29/01/2016, 13.03
CAMBOYA
Enviar a un amigo

Misionero PIME: Mons. Destombes "mártir blanco" de la Iglesia camboyana

Para el p. Mario Ghezzi desapareció "un santo", una figura "del cual nuestra Iglesia está en necesidad desesperada". El vicario emérito "dio su vida" para el país, la reconstrucción de la comunidad cristiana, a partir "de la calle". Para los sacerdotes y misioneros, "fue un padre", un "verdadero pastor, pero simple" y albergado una "pasión por la misión".

Phnom Penh (AsiaNews) - "El mártir blanco de la iglesia en Camboya, murió y resucitó con el país y su gente. Murió cuando Pol Pot y los jemeres rojos han hecho su entrada en Phnom Penh en 1975, expulsándolo; y renace cuando, de nuevo en la capital, fue capaz de celebrar una misa solemne ante miles de personas". Así el p. Mario Ghezzi, un sacerdote del Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras (PIME), usando "las palabras de un joven camboyano" describe a Mons. Emile Destombes, vicario apostólico desde 2001 hasta 2010, quien murió ayer a la edad de 80 años. Entre los católicos (en la foto, un momento de la vigilia) hay un gran dolor por la muerte del sacerdote y obispo del "renacimiento" de la presencia cristiana en el país. "Ayer, al reflexionar sobre su vida y la muerte - añade el misionero de origen italiano, en Camboya durante 15 años - Pensé que murió un santo, una figura de la que nuestra Iglesia está en necesidad desesperada".

El comienzo de la misión del p. Ghezzi en Camboya, en 2000, ha anticipado un poco la designación como vicario apostólico de Phnom Penh para Mons. Emile Destombes, el pionero de la misión en el país después de la devastación social, económica y religiosa dada por los sangrientos revolucionarios maoístas. "Él dio su vida - dice el misionero del PIME - para la evangelización en Camboya. Él era un hombre sencillo, humilde, un testigo del Evangelio, que quería una Iglesia sencilla por la sencillez".

Primer sacerdote extranjero en regresar al país después de los estragos de los jemeres rojos, que se hizo cargo de la misión, caminando por las calles de Phnom Penh, con la esperanza de conocer a algunos cristianos. "Él empezó así - recuerde p. Ghezzi – en la calle, reuniendo a los pocos cristianos que se ha encontrado para celebrar juntos la primera Eucaristía".

"Fue mi primer obispo - subraya el misionero italiano - y mi recuerdo es la de un padre, él mostraba una paternidad real en el sacerdocio, un rostro humano, además de ser profundamente bueno y dócil. Tal vez por estas propiedades, que se combinan con el estado de ánimo del país, era muy popular entre los camboyanos. Y entonces era flexible y sabía adaptarse, a pesar del origen francés".

Mons. Destombes era un pastor "verdadero, pero simple que no le gustaban las estructuras, las reuniones numerosas, sino que él prefería relacionarse individualmente y con las comunidades individuales y, mirando a todo el mundo a los ojos". Él "buscó el encuentro con sencillez", añade el misionero del PIME, quien en el pasado a menudo ha tenido ocasión de almorzar con él en la vicaría. "A él le encantaba contar de su vida - continúa - su regreso a Camboya ... su mayor deseo era ver una Iglesia unida, un Evangelio que había echado raíces en los corazones de la gente, una Iglesia testimonio. La comunidad católica aquí partió de cero y lo hizo con él".

"Su legado - dijo el Padre Ghezzi - es la capacidad de adaptarse a la mentalidad camboyana, aunque todavía muy francés. Y, sin embargo, su docilidad, su espíritu la dependencia, la providencia, Él era un hombre que sabía o quería programar, y ​​esto le ayudó especialmente en los primeros años, en la fase de reconstrucción de la Iglesia".

El encuentro dramático con el Jemer Rojo siempre se ha mantenido viva en la memoria del obispo, que había descendido a la calle para saludarlos cuando hicieron su entrada en Phnom Penh. Los revolucionarios maoístas, dice el P. Ghezzi citando las palabras de Mons. Destombes, "no le dejaron tiempo para tomar su pasaporte, llevándolo a la embajada de Francia, donde, durante tres semanas, junto con otras 3.000 personas no sabía si saldría vivo o muerto por esas puertas".

Por último, cuenta la relación de amistad y respeto crecido con el tiempo con los misioneros. "Siempre fue muy amable con nosotros - concluye el sacerdote del PIME - subrayó varias veces que entre el MEP y el PIME había una relación... ¡de. primos! Una verdadera pasión por la misión, que todo el mundo reconoce. Él era un hombre de gran empatía, que acogía con los brazos abiertos".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Mons. Destombes, un pastor que rezaba con el Evangelio en lengua khmer y que amaba al pueblo camboyano
02/02/2016 12:01
La Iglesia llora a Mons. Destombes, pionero de la misión luego de la ruina de Pol Pot
29/01/2016 11:49
Falleció Mons. Yves Ramousse, el obispo francés expulsado por Khmer Rouge
27/02/2021 12:45
Misionero Pime en Camboya: fe, esperanza y caridad experiencia concreta en un hostal para jóvenes
21/05/2015
Vicario de Phnom Penh: el Pime esté “en el corazón de la Iglesia, signo de la ternura de Dios”
07/12/2015


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”