20/02/2018, 19.07
BANGLADÉS
Enviar a un amigo

Snehonir, la ‘Casa de la Ternura’ para los discapacitados (Fotos)

El centro nació hace 25 años como parte de la obra de las monjas Shanti Ran y de los misioneros del PIME. Situado en Rajshahi, el lugar acoge a niños con discapacidades mentales y físicas, sordomudos, ciegos, huérfanos, pobres y abandonados. “El principio que guía todo es iniciarlos en la vida”.  

Rajshahi (AsiaNews) – Una estructura dedicada a la acogida, a brindar alivio y rehabilitación a personas discapacitadas, donde todos los huéspedes “se preocupan por hacer las cosas dentro de un espíritu de ayuda recíproca”. Es “Snehonir, el “Hogar de la Ternura” de  Rajshahi, donde las monjas de la congregación local, Shanti Ran (Reina de la Paz) y los padres del PIME (Pontificio Instituto de Misiones en el extranjero) acogen a niños y jóvenes con discapacidades mentales y físicas, sordomudos, ciegos y niñas deformadas por el ácido. Y no sólo eso: la casa también se ocupa de  niños que no tienen discapacidades, pero que han quedado huérfanos o provienen de familias muy pobres, que no tienen posibilidades de criarlos. En diálogo con AsiaNews, el P. Franco Cagnasso, misionero del PIME en Bangladés, que hace seis años se desempeña como co-director del hogar, cuenta que “el objetivo que tenemos en común es la ayuda recíproca, la convivencia alegre y sin complejos, el compromiso de dar lo mejor para construirse un futuro lo más independiente posible”.

El sacerdote cuenta que “la estructura nació por casualidad, hace 25 años, en la misión de Rohanpur (en la diócesis de Rajshahi, creado por PIME y ahora confiado a sacerdotes locales – ndr]. Los que dieron inicio a todo esto fueron Sor Gertrude, el P.  Gianantonio Baio y el P. Mariano Ponzinibbi, cuando un padre desesperado entregó a la parroquia a su hijo, Robi, de tan sólo cuatro meses y cuya mamá había muerto. En esa época no había ningún programa de asistencia para la niñez, pero ellos decidieron tenerlo y buscarle una madre adoptiva. A los nueve meses, Robi contrajo poliomielitis y quedó paralítico. Hoy, gracias a la fisioterapia de Sor Gertrude y a los cuidados amorosos de las monjas y de la señora que ha aceptado ser su madre, él se mueve de manera autónoma con la silla de ruedas, se ha graduado y juega al cricket”.   

Partiendo de aquella primera experiencia, cuenta el P. Cagnasso, “el centro aloja actualmente a 43 personas que suman niños y jóvenes. La más pequeña tiene cinco años, y el mayor, Robi, 26. En total, trabajan 10 personas”. “El principio que inspira la convivencia de este centro –prosigue- y que con el correr de los años se ha mantenido como un enfoque familiar, es la ayuda recíproca entre personas discapacitadas y aquellas que pueden valerse normalmente. No existe una división entre servidores y servidos, sino sólo entre niños con habilidades diversas que se ponen a disposición de los demás y ayudan en lo que pueden, por ejemplo, a hacer las tareas o a empujar la silla de ruedas. Los que son mayores ayudan a los pequeños”.

Sor Dipika Palma ha heredado la misión de sor Gertrude. El hogar “ofrece una educación elemental y básica sobre los principios del cristianismo. Acogemos a todos, católicos, hindúes y musulmanes”. Con el paso de los años, la estructura se ha equipado con docentes que enseñan el lenguaje braille y de señas, “para permitir que también los niños sordomudos y no videntes puedan aprender”. Además, “no hay un tiempo máximo de acogimiento para los enfermos y pobres. Se quedan con nosotros todo el tiempo que necesiten”.

De todos modos, “apenas resulta posible, se impulsa a los chicos para que asistan a las escuelas locales, porque no queremos que se cree una suerte de gueto. Toda nuestra obra tiene un objetivo muy preciso: tratamos de iniciarlos en la vida, -que quien salió, pueda realizarse en la vida. Integrarse a la sociedad, encontrar un trabajo”. “Nos agrada saber que quién ha salido, se ha realizado en la vida –concluye. Por ejemplo, Flora, la segunda niña que acogieron las hermanas, jamás fue aceptada por su padre, por estar ella enferma de poliomielitis. Pero hoy en día, ella trabaja con Caritas y es ella quien mantiene a su padre enfermo. Junto a otros chicos, está pensando en crear una asociación de ex alumnos, los “Amigos de Snehonir’”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Daca festeja los 75 años del hogar para huérfanos de Tejgaon
14/09/2021 12:03
Papa: Dios “ablande un poco el corazón” de quien condena todo aquello que está “fuera de la Ley”
02/05/2017 13:54
En Dinajpur, la casa de retiro para las monjas ancianas Shanti Rani
14/07/2018 12:57
Naogaon: los fieles católicos recuerdan a san Juan Vianney
05/08/2021 14:37
Miles de niños siguen el ejemplo de Ghandi en una escuela de Mumbai
01/10/2019 12:51