12/12/2013, 00.00
INDONESIA - ISLAM
Enviar a un amigo

Yakarta, la sociedad contra el gobierno: No a la voz "religión" en los documentos

de Mathias Hariyadi
Después de la decisión del parlamento de hacer obligatoria la pertenencia religiosa en la carta de identidad, desencadenó críticas. La obligación se convierte en pretexto para persecuciones y abusos, que tienen que ver en particular a cuantos no entran entre las religiones reconocidas. Según una investigación del Setara Institue, la secta Ahmadi es la más golpeada, con 46 ataques sobre 122 registrados en los primeros seis meses de 2013.

Yakarta (AsiaNews)- La sociedad civil indonesia está en rebelión contra la decisión de las autoridades de Yakarta de declarar en vía obligatoria, la religión de pertenencia al interno de una sección reservada de la carta de identidad. El 26 de noviembre pasado, de hecho, el Parlamento aprobó una ley según la cual son sólo "seis religiones" reconocidas oficialmente: musulmanes, protestantes, católicos, hindúes, budistas y confucianos. Esta última reintroducida en 2006, durante el primer mandato por el presidente Susilo Bambang Yudhoyono, el cual ha beneficiado del trabajo del predecesor Abdurrahman "Gus Dur" Wahid que había sabido atenuar decenios de odio y hastío hacia la cultura y la descendencia china. Para los grupos restantes, en vez, está previsto la voz "otra", que expone en realidad a ataques o a discriminaciones "más o menos abiertas".

Según las voces críticas, de hecho, esta norma es un grave "obstáculo" en una óptica de refuerzo de la democracia en el País, teatro de un aumento de los ataques- contra los individuos y comunidades- de matriz sectaria y confesional, perpetrados por el mismo Estado, grupos extremistas o fanáticos aislados. Y detrás de cada episodio, hay un motivo común: pegar, porque "tú no perteneces a nuestro grupo".

Del resto para un ciudadano indonesio no es posible, en la práctica, evitar el inserir una referencia a la religión al interno de un documento de identidad porque se arriesga pesadas repercusiones, la primera la de ser calificado como "ateo". Y la falta de una referencia a Dios, en Indonesia, es asociada a pertenecer al partido comunista, odiado por los vértices del gobierno, cuando larga franjas de la población a causa de los hechos de sangre de 1965. El 30 de septiembre de aquel año-bajo el presidente Sukarno- fue atacada la dirigencia del ejército y asesinados algunos de sus generales. Del ataque fueron culpados los miembros del partido comunista indonesio (pki); en 1967, con el ascenso al poder del general Suharto (que permanecerá en el gobierno hasta 1998), fueron  prohibidos sea la cultura, la religión "nativa" china (el confucianismo).

Ya en el pasado AsiaNews había denunciado episodios discriminatorios y verdaderos ataques dirigidos contra cuántos se declaren ateos en público. Como en el caso de un ciudadano, que en su sito en Facebook, había declarado de no creer y por esto arriesgó la cárcel y pesadas penas corporales. Aún más en Poso (Suñawesi centrales) y Ambon (Molucas), teatro de un conflicto inter-confesional, la presencia en el documento de identidad de una fe religiosa, puede convertirse en una cuestión de vida o muerte. De hecho, en los numerosos controles en las calles, de la pertenencia a un grupo diverso es elemento suficiente para ser justiciado en el mismo lugar por grupos armados.

De parte del gobierno, llega la respuesta del ministro del Interior Gamawan Fauzi que autoriza a no compilar la sección, si no se pertenece a ningún grupo de los seis grupos religiosos oficiales. Los críticos replican que esa se convierte en pretexto para ataques de parte de las autoridades, grupos o fanáticos, por esto sería preferible eliminar del todo la sección de la documentación de identidad.

Un estudio recientemente publicado por el Setara Intitute muestra que la minoría musulmana Ahmadi, considerada herética por la doctrina oficial porque no considera a Mahoma como el último profeta, es el grupo más perseguido en el País. De los 122 episodios de violencias registrados en Indonesia en los últimos seis meses de 2013, al menos 46 casos han tenido que ver con los Ahmadi: contra los cristianos protestantes se verificaron 25 ataques; 12 contra los chiítas y 5 contra los católicos.

Sin embargo,  lo que sorprende mayormente es que de los 122 incidentes y 160 casos de "violencia confesional", al menos 23 de ellos fueron realizados por el Estado, que debería garantizar la libertad religiosa y tutelar - como lo dice la Constitución- las minorías. También 10 ataques han visto como protagonistas del temido Frente de defensa islámico (Fpi) y 35 ignotos asaltantes. A nivel de provincias, la situación más preocupante es la del oeste Java y 10 en el área metropolitana de Yakarta.

 Indonesia es la nación musulmana (sunnita) más poblada del mundo (el 86% profesa el islam) y, si bien garantizando entre sus principios constitucionales las libertades personales de base (entre las cuales el culto), se vuelve cada vez más teatro de violencias y abusos contra las minorías. Los cristianos son el 5,7 % de la población, los católicos poco más del 3%, el 1,8% hindú y el 3,4 % profesa otra religión. En la provincia de Aceh- única en el archipiélago- rige la ley islámica y en muchas áreas se hace siempre más radical la influencia de la religión  musulmana en la vida de los ciudadanos.

 

 

 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Vietnam, intelectual católico en la cárcel "tratado como un esclavo"
09/10/2014
Liberado de la cárcel, abogado católico vietnamita continuará la batalla a favor de los derechos humanos
01/07/2015
Festival Dashain, un momento de solidaridad y armonía para todas las religiones de Nepal
07/10/2014
Nepal, Marido hindú quema viva a su esposa;quería una dote más rica
19/03/2014


“L’Asia: ecco il nostro comune compito per il terzo millennio!” - Giovanni Paolo II, da “Alzatevi, andiamo”