07/10/2014, 00.00
TAIWAN- VATICANO
Enviar a un amigo

Sínodo: la familia de Taiwan "sea un lugar de escucha y de amor"

de Xin Yage
Las amenazas de la sociedad taiwanesa al matrimonio son el divorcio, el hacer carrera y el materialismo. Pero la Iglesia responde con una pastoral atenta, y los fieles apoyan los valores fundantes de la sociedad. Provocando hasta al gobierno, comprometido en discutir sobre las uniones homosexuales.

Taipei (AsiaNews)- Divorcio, el hacer carrera, el materialismo. "son las amenazas contra el matrimonio y las familia católica de Taiwan. He aquí porque del Sínodo extraordinario esperamos una nueva ruta para seguir, para relanzar la pastoral familiar y el mensaje cristiano". Lo dicen a AsiaNews una madre, un padre y un sacerdote entrevistados sobre el encuentro en el Vaticano, convocado por el Papa para responder a los "urgentes desafíos" que pone a la Iglesia la familia contemporánea.

La profesora Chen, enseña en la más antigua escuela católica de Taipei, la Blessed Imelda´s School; el p. Gino Picca vive en Taiwan de hace más de 50 años y es párroco de la Sagrada familia, la iglesia más grande de referencia de la comunidad de Taipei, también en su parroquia está como catequista el señor Xu, padre de dos adolescentes.

"Ayer durante la misa, hemos recordado al Sínodo extraordinario con una oración del Papa Francisco- empieza a contar el señor Xu- los parroquianos y los curas de la Sagrada Familia en los meses pasados han respondido a las preguntas hechas por Roma, fue un momento de confrontación interesante". El p. Picca dice que enfocó su homilía del domingo "tomando referencia de un documento de mons. Paglia (Presidente del Concejo para la familia) que hizo una profunda lectura sibre la familia y de las dificultades en la actual cultura. La fe no es sustentada por una cultura "cristiana" como puede suceder en otros contextos de misión. Es necesario hacer una elección fuertemente motivada: por esta razón aquí en Taiwan subrayamos la importancia de la elección personal que hay que vivir día tras día".

Según la profesora Chen, "en Taiwan, la gente común obviamente parecía a la familia como institución pero también como otras instituciones esta es atacada bajo muchos aspectos. Sobre todo el divorcio está muy presente, diría cada vez más presente, y existen muchas dificultades de relación entre las parejas y con los ancianos en las familias. La mayoría de las familias está muy atenta con los ancianos, podríamos decir, pero la presión del trabajo y un cierto querer hacer carrera, ciertas veces pueden hacer feas bromas: y muy a menudo se sacrifica el tiempo necesario para acudir adecuadamente a los ancianos".

Las parroquias- retoma el señor Xu- apoyan mucho a las familias, la misión principal es la de cuidar y atender a la educación de los niños con el catecismo dominical. Sé que nuestra parroquia, pero por mi experiencia diría que todas las parroquias, gastan muchas energías en la escuela dominical para los más pequeños. Los padres en cambio están organizados  en otros grupos coordinados por una pareja con experiencia para discutir los problemas familiares. Leen siempre un libro que tienen como referencia y discuten sobre los problemas y expectativas de la vida familiar".

En  o que se refiere a los cristianos separados o divorciados, en lo que el Sínodo extraordinario está trabajando, el señor Xu sostiene que "la parroquia de la Sagrada Familia los invita a participar en algunos de nuestro grupos donde se está más atentos a las personas y a sus problemáticas. Tienen seguramente en sus espaldas experiencias distintas: algunos divorcios fueron simples abandonos, otros fueron por violencias sufridas, otros por infidelidad de un  miembro de la familia". Para el p. Picca "hay mucha atención en conservar la familia unida. La parroquia es muy acogedora y acompaña a los separados. Los obispos hacen lo que pueden para ayudar a la familia y proponen vías de misión que pueden hacer por quien está casado".

La parroquia, cuenta el catequista, "se ocupa de quien está separado que quiere formar parte de la comunidad cristiana. Se le invita a la persona a hablar y a entender la situación. Nos volvemos amigos, y los amigos luego piden a sus amigos cómo ayudarlos, con mayor naturalidad. Hay una pareja que está preparada con su experiencia de vida, vive una vida de estabilidad y  está unida y feliz de la propia vocación, y puede desarrollar esta misión. Luego cada semestre evaluamos cómo podemos mejorar este tipo de acompañamiento pastoral, tratando de tener más personas que estén dispuestas a este apostolado de las familias".

Según el p. Picca, el discurso puede ser alargado a la entera Iglesia de Taiwan: "El arzobispo John Hung Shan-Chuan, que también es presidente de la Conferencia episcopal, se preocupa mucho de las familias. Todo el trabajo pastoral en el último decenio lo demuestra"

Taiwan está en el medio de un largo itinerario parlamentario por una ley que reconozca la estabilidad en las relaciones entre personas del mismo sexo. Por esta razón la profesora Chen subraya una prospectiva más amplia que se refiere a una entera línea política. "No sólo la Iglesia, sino también el gobierno mismo entiende la importancia de la familia como perno de la sociedad. La semana pasada de la diócesis llegó una invitación para participar a una iniciativa del gobierno, una especie de competición "para una familia más edificante". Las parroquias mandan el nombre de algunas familias que pueden participar a tal competición. Se quiere valorizar a la familia unida y que vive un vida sana de pareja. Y esta es una iniciativa del gobierno de Taipei que apoya una política para una sana vida de las familias en contra de las fuerzas disgregantes".

"A veces-retoma el p. Picca- uno se encuentra un poco confundido cuando se ponen en discusión los puntos firmes de la sociedad como la familia. Pero para nosotros es consolador ver que cada fin de semana hay más de 1.200 personas que participan regularmente a las misas celebradas en la parroquia. No sólo hay una participación asidua, sino que la comunidad está creciendo constantemente: cada año, por ejemplo, para Pascua, sólo contando nuestra parroquia hay 60 o 70 adultos que piden ser bautizados. Algunos se bautizan con sus parejas, otros con sus novios, otros solos y luego enriquecen la vida del compañero.

En conclusión, justamente el p. Picca subraya como "la cosa más importante, hemos entendido, es aprender y escuchar y a dialogar. Aprender a ser una familia que desea hablar y comunicar en su interior. Nos parece que los obispos y el Papa Francisco quieran recordarnos justamente esto a través del Sínodo extraordinario".

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
India, la Cámara Baja elimina el divorcio islámico
28/12/2018 10:20
La Iglesia uzbeka ‘está al servicio de todos y aguarda la llegada de nuevos sacerdotes’
28/12/2018 18:44
Taiwan, Pascua con centenares de nuevos católicos: el Evangelio cambia la vida
07/04/2015
Pascua en Taiwan, descubrir a Cristo estudiando al Papa Francisco
30/03/2016 12:01
Mi hija, nacida por un milagro, será monja
15/11/2019 17:34


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”