07/07/2018, 22.11
VATICANO-ORIENTE MEDIO
Enviar a un amigo

Papa: Oriente Medio, para la paz se necesita una voluntad de diálogo, no treguas garantizadas por muros

Francesco como conclusión del coloquio a puertas cerradas con los líderes de las diversas realidades cristianas  dijo que “la guerra es hija del poder y de la pobreza. Se la derrota renunciando a las lógicas de supremacía y erradicando la miseria”. Muchos de los conflictos fueron fomentados también por formas de fundamentalismo y de fanatismo. Iguales derechos para todos los ciudadanos, cualquiera sea su credo.

Bari (AsiaNews)- En Oriente Medio “no serán las treguas garantizadas por muros y pruebas de fuerza las que traerán la paz, sino la real voluntad de escucha y el diálogo”, porque “la guerra es hija del poder y de la pobreza. Se la derrota renunciando a las lógicas de supremacía y erradicando la miseria”. Es con un pedido a renunciar a la violencia y al egoísmo como se concluyó la jornada que ha visto a las Iglesias y Comunidades cristianas juntas en Bari para rezar por la paz en Oriente Medio.

En la entrada de la basílica de S. Nicolás, en Bari (en la Foto), el Papa Francisco como conclusión del coloquio a puertas cerradas con los líderes de las diversas realidades cristianas presentes en la región, afirmó que la paz no tiene alternativas, siempre y cuando “el arte del encuentro prevalezca sobre las estrategias del enfrentamiento”. “Para hacer esto es esencial que quien tiene el poder se ponga decidida y sin más dilaciones al servicio verdadero de la paz y no al de los propios intereses. ¡Basta del beneficio de unos pocos a costa de la piel de muchos! ¡Basta de las ocupaciones de las tierras que desgarran a los pueblos! ¡Basta con el prevalecer de las verdades parciales a costa de las esperanzas de la gente! ¡Basta de usar a Oriente Medio para obtener beneficios ajenos a Oriente Medio!”.

En las palabras del Papa, luego, está el eco de cuánto los líderes cristianos se dijeron los líderes cristianos. Existe por lo tanto el fanatismo religioso y está aquel pedido de afirmar la igualdad entre los ciudadanos, independientemente de la raza o d las convicciones religiosas. La guerra, de hecho, dijo “se vence renunciando a la lógica de la supremacía y erradicando la miseria. Muchos conflictos han sido fomentados también por formas de fundamentalismo y fanatismo que, disfrazados de pretextos religiosos, han blasfemado en realidad el nombre de Dios, que es paz, y han perseguido al hermano que desde siempre ha vivido al lado”.

Y “que, para abrir caminos de paz, se vuelva la mirada en cambio hacia quien suplica poder vivir fraternalmente con los demás. Que se proteja la presencia de todos no solo de los que son mayoría. Que se abra también de par en par en Oriente Medio el camino del derecho a una común ciudadanía, camino para un futuro renovado. También los cristianos son y ha de ser ciudadanos a título pleno, con los mismos derechos”.

“Profundamente angustiados, pero nunca privados de esperanza,-agregó aún- volvemos la mirada a Jerusalén, ciudad para todos los pueblos, ciudad única y sagrada para los cristianos, judíos y musulmanes de todo el mundo, cuya identidad y vocación ha de ser preservada más allá de las distintas disputas y tensiones, y cuyo status quo exige que sea respetado de acuerdo con lo deliberado por la Comunidad internacional y repetidamente formulado por las comunidades cristianas de Tierra Santa. Solo una solución negociada entre israelíes y palestinos, firmemente deseada y favorecida por la Comunidad de naciones, podrá conducir a una paz estable y duradera, y asegurar la coexistencia de dos Estados para dos pueblos. La esperanza tiene el rostro de los niños. En Oriente Medio, durante años, un número aterrador de niños llora a causa de muertes violentas en sus familias y ve amenazada su tierra natal, a menudo con la única posibilidad de tener que huir. Esta es la muerte de la esperanza. Son demasiados los niños que han pasado la mayor parte de sus vidas viendo con sus ojos escombros en lugar de escuelas, oyendo el sordo estruendo de las bombas en lugar del bullicio festivo de los juegos. Que la humanidad – os ruego – escuche el grito de los niños, cuya boca proclama la gloria de Dios (cf. Sal 8,3). Solo secando sus lágrimas el mundo encontrará la dignidad”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Consejo de las Iglesias de Oriente Medio, para que los cristianos no desaparezcan
12/05/2018 18:58
Vigilia de oración por la paz en Jerusalén, 'madre de todos'
16/05/2018 20:38
Papa y Georgius III, la paz en Oriente Medio va fundada sobre el primado de la ley
09/11/2018 16:15
Liga árabe: guerra en Siria, Jerusalén y furor contra Teherán
16/04/2018 10:55
Patriarcas de la Iglesia Oriental con el Papa por el futuro del cristianismo en Medio Oriente
19/11/2013


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”