19/12/2021, 14.17
VATICANO
Enviar a un amigo

Papa: como María, no pensemos a quién pedir ayuda, sino a quién ayudar

"Si procedemos con el cansino paso de refunfuñar y parlotear, no llevaremos a Dios a nadie. En cambio, es tan bueno cultivar un humor sano, como hicieron, por ejemplo, Santo Tomás Moro o San Felipe Neri. Podemos pedir esta gracia, el humor sano". La cercanía con el pueblo filipino afectado por el tifón Rai.

Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – No debemos compadecernos de nosotros mismos, sino "arrojar nuestros tristes pensamientos a Dios" y mirar a nuestro alrededor para ver si hay alguien a quien podamos ofrecer nuestra ayuda, como hizo María cuando, tras el anuncio del ángel, "se levantó y fue", "de prisa", a visitar a Isabel. Esta es la invitación que hizo el Papa Francisco el último domingo de Adviento al dirigirse a las 20.000 personas presentes en la Plaza San Pedro para el rezo del Ángelus. Luego de la oración a María, el pontífice también invitó a rezar por el pueblo de Filipinas, azotado por un tifón.

"Levantarse y caminar de prisa", señaló. "Estos son los dos movimientos que hizo María y que también nos invita a hacer de cara a la Navidad. Ante todo, levantarse. Tras el anuncio del ángel, se avecinaba un período difícil para la Virgen: su inesperado embarazo la exponía a malentendidos e incluso a severos castigos, hasta la lapidación, en la cultura de aquella época. ¡Imaginemos cuántos pensamientos tenía y cuán perturbada estaría! Sin embargo, no se desanima, no se derrumba, se levanta. No baja la mirada para fijarla en sus problemas, sino que mira a lo alto, hacia Dios. Y no piensa a quién pedir ayuda, sino a quién llevar ayuda". "María siempre piensa en los demás. Aprendamos de la Virgen este modo de reaccionar: levantarnos, sobre todo cuando las dificultades corren el riesgo de aplastarnos. Levantémonos, para no quedar empantanados en los problemas, hundiéndonos en la autocompasión y en una tristeza que paraliza. Pero, ¿por qué levantarse? Porque Dios es grande y está dispuesto a levantarnos si le tendemos la mano. Así que arrojemos a Él los pensamientos negativos, los miedos que bloquean todos los impulsos y nos impiden avanzar".

“Y luego", añadió, "hagamos como María: ¡miremos a nuestro alrededor y busquemos a alguien a quien podamos ayudar! ¿Hay alguna persona mayor que conozca a la que pueda dar un poco de compañía, un servicio, una gesto de amabilidad, una llamada telefónica? Si ayudamos a los demás, nos ayudaremos a nosotros mismos a salir de las dificultades. El segundo movimiento es caminar de prisa. Esto no significa proceder con agitación, de manera apresurada: es, en cambio, llevar nuestros días con paso alegre, mirando hacia adelante con confianza, sin arrastrarnos de mala gana, esclavos de las quejas, que arruinan la vida, buscando siempre a quien culpar. Cuando se dirige a la casa de Isabel, María avanza con el paso rápido de quien tiene el corazón y la vida llenos de Dios, llenos de su alegría. Así que preguntémonos: ¿cómo es mi "paso"? ¿Soy proactivo o me quedo en la melancolía? ¿Sigo adelante con esperanza o me detengo y me compadezco de mí mismo? Si procedemos con el cansino paso de refunfuñar y parlotear, no llevaremos a Dios a nadie. Por otro lado, es muy bueno cultivar un humor sano, como hicieron, por ejemplo, Santo Tomás Moro o San Felipe Neri. Podemos pedir esta gracia, el humor sano. No olvidemos que el primer acto de caridad que podemos hacer por nuestro prójimo es ofrecerle un rostro sereno y sonriente. Es para llevarles la alegría de Jesús, como hizo María con Isabel. ¡Que la Madre de Dios nos tome de la mano y nos ayude a levantarnos y a caminar rápidamente hacia la Navidad!".

Luego del Ángelus, Francisco expresó su cercanía al pueblo de Filipinas, azotado por el tifón Rai "que destruyó muchos hogares". Que el Niño Santo traiga consuelo y esperanza a las familias que están atravesando más dificultades; y que nos inspire a todos gestos de ayuda concretos. La primera ayuda concreta es la oración",

Antes de asomarse a la plaza para el rezo de la oración mariana, Francisco se dirigió al Aula Pablo VI para encontrarse con unas 350 personas (en la foto) vinculadas a las actividades del Dispensario Pediátrico Santa Marta, que funciona desde hace cien años.

En un clima festivo, marcado por la distribución de pequeños paquetes navideños con juguetes y ropa recibidos en los últimos días gracias a la solidaridad de muchos, Francisco habló con los niños sobre la escucha de las necesidades de la gente. Preguntó: "Si salgo a la calle y me encuentro con una persona que no es buena ni mala, y que tiene frío o hambre, ¿qué debo hacer? ¿Me voy o me quedo?" Algunos vacilan... pero luego alguien responde: 'Me detengo para ayudarla'".

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
El tifón Rammansun azota a Filipinas, 38 muertos y más de 500 mil evacuados
17/07/2014
Papa: como San José, no perdamos la capacidad de soñar
18/12/2018 14:28
Papa: ‘construir una cultura compartida, del encuentro, y una civilización global de la alianza’
10/05/2018 15:11
A las Filipinas está por llegar Haiyan, el "peor tifón del año"
07/11/2013
"De Roma a Tacloban, con amor": un espectáculo sobre el Papa para los sobrevivientes del tifón
01/08/2015


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”