09/10/2021, 12.34
RUSIA-UE
Enviar a un amigo

Moscú chantajea a Europa con el gas

de Vladimir Rozanskij

Subida de precios récord en el Viejo Continente por el aumento de la demanda y la escasez de reservas. Putin pretende que el aumento de los volúmenes pase por el nuevo gasoducto ruso-alemán Nord Stream-2. El Kremlin quiere someter a la UE con sus propias condiciones y cortar la ruta ucraniana.

Moscú (AsiaNews) - La subida récord del precio del gas en Europa, que equivale a casi 200 dólares por barril de petróleo, ha dado a Rusia y su gigante Gazprom un arma extraordinaria de presión sobre los socios occidentales. Putin ya ha tranquilizado a los mercados ofreciendo aumentos en el suministro de gas ruso, pero eso tendrá un costo en la redefinición del mercado energético a favor de Rusia, comenzando con el tan discutido gasoducto Nord Stream-2.

Según el especialista Nikolaj Podlevskikh, entrevistado por Rbk, “los que invitan a mirar la totalidad de los factores que han provocado esta crisis tienen razón, como el aumento de la demanda en América Latina, el sudeste asiático y obviamente China. Eso ha llevado a una crisis de pánico generalizada que ha empobrecido los depósitos europeos en un 15% y a especulaciones que se volcaron al mercado energético”. Podlevskikh explica que Gazprom es sin duda uno de los actores más interesados ​​en la vertiginosa subida: "Pero Rusia no ha faltado a sus compromisos contractuales en el sector y no se le puede atribuir la causa de la crisis".

Existe el grave peligro de que Europa se vea obligada a sufrir el frío el próximo invierno, debido, entre otras cosas, al cambio climático. Rusia elevará su participación en los contratos existentes con los socios europeos al 108-112%, lo que aumentará su poder de negociación. La canciller alemana Angela Merkel, que fue la principal defensora del Nord Stream-2, ha propuesto un plan para terminar con la dependencia del gas ruso para 2045. Si bien es cierto que aumenta y diversifica la producción a partir de fuentes alternativas, el plan parece poco realista.

Otro especialista ruso, Mikhail Krutikhin, en una entrevista con Currentime.tv habló sobre la "huelga blanca" (que en ruso se llama "huelga italiana") implementada por la propia Gazprom para mantener el control de la producción y el comercio con los socios extranjeros, limitándose a cumplir estrictamente las condiciones contractuales. En su opinión, se trata de una forma de chantaje "hasta que se acepten los nuevos volúmenes de gas del Nord Stream-2, a pesar de que existen alternativas más sencillas como la ruta ucraniana. Esa opción se utilizaría de inmediato si Rusia realmente estuviera interesada en salvar a Europa del congelamiento”. En efecto, la ruta del Báltico no aumentaría los volúmenes sino que simplemente los desviaría.

Como explica Krutikhin, Gazprom tendría todo el interés en aumentar los contratos utilizando las rutas que ya están funcionando, pero el gigante energético ruso "no es solo una empresa comercial, es más correcto llamarlo una herramienta política del Kremlin, que puede renunciar a enormes beneficios solo para obligar a los europeos a someterse a las condiciones de Rusia, dejando fuera a Ucrania”. El experto considera que en realidad las reservas de gas en Europa no se encuentran en condiciones tan trágicas como las presentan y el pánico solo sirve para hacerle el juego a los especuladores y a las estrategias políticas.

Los ucranianos intentan convencer a los europeos de que no se sometan al chantaje de los rusos, garantizando la viabilidad del suministro de gas a través de su territorio. Como afirmó en Bruselas el jefe de los "operadores energéticos ucranianos", Sergej Makogon, cuando habló en la sesión de la OTAN dedicada a la seguridad energética, "los objetivos fundamentales del agresor ruso son debilitar la seguridad de Ucrania y crear un cisma dentro de la Unión Europea”. Los ucranianos consideran que Putin quiere que se anulen todos los acuerdos internacionales, según los cuales todo el gas asiático que llega a Europa debe pasar por Ucrania después de 2024.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha optado por la línea de la prudencia, afirmando que “será necesario evaluar la situación prestando mucha atención a todos los factores; debemos prepararnos para un debate en profundidad sobre este tema, junto con todos los europeos, para tener un cuadro completo de la situación”. Esperemos que el invierno no llegue demasiado pronto.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Crimea: Moscú y Kiev se enfrentan por el gas y el agua
09/09/2021 11:24
"Demasiados obstáculos", Moscú renuncia al South Stream
02/12/2014
Nada de arancelar el queso parmesano: Japón y la UE firman un acuerdo de libre comercio
17/07/2018 10:28
Beijing se hace cargo de las centrales hidroeléctricas rusas
14/09/2021 10:54
Corte suprema de Moscú: Los Testigos de Jehová están fuera de la ley
21/04/2017 12:09