07/10/2022, 11.50
VIETNAM
Enviar a un amigo

Murió en el exilio el padre Nguyen Huyen Duc, el abad que defendió el monasterio de Thien An

Monje benedictino, falleció a los 50 años en un hospital de Alemania debido a un cáncer que los médicos sospechan fue causado por envenenamiento. Durante años su comunidad ha sido objeto de violencia debido a una disputa sobre las tierras que rodean el monasterio, de las que se habían apoderado las autoridades locales. Ya gravemente enfermo, intentó regresar a Vietnam en 2019, pero fue rechazado en el aeropuerto de Hanoi.

 

Milán (AsiaNews) - El ex abad de un monasterio benedictino en el centro de Vietnam murió en el exilio en Alemania tras una larga batalla contra un cáncer que los médicos sospechan qu pudo haber sido causado por envenenamiento. El padre Antonio de Padua Nguyen Huyen Duc, de 50 años, falleció el 4 de octubre en el hospital alemán donde recibía tratamiento desde 2017.

La muerte fue anunciada por el P. Luis Gonzaga Dang Hung Tan, abad del monasterio de Thien An en la provincia de Thua Thien Hue, que el padre Nguyen Huyen Duc había dirigido desde 2014 hasta 2017. El monasterio de Thien An ha sido desde hace años objeto de una disputa con las autoridades por las tierras que lo rodean, propiedad de la comunidad benedictina desde la década de 1940. Fundado el 10 de junio de 1940 por misioneros franceses, el monasterio suele ser objeto de ataques de matones contratados por las autoridades locales para asustar a los católicos y convencerlos de que abandonen la zona. A eso se suman los allanamientos de la policía que, en varias ocasiones irrumpieron y amenazaron con ocuparlo.

Cuando todavía estaba en Vietnam, el p. Nguyen Huyen Duc condenó a menudo estos ataques violentos. “Queremos buscar justicia de manera pacífica para proteger los bienes jurídicos de la Iglesia hasta nuestro último aliento”, declaró en 2017.

En una carta a los monjes benedictinos para explicar sus problemas de salud -recuerda la agencia UcaNews- el p. Nguyen Huyen Duc cuenta que sufrió terribles dolores y perdió el cabello después de beber café y té que le ofrecieron dos visitantes durante el Tet, la celebración del Año Nuevo Lunar en 2016. Viajó a Alemania para recibir tratamiento y los médicos le diagnosticaron cáncer de pulmón en etapa terminal. Al mismo tiempo, expresaron la sospecha de que pudo haber sido envenenado.

En septiembre de 2019, a pesar de que su estado de salud se había agravado, quiso regresar a Vietnam. Pero cuando llegó a Hanoi los agentes de seguridad le ordenaron que abandonara el país "por su propia seguridad y en interés del monasterio". Pocas semanas antes el Comité Popular de la provincia de Thua Thien Hue había escrito a los superiores de los benedictinos en Vietnam para pedirles que no volvieran a nombrar al p. Duc como superior del monasterio de Thien An y no le asignaran ningún ministerio en la provincia. Dung acusó al monje de talar pinos en los bosques e invadir tierras públicas controladas por el gobierno, incitando al odio en el país.

Cuando fue fundado en 1940, el monasterio de Thien An contaba con 107 hectáreas de terreno. Después de 1975 el gobierno comunista se apoderó inmediatamente de 57 hectáreas de tierra del monasterio y las asignó a una empresa forestal. En 2000, también se confiscaron casi todos los terrenos restantes, asignándolos a una empresa turística. A los benedictinos solo les quedan 6 hectáreas, donde se encuentra el monasterio.

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Condenaron a 14 años de cárcel al bloguero Hoang Duc Binh
06/02/2018 16:28
‘Los jóvenes vietnamitas se sienten atraídos por la vida monástica’
22/01/2020 14:13
Monjes de Thiên An Huế amenazados y humillados por el Comité del pueblo. Secuestrada la ‘Colina de la Cruz’
17/08/2020 12:33
En Thiên An, ocupan terrenos de un monasterio y los venden a “capitalistas rojos”
07/11/2018 14:16
Abatieron la cruz del monasterio de Thiên An; monjes y fieles fueron agredidos
30/06/2017 15:22


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”