07/12/2021, 10.08
KAZAJISTÁN
Enviar a un amigo

Nursultán, activistas salen a las calles por los derechos de los discapacitados

de Vladimir Rozanskij

Solicitan a la Unión Europea que intervenga, aplicado sanciones. Los subsidios para los discapacitados son demasiado bajos, apenas unos 25 euros al mes. Experto: las ayudas del Estado no alcanzan, es necesario trabajar en la inclusión civil, fomentando las oportunidades de trabajo para los discapacitados.

Moscú (AsiaNews) - Quieren que la Unión Europea adopte sanciones contra los funcionarios públicos de Kazajistán, a los que acusan de pisotear los derechos de los discapacitados. Esta es la petición de un grupo de activistas que se manifestaron en la capital kazaja, Nursultán. La protesta tuvo lugar frente a la oficina de representación de la UE, según informó Radio Azattyk.

Numerosas personas con capacidades reducidas, no solo de Nursultán, sino también de Kokšetau, Ust-Kamenogorsk y Ščučinsk, se sumaron a la marcha del 3 de diciembre, Día Internacional de los Discapacitados. Las protestas confirman que Kazajistán no respeta sus derechos, a pesar de haber ratificado la Convención de la ONU en la materia.

En su declaración, los manifestantes afirman que "se están violando nuestros derechos fundamentales... por eso exigimos sanciones contra el ministro de Bienestar Social Šapenkov, el ministro del Interior Turgumbaev, el jefe de servicios (KNB) Masimov y el akym (alcalde) de la capital, Kulginov". Acusan a estos altos funcionarios de dar órdenes de perseguir a los discapacitados, mediante formas de represión para "infundir miedo" e impedirles defender sus derechos. 

Según los manifestantes, incluso antes del evento hubo intentos de presión psicológica. Uno de los discapacitados presentes, Ermek Bekišev, dijo: "por mi grado de discapacidad, solo me muevo en automóvil. Cuando llegué aquí, frente al patio de ingreso, algunas personas me obstruyeron el paso y lanzaron frases amenazantes como '¡Quédate en casa!, ¿a dónde quieres ir?

Los presentes intentaron entregar a los diplomáticos de la UE un llamamiento firmado por decenas de personas, pero los guardias bloquearon el acceso al edificio. Sólo más tarde se permitió que uno de los representantes depositara la petición en mesa de entradas. En los días previos, miles de personas habían firmado otra petición, en la que pedían al gobierno que duplicara el subsidio para las personas con capacidades reducidas con el lema "¡no vivimos, pero existimos!".

El texto de la petición explica que "en Kazajistán residen 19 millones de personas, de las cuales sólo 700.000 han obtenido el reconocimiento de su discapacidad. No viven, sino que existen en condiciones de miseria. Los subsidios que recibimos se agotan con los gastos de cuidado y el alquiler de la vivienda". Según el documento, los inválidos kazajos consideran injusto que las ayudas sean tan reducidas: muchos de ellos han trabajado y contribuido al bien de la sociedad. "Cuando quedamos incapacitados para trabajar", afirma la petición, “somos arrojados por la borda, con gran desprecio del gobierno".

El llamamiento se difundió por iniciativa de Ranita Žumaševa, de 47 años, inválida de tercer grado que vive en el pueblo de Šusk, en la región de Žambil. Publicó el texto el 17 de noviembre en el sitio web Egov.press. Ranita ya se había dirigido en varias ocasiones al presidente de Kazajistán para pedir que las autoridades prestaran más atención a las condiciones de los discapacitados y anunciando acciones de protesta y huelgas de hambre. Ahora optó por dirigirse directamente a todos los ciudadanos de Kazajistán, difundiendo un mensaje a través de las redes sociales: "No sé si podré reunirme con ustedes el próximo invierno, así que quiero decirles que nadie resolverá nuestros problemas mientras permanezcamos en silencio. No se queden de brazos cruzados, escriban y graben vídeos para hacer llamamientos al presidente".

Žumaševa perdió la audición a causa de una enfermedad, lo que le ocasionó otros inconvenientes. Su peso normal es de 60 kg pero perdió más de la mitad. Tiene un hijo a su cargo y no cuenta con una vivienda propia. El subsidio estatal que recibe es de 36.000 tenges al mes (unos 25 euros). Hasta ahora, ningún organismo estatal ha respondido a sus llamamientos; el único apoyo "desde arriba" ha venido del diputado municipal de Almaty, Ljazzat Kaltaeva, presidente de la asociación de mujeres discapacitadas "Šyrak". El parlamentario advirtió que "en ningún país se puede conseguir realmente la igualdad de oportunidades sólo aumentando las subvenciones". En su opinión, hay que aumentar el potencial de las personas con discapacidad y darles la oportunidad de trabajar y ganar un salario decente en condiciones de verdadera igualdad.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Universidades kazajas inaccesibles: los estudiantes están atrapados en Kabul
24/08/2021 10:12
Moscú, Nursultán y las criptomonedas
24/01/2022 11:00
Nursultán, se multiplican los conflictos interétnicos
24/11/2021 10:35
Amistad y rencores entre Moscú y Nursultán
11/11/2021 10:13
Putin y los kazajos coinciden en la ecología, pero se enfrentan por los tigres
07/10/2021 11:04


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”