Auxiliar de Bagdad: el coronavirus es peor que una guerra. Toque de queda; misa en las redes sociales

Irak ya ha confirmado 124 casos y cuando menos 10 víctimas. Se anunciaría el estado de emergencia por 30 días. Cerraron las fronteras y el aeropuerto de Bagdad. Mons. Warduni: son medidas “rígidas y penosas” frente a un “peligro grave”. Los nuevos medios se transforman en un canal para mantener el lazo con los fieles: “la medicina más fuerte es la oración”.


Bagdad (AsiaNews) - En Irak, “hemos tenido guerras, violencia [confesional]”, pero jamás habíamos visto un toque de queda tan “rígido y penoso” como el que se ha adoptado en estas horas debido al nuevo coronavirus. En diálogo con AsiaNews, son las declaraciones de Mons. Shlemon Audish Warduni, obispo auxiliar de Bagdad y brazo derecho del patriarca caldeo, al comentar las medidas adoptadas por el gobierno central y por la Iglesia para contener la epidemia. “La población iraquí - agrega el prelado - es consciente del grave peligro que corremos, pues de otra manera las autoridades no habrían tomado medidas tan drásticas”. 

En la últimas horas, el gobierno ha dictado el toque de queda en la capital, del 17 al 24 de marzo, en un intento por contener la difusión del nuevo coronavirus. Según informa el Ministerio de Salud, al día de hoy suman 124 los casos confirmados de Covid-19, con al menos 10 víctimas. Durante el mismo período, se dispuso la suspensión de todos los vuelos desde y hacia el aeropuerto internacional de Bagdad.

El país se prepara para declarar el estado de emergencia por 30 días, como señalaron ayer el presidente Barham Salih y el Primer ministro interino Adil Abdul-Mahdi. El jefe de Estado y el líder de gobierno enviaron una solicitud formal, dirigida al presidente del Parlamento, Mohamed al-Halbousi. La medida podría extenderse, en caso de necesidad.

Como medida precautoria, varios gobernadores del país han ordenado el cierre de las fronteras: entre ellas, los pasos de Dhi-Qar, Babil, Maysan, Najaf, Bassora, Diwaniyah, Kirkuk, Wasit, Nínive y Kerbala, además de Erbil y Suleimanya. La semana pasada ya se habían clausurado escuelas y universidades; también se prohibió viajar a aquellos países golpeados por la epidemia. 

“Hace tiempo que la situación no es buena - cuenta el auxiliar de Bagdad - y hay un clima de rencor, las personas tienen miedo y es por eso que es fundamental infundir coraje. Especialmente ahora que las iglesias y las mezquitas están cerradas, y las escuelas suspendieron las clases”. Muchos, prosigue el prelado, “se hacen preguntas; entienden que esto no es bueno, y a esto se suma una sensación general de cansancio, y tal vez alguno se encierra dentro de su familia a rezar” 

El patriarca caldeo mar Louis Raphael Sako ha decidido celebrar todas las mañanas la misa, que se transmite en directo por Facebook, para mantener con vida el lazo con los fieles, a pesar de la distancia. Las nuevas tecnologías son el canal usado para difundir las celebraciones y los ritos de la Cuaresma, como sucedió el mes pasado con la transmisión en directo del Vía Crucis, y ayer por la mañana, con la misa del domingo. El primado caldeo ha pedido a todos “unirse en la oración” a través de la cual “esperamos disipar esta nube” que ofusca al mundo entero. 

“El patriarca - subraya Mons. Warduni - ha invitado a los fieles a seguir desde casa el Vía Crucis del viernes. El nuevo coronavirus es dañino y se difunde con extrema facilidad. Por eso tratamos de formar pequeños grupos, dentro de cada familia, reforzando la invitación a la oración, empezando por el Rosario, a las 7 de la tarde, antes de la cena”. En este momento, prosigue, vuelven a la mente “las grandes epidemias del pasado y la de hoy; rezamos al Señor, invocando su misericordia”. 

Por último, el auxiliar de Bagdad no se ahorra las críticas por la lentitud con que reaccionaron las autoridades frente al avance de la epidemia, sobre todo en el vecino Irán, epicentro del foco en la región medio-oriental. “Tendrían que haber cerrado antes las fronteras, todos nos esperábamos la epidemia. Todo el mundo - concluye - está intentando encontrar una medicina para esto. Ahora, la medicina más fuerte es la oración, encomendarse al Señor, y ponerse en sus manos”. 

IRAQ_-_coronavirus_chiesaok.jpg