Caritas Líbano: insostenible la carga por la acogida a los refugiados es insostenible. Urgente la paz en Siria

Los obispos maronitas piden un regreso seguro y digno de los refugiados. Pero faltan las garantías de paz y seguridad. El Líbano se arriesga a un colapso económico y social. ONU: "Prematuro" invocar un plan de retorno. Karam: la comunidad internacional debe promover un proceso de paz en Siria, en el "respeto" de todos los pueblos involucrados en la emergencia.


Beirut (AsiaNews) – El Líbano "ya no puede soportar la carga de la bienvenida" a los refugiados sirios que huyen de la guerra. Los ciudadanos están "cada vez más empobrecidos"; un país "pequeño y denso", a diferencia de Jordania y Turquía, registra "grandes pérdidas en términos económicos y sociales: el riesgo es que todo el sistema pueda colapsar". Esta es la alarma enviada a AsiaNews por el Padre Paul Karam, director de Caritas Líbano, que ha estado en la primera fila durante más de siete años. Para resolver la emergencia y garantizar un futuro para la nación y toda la región "es necesario que la comunidad internacional realmente promueva un proceso de paz" que sea "digno y sincero", porque "quien paga es la gente más débil". Debemos trabajar responsablemente por la paz, respetando a todos los pueblos".

En enero, un ministro libanés habló de una disminución de los refugiados sirios en el Líbano, que acaba de caer por debajo de un millón. Sin embargo, según los expertos de la ONU, la situación se está complicando y hoy son "más vulnerables que nunca". Tres cuartos viven con menos de cuatro dólares por día; a menudo el dinero ni siquiera es suficiente para comprar recursos básicos, como alimentos y medicinas.

Nueve de cada 10 refugiados han solicitado préstamos en efectivo y ahora están abrumados por la deuda. Cada hogar gasta en promedio US$ 98 por mes, 44 de los cuales se usan para comer. según cifras de la Onu,, el 84% de los refugiados encuentran refugio en Turquía (que recibe a 2,9 millones de personas), Pakistán (1,4 millones), Líbano (más de un millón, sobre un total de cuatro millones de habitantes), Irán (979.400 migrantes), Uganda (940.800) y Etiopía (761.600).

Al final del Sínodo anual, la Iglesia maronita reunida en Bkerké del 11 al 15 de junio invocaba por última vez un regreso "seguro y digno" de los refugiados sirios en el Líbano. Los obispos esperan una "posición inequívoca" y que el tema no se utilice como fuente de confrontación entre las distintas facciones políticas. Además, la comunidad internacional no debe usar el arma del "miedo" para bloquear un plan para regresar a áreas consideradas seguras. Sin embargo, en los últimos días, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados había llamado "prematuro" hablar sobre el regreso de los refugiados y entre los propios refugiados sirios en El Líbano el miedo a una nueva violencia se extiende en caso de retorno. El llamado común es a la "solución política" de la guerra en Siria como una condición previa para discutir un retorno.

"Nosotros también", subraya el p. Paul: escuchamos historias de refugiados que quieren regresar a Siria. Pero no tenemos datos definitivos sobre los retornos efectivos, mientras que, con nuestros propios ojos, podemos observar que el número de los que quedan en el territorio libanés es más o menos el mismo. Puede suceder que un grupo de 100 regresen, pero son reemplazados por el mismo número que sale de Siria y el número, y las necesidades, permanecen sin cambios". Por eso, agrega, se necesita un esfuerzo político a nivel de la comunidad internacional para garantizar "un retorno que garantice la seguridad, la paz y la posibilidad de reconstruir una vida, un hogar".

El problema de los refugiados es la causa de un progresivo debilitamiento económico y social del Líbano, que cada vez está más al borde del colapso; sin embargo, el país de los cedros ha gastado mucho en estos años de conflicto, trabajando para "proteger, promover e integrar" como lo deseaba el Papa Francisco en su Mensaje 2018 para el Día Mundial de los Migrantes y Refugiados. "El Líbano respondió a la llamada del pontífice -confirma el director Caritas- pero ahora todo el sistema del país está en riesgo. Se dice que el 80% del territorio sirio está estabilizado, pero aún no hay planes serios para un retorno. Por eso, concluye el sacerdote, una vez más alentamos el proceso de paz [en Siria] como única forma de resolver el problema".

 

LIBANO_-_SIRIA_-_update_rifugiaticaritas.jpg