27/05/2014, 00.00
VATICANO -TIERRA SANTA
Enviar a un amigo

Papa Francisco en Tierra Santa: la "política" de la oración

de Bernardo Cervellera
La invitación del pontífice de hospedar a los líderes israelí y palestino en el vaticano es un primer signo de "suceso" del viaje a Tierra Santa. El encuentro que se realizará que se realizará quizás en junio, será un encuentro "de oración". El Papa Francisco cree en la fuerza de la invocación: para abatir muros, para enfrentar la venida de la justicia, para hacer real el "sueño" de dos Estados seguros y amigos. La unidad de los cristianos- realizada con la oración y el donarse de sí mismo- da esperanza al mundo. Por esto el centro de viaje no fue la política, sino el varazo entre Francisco y Bartolomé.

Roma (AsiaNews)- El Papa Francisco ya volvió de su viaje a Tierra Santa, pero las imágenes y los gestos hechos por él son semillas que podrán dar fruto en el tiempo. Ya la invitación que Francisco hizo a Shimon Peres y a Mahamoud Abbas, de hospedarlos "en su casa" en el Vaticano para un encuentro de oración por la paz entre Israel y Palestina es una piedra miliar en esta peregrinación. Y el hecho que el presidente israelí y su homólogo de la Autoridad palestina, hayan aceptado sugiere ya una gota de suceso inesperado para este viaje. 

Los expertos de política podrían reírse por esta invitación: ¿la oración por la paz entre Israel y Palestina? ¿Después de tantas oraciones del pasado? ¿Y después de tantos fallidos diálogos políticos, queridos por tantas personalidades mucho más potentes de Francisco, los varios Clinton, Bush, Obama? ¿Sobre cuál base racional se puee esperar en el reinicio del diálogo mientras cada día en los territorios ocupados y en Jerusalén este, y mientras ningún palestino amaga el volver a garantizar la seguridad en Israel?

El Papa dijo que la idea de los 2 estados, Israel y palestina, no debe permanecercomo un sueño, sino convertirse en una realidad. Pero entre muchos se preguntan si no es realmente la esperanza de paz el ser el sueño vano e imposible y que ya es necesario contentarse sólo de breves treguas y de temporáneos ceses del fuego antes que el incendio de la guerra inicie en la región, ya tan incendiada.

En concreto, el valor "político" de la oración aparece realmente mínimo.

Sin embargo dos imágenes de las tantas, se imprimen en el corazón y en la mente: la caricia y la oración del Papa Francisco ha hecho tocando dos muros: el de las "lamentaciones" (el muro occidental del templo) y el que divide belén de Jerusalén, el llamado "muro de la vergüenza". El Pontífice se acercó al primero y después de haberlo acariciado en silencio, puso la oración del Padre Nuestro entre las fisuras de las antiguas piedras, cerca del corazón del Santo de los santos. También en Belén sucedió lo mismo: con un gesto improvisado y fuera de programa, el Papa se acercó a la barrera cercana a la tumba de Raquel y acarició aquel muro que provoca tantas divisiones, muertos y humillaciones entre palestinos e israelíes. En mabos casos, la mano que acariciaba esperaba la venida del Mesías, el Único que puede tarer la paz. Al mismo tiempo aquella mano empujaba para que esta venida se apurase. El valor "político" de la oración está todo aquí: en el dejar a Dios el espacio para obrar y en el ser realmente involucrados con cuanto se pregunta. De tal modo, el hombre que pide se convierte en el primer signo que la invocación se está realizando, partiendo del propio corazón.

Está aquí la fuerza de la invitación del papa a los dos presidentes, de recibirlos en "su casa": ofrecer la propia casa significa poner a disposición a sí mismo, el propio tiempo, la propia vida para generar en el otro la misma disponibilidad. Todo esto es un juicio sobre el modo en el cual fueron conducidos los diálogos "políticos" entre Israel y Palestina hasta ahora: diciendo a palabras una cosa y haciendo otra por las espaldas, consumando la confianza recíproca, hasta llegar a la parálisis y a la gangrena de nuestros días.

La ración del Papa- y lo repitió en muchos discursos-dice que la paz es posible a condición de involucrarse en modo completo, de jugarse la vida y no sólo el proyecto político finalizado hacia la propia victoria. Sólo con esta condición la parálisis y la gangrena- a la cual parece destinada ya toda la política internacional-podrán curarse: reconociendo que el Dios de todos-musulmanes, hebreos y cristianos- vendrá e implicándose en el apresurar su venida.

En este trabajo es fundamental la unión de los cristianos. El centro de esta peregrinación fue el abrazo entre Francisco y Bartolomé, entre la Iglesia de Oriente y la de Occidente. Aquí también hay tantos "muros" puestos por aquella o aquella otra confesión, primera entre todas la Iglesia ortodoxa rusa. Alguien podría decir que el encuentro en el Santo Sepulcro entre los sucesores de Pedro y Andrés hayan sido un intermedio espiritual entre tantos gestos "políticos". En realidad en el sepulcro sucedió el desplazamiento, la caída del primeo y más importante muro, el de la muerte. Como lo declaró Bartolomé, el amor aleja todo temor y los cristianos que se aman se vuelven "un ejemplo para el mundo entero". Le hizo eco el Papa Francisco: "¡No nos dejemos robar el fundamento de nuestra esperanza!"."¡No privemos al mundo del alegre anuncio de la Resurrección!"

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El padre Pierbattista Pizzaballa administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén
24/06/2016 13:32
En enero de 2018 hubo un boom ‘extraordinario’ de peregrinaciones a Tierra Santa
05/02/2018 13:21
Jerusalén, Semana de la Unidad: los cristianos, ‘satélites alrededor del único sol, que es Cristo’
22/01/2018 13:45
Los 800 años de la custodia de Tierra Santa: una ‘semilla germinada’ por la intuición de San Francisco
03/11/2017 15:08
Jerusalén, líderes cristianos acusan a Israel de “debilitar la presencia cristiana’
05/09/2017 16:58


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”