10/05/2021, 11.03
ARMENIA-AZERBAIYÁN
Enviar a un amigo

Shusha y los prisioneros de guerra de Nagorno Karabaj: el tira y afloja continúa

de Vladimir Rozanskij

La ciudad fue conquistada por los azeríes el pasado noviembre y ha sido declarada "capital cultural" del Karabaj azerí. Los armenios la reivindican. Todavía los casi 200 prisioneros armenios no han sido devueltos, violando el acuerdo obtenido de Rusia. Por ahora, los azeríes siguen manteniéndolos como rehenes, para usarlos como arma de chantaje en las negociaciones.

Moscú (AsiaNews) -  El 7 de mayo, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliev (foto 1), declaró la ciudad de Shusha "capital cultural" del Karabaj azerbaiyano, tras arrebatársela a los armenios en el conflicto de noviembre pasado. Sin embargo, los armenios afirman que Šuši (en su variante lingüística) pertenece a la región montañosa de Artsaj (Nagorno Karabaj).

La ciudad, situada a más de 1.300 metros sobre el nivel del mar, fue un lugar de encuentro y conflicto entre armenios y azeríes, cristianos y musulmanes desde la época del Imperio zarista ruso. Dado que es una encrucijada decisiva para el transporte y el comercio de la región, Shusha hizo gala de su eclecticismo desde su fundación -en 1752- con iglesias y mezquitas, grandes mercados y caravasares, museos y lugares de encuentro de poetas y artistas de diversa índole. Incluso antes de la reivindicación bélica y política, la apropiación cultural de cualquiera de los bandos es una herida para la memoria recíproca.

Tras los enfrentamientos que se produjeron luego de la caída de la URSS, Shusha quedó bajo el control armenio a partir del 8 de mayo de 1992. La declaración de Aliev tuvo lugar en la víspera de esa fecha. Azerbaiyán declaró su conquista de la ciudad el 8 de noviembre de 2020; un mes antes, bombardeó la gran catedral de Ghazanchetsots, orgullo de la Iglesia Apostólica Armenia (foto 2).

El presidente azerbaiyano dijo que "el perfeccionamiento de la administración gubernamental y legislativa en Shusha no sólo servirá para la restauración y preservación del patrimonio cultural-histórico en la ciudad, sino que también brindará una oportunidad para su desarrollo ininterrumpido", de acuerdo con los principios de la identidad azerbaiyana y musulmana. Y esto “permitirá posicionarla mejor en el plano internacional: será como una perla brillante, dada la rica cultura, arquitectura y urbanismo que Azerbaiyán ha dado a lo largo de los siglos."

 

La cuestión de los prisioneros

Además de la disputa por la identidad, los armenios se sienten heridos por una cuestión muy candente relacionada con el conflicto bélico del pasado otoño: la restitución de los prisioneros de guerra.

El asunto asume un cariz internacional muy delicado, dada la presión de los Estados Unidos y Rusia sobre Bakú para llegar a una solución, hasta ahora sin éxito. Se trata de cumplir las obligaciones mutuas aprobadas con la mediación de Moscú, pero también de permitir un acuerdo más amplio entre Rusia y Azerbaiyán para reordenar toda la región ex soviética del Cáucaso, permitiendo a Rusia volver a conectarse con Asia Central por la ruta del sur.

El 6 de mayo pasado, el ministro de Relaciones Exteriores ruso Sergej Lavrov visitó Ereván, donde entabló negociaciones con su homólogo Ara Aivazyan y el primer ministro "en funciones" Nikol Pašinyan. Solicitó la firma de un memorando de entendimiento mutuo sobre bioseguridad, entre los gobiernos de los dos Estados en conflicto. El texto prevé un amplio proyecto de modernización de la infraestructura sanitaria de Armenia, financiado en gran parte (10 millones de dólares) por los Estados Unidos.

Sin embargo, como condición para cualquier otro acuerdo, los armenios exigen la restitución de los casi 200 prisioneros que continúan en manos de los azeríes (imagen 3). Los azerbaiyanos reconocen que tienen en su poder a poco más de la mitad de estos rehenes, y por el momento los conservan como arma de chantaje en las negociaciones. El 4 de mayo, el jefe del contingente militar ruso de mantenimiento de la paz, Rustam Muradov, llevó a tres de ellos a Ereván para facilitar la misión de Lavrov, pero el gesto no fue suficiente para suavizar la posición de los representantes armenios, que esperan que Moscú adopte una postura mucho más decisiva.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Renuncia Pašinyan. Riesgo de que Armenia vuelva a enfrentarse con Azerbaiyán
26/04/2021 12:40
Nagorno-Karabaj, reabren los pasos con Turquía, Rusia e Irán
14/01/2021 12:33
Teherán interviene en el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán
27/05/2021 10:45
Ereván recuerda a las víctimas de Nagorno Karabaj
29/09/2021 10:58
Kirill pide la paz en Nagorno Karabaj. Se teme un ‘conflicto religioso’
14/10/2020 10:18


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”