ANP, la gran incertidumbre: ningĂșn objetivo de crecimiento, aumento de los gastos militares
de Wang Zhicheng

En la apertura de la Asamblea nacional del pueblo, el Premier Li Keqiang hizo muchas promesas: apoyo a la recuperación; lucha a la desocupación; apertura a las inversiones extranjeras, proyectos de “mutuo beneficio” en la “Belt and Road initiative”. En la crisis general, el presupuesto para las Fuerzas armadas crece del 6,6%. Lucha a la independencia de Taiwán y ley sobre la seguridad nacional para Hong Kong.

 


Beijing (AsiaNews) – Por la primera vez en la historia de la Asamblea nacional del pueblo (ANP). El Parlamento chino, el gobierno no estableció ningún objetivo de crecimiento económico a causa de las dificultades provocadas por la pandemia. Lo anunció el Premier Li Keqiang en la  apertura del encuentro anual del ANP esta mañana. En el primer trimestre de este año el gigante chino registró un crecimiento negativo del 6,6%. El Premier prometió un compromiso de la dirigencia para sostener el crecimiento, la recuperación de las empresas y absorber la desocupación, que arriesgan poner en crisis la estabilidad social.

En cambio, Li Keqiang dijo que el presupuesto del ejército crecerá del 6,6%. El incremento es el más bajo en los últimos años. En total, desde 1999, el presupuesto de las Fuerzas armadas creció de al menos 12 veces. Li defiende este gasto, afirmando que este está por debajo del 2% del presupuesto total del Estado, pero organizaciones internacionales como l SIPRE (Stockholm International Peace Research Institute) sostienen que las cifras oficiales no tienen en cuenta muchos otros elementos, como las intervenciones en las islas del Mar Chino meridional.

En su informe sobre el trabajo del gobierno, Li Keqiang declaró que China actuará en modo “preciso” el principio “un país, dos sistemas” es aquel por el cual “el pueblo de Hong Kong gobierna Hong Kong”. Él también también reafirmó que la región se dotará de una ley que garantice la seguridad nacional que, como de agenda, será redactada e impuesta por la ANP.

Por lo que se refiere a Taiwán, Li condenó los intentos separatistas de independencia de la isla y renovó el compromiso hacia una pacífica reunificación. Justo en los días pasados, en la inauguración del segundo mandato de la presidente Tsai Ing-wen, Beijing había amenazado con el uso de la fuerza si la isla “rebelde” osaba moverse hacia la independencia.

Li también prometió poner en acto el acuerdo comercial con los EEUU desde el primero de enero, después de las amenazas del presidente Trump de volver a poner aranceles a innumerables productos chinos de exportación. Li también dijo que China quiere trabajar por un sistema comercial multilateral y por las reformas de la organización mundial de comercio y que llevará a un acuerdo de libre comercio entre China, Japón y Corea del Sur.

Li prometió abrir más espacios para las inversiones del extranjero, garantizando igual tratamiento a las compañías chinas y a aquellas no chinas; dijo que su gobierno estará comprometido en el afrontar la crisis de la desocupación; aseguró que los proyectos de la  “Belt and road initiative” continuarán con “resultados benéficos recíprocos”. Muchos países africanos, junto a Pakistán y Sri Lanka han denunciado a Beijing que haberlos hecho caer en la “trampa de la deuda”, prometiendo a ellos préstamos para proyectos de infraestructuras gigantescas, que estos países no pueden pagar. 

 

ZH-Anp2020.png