trabajadores (PKK), que en Turquía es ilegal y que por décadas ha protagonizado una insurrección armada con miras a la independencia.

Turquía e Irán tienen una considerable representación kurda dentro de sus fronteras y ambas naciones se oponen férreamente a la idea del surgimiento –a través de un referéndum – de una entidad autónoma kurda en el límite con Irak.  

En tanto, analistas y expertos confirman que el Estado islámico, a pesar de las derrotas militares que ha sufrido, aún representa una amenaza consistente tanto en Siria como en Irak. Mohammad-Mahmoud Ould Mohamedou, profesor de Historia internacional en el Graduate Institute de Ginebra, subraya que el grupo yihadista “es la ilustración violenta, amplia y compleja de la distrofia que impera en Irak”. Divisiones políticas, religiosas y étnicas -agrega Mathieu Guidere, experto en la temática de la Yihad- podrían infundir nuevo vigor a los hombres del “Califato”. Simultáneamente, en Siria el panorama aún sigue siendo más que complicado, y la lucha trasciende la amenaza que supone el ISIS; en el país árabe, la reconstrucción de las infraestructuras y la búsqueda de una estabilidad serán un desafío de mayor gravedad aún.   Para el EI –confirma Guidere- las palabras que rigen la orden del día son reorganización y re-despliegue”. (DS)

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Sacerdote iraquí: la ‘derrota militar’ de Isis no cancela la amenaza yihadista
03/11/2017 14:18
El Estado islámico amenaza con atacar Irán y a su guía supremo Khamenei
28/03/2017 10:36
El premier iraquí anuncia el fin de la guerra contra el ISIS. Pero permanece la ideología yihadista
11/12/2017 10:20
El ejército iraquí expulsa al ISIS de Tal Afar. Preocupa la suerte que puedan correr los civiles
28/08/2017 11:23


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”