04/12/2022, 13.17
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: Juan el Bautista, un hombre austero y radical, alérgico a la ‘hipocresía y la duplicidad’

Al referirse a la figura del santo, Francisco dijo que la hipocresía es "el peligro más grave", que arruina "hasta las realidades más sagradas". Anticipándose a la fiesta de la Inmaculada Concepción, encomendó a María "la oración por la paz, especialmente por el pueblo ucraniano martirizado". En su mensaje con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad celebrado ayer, definió el magisterio de la fragilidad como "un carisma".

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) - Juan el Bautista está presente en el Evangelio del segundo domingo de Adviento. Es un hombre "austero y radical" que a primera vista "puede infundir miedo": él vestía ropa "de pelo de camello" y se alimentaba de "langostas y miel silvestre", e invitaba "a todos a la conversión porque el reino de los cielos está cerca". El Papa Francisco subrayó esto hoy en el Ángelus, inspirándose en la figura del santo para atacar con extrema dureza "la hipocresía y la duplicidad" y recordó que el Adviento es un "tiempo de gracia" útil para "quitarse las máscaras". A continuación saludó a los peregrinos y fieles presentes en la Plaza de San Pedro, procedentes de España, Polonia y las distintas comunidades de Italia, y recordó que próximamente se celebrará la solemnidad de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre. Al pedir la intercesión de María, subrayó, "le confiamos nuestra oración por la paz, especialmente por el pueblo ucraniano martirizado".

Antes de rezar la oración a María, el Papa Francisco explicó que El Bautista "más que un hombre duro, es un hombre alérgico a la duplicidad", tanto que mostró una "reacción alérgica" muy fuerte cuando se le acercaron los "fariseos y saduceos, conocidos por su hipocresía". Muchos se acercaban a él por "curiosidad u oportunismo", porque Juan "se había vuelto muy popular". Y en medio de "la duplicidad y la presunción" no "aprovecharon la oportunidad de la gracia". El Papa Francisco advirtió que el grito de Juan es como el de un padre "que ve a su hijo arruinarse y le dice: '¡No desperdicies tu vida!'" porque "la hipocresía es el mayor peligro" y puede "arruinar hasta las realidades más sagradas". Para recibir a Dios, "lo que importa no es la destreza, la capacidad, sino la humildad": bajar "del pedestal" para sumergirse "en el agua del arrepentimiento".

Las "reacciones alérgicas" del santo, advierte Francisco, también nos hacen reflexionar a nosotros, que a veces "miramos a los demás desde arriba" y pensamos "que no necesitamos a Dios todos los días". El único momento en el que está permitido mirar a los demás desde arriba es cuando "ayudamos a los demás a ponerse de pie", dijo el Papa, hablando de manera espontánea. El Adviento "es un tiempo de gracia para quitarnos las máscaras y colocarnos en la fila de los humildes; para liberarnos de la presunción de creernos autosuficientes, para ir a confesar nuestros pecados y recibir el perdón de Dios, para pedir perdón a los que hemos ofendido. Así comienza una nueva vida" en el camino "de la humildad". Y también nos recuerda que "con Jesús siempre tenemos la posibilidad de volver a empezar. ¡Siempre!" y nos insta a seguir caminando "por la senda de la humildad".

Por último, el Papa difundió ayer un mensaje con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad que se celebra el 3 de diciembre. En el texto subraya que "el magisterio de la fragilidad es un carisma" que "enriquece a la Iglesia". "Su presencia -continúa el documento- puede ayudar a transformar las realidades en las que vivimos, haciéndolas más humanas y acogedoras. Sin vulnerabilidad, sin límites, sin obstáculos que superar, no habría verdadera humanidad. Por eso me alegra que el camino sinodal esté siendo una ocasión propicia para que también se escuche finalmente vuestra voz, y que el eco de esa participación haya llegado al documento preparatorio para la etapa continental del Sínodo". Dirigiéndose a las mujeres y a los hombres con discapacidad que "viven en una situación de guerra", el Papa concluyó afirmando que el magisterio de la fragilidad hará a nuestras sociedades “más humanas y fraternas, induciendo a cada uno de nosotros a comprender que la felicidad es un pan que no se come a solas".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Papa a las víctimas del terremoto: “Apenas sea posible también yo espero ir a visitarlos”
28/08/2016 13:40
Papa: 'dolor' por la destrucción de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Myanmar
22/01/2023 16:21
En el Ángelus, el Papa expresó su preocupación por la población del Cáucaso Sur
18/12/2022 14:22
Papa: la Jornada Mundial de las Misiones, para 'volver a despertar' el anuncio del Evangelio
23/10/2022 14:03
Angelus: Llamamiento del Papa a Putin y Zelensky para que pongan fin a la 'terrible' guerra de Ucrania
02/10/2022 14:26


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”