07/03/2020, 10.48
PAKISTÁN-CHINA
Enviar a un amigo

Corredor China-Pakistán: cuando la Belt and Road es un ‘camino hacia la nada’

de Emanuele Scimia

Se completó apenas un tercio de los proyectos para desarrollar la conexión terrestre entre Xinjiang y el puerto de Gwadar. La corrupción y los problemas de seguridad en Pakistán amenazan la iniciativa. Beijing deja de invertir, golpeada por el coronavirus y por la guerra comercial con los EEUU. Hasta ahora, se han invertido 644 millardos de euros en la BRI, con una caída neta en el último año. Los inversionistas chinos desconfían de las intenciones reales de Xi Jinping.

Roma (AsiaNews) – Un “camino hacia la nada”. Es una definición válida para describir, a casi siete años de su lanzamiento, el corredor económico entre China y Pakistán (CPEC), parte de la llamada Belt and Road Initiative (BRI), el gran plan del presidente chino Xi Jinping para acrecentar el poder económico de su país. 

El CPEC, valuado en 55 millardos de euros en los papeles, debiera conectar Xinjiang, en el noroeste de China, con el puerto paquistaní de Gwadar, sobre el Mar de Arabia. Rutas, puertos, aeropuertos, ferrocarriles, oleoductos, gasoductos, tendidos de fibra óptica y fábricas conforman una estrategia de 360 grados. Pero lo cierto es que se ha completado menos de un tercio de los proyectos vinculados a su desarrollo.

Según informa Bloomberg, los paquistaníes están convencidos de que para el 2030 el área de Gwadar se convertirá en el principal hub económico del país, y será su principal fuente de ingresos. Sin embargo, el tráfico de mercadería es bastante escaso en este momento. Las obras para un gran aeropuerto conectado a esta escala debieran haberse concluido hace más de tres años. Hoy, el sitio donde debía levantarse parece un terreno baldío.

En parte, el fracaso se debe a la corrupción reinante en Pakistán, y a la presencia de rebeldes baluchíes en la región. El principal problema, sin embargo, es otro: la creciente retirada de China. Beijing atraviesa dificultades. Su economía podría caer en una recesión en el primer trimestre del 2020 a causa de los efectos del coronavirus de Wuhan. Además, la guerra comercial con los EEUU la ha golpeado duramente. En el 2019, el PIB del gigante asiático registró el crecimiento más bajo de los últimos 30 años (6,1%).

No resulta sorprendente, entonces, que los líderes chinos hayan cerrado el flujo de dinero, reduciendo las inversiones en la BRI. Varios proyectos han sido cancelados o ajustados en países como Malasia y Kenia; otros colaboradores quieren reducir el nivel de endeudamiento con China – Washington habla de una “trampa de la deuda”, que convierte a estas naciones en esclavas de Beijing. 

En términos financieros, los compromisos de China para la BRI ascienden a 882 millardos de euros. Según el China Global Investment Tracker, Beijing ha invertido cerca de 644 millardos de euros en la iniciativa desde el 2013 (año de su anuncio) hasta el 2019. El gasto se detuvo en 77 millardos de euros en el 2019; el año anterior, había sido de 117 millardos. El Ministerio de Comercio chino ha publicado las cifras del año pasado, que son incluso inferiores (66 millardos de euros). 

Es evidente que China no tiene suficientes fondos para mantener sus promesas. Por otro lado, no logra involucrar a otros inversionistas (Estados Unidos, Europa y Japón, sobre todo), que consideran que las nuevas Rutas de la Seda son una ganzúa de Xi para acrecentar la influencia geopolítica de China. 

Las instituciones financieras de Beijing (como el China Exim Bank) vinculan la concesión de préstamos en los proyectos BRI a la participación de empresas chinas: para un proyecto dado, exigen que un cierto porcentaje de materiales y componentes sean de origen chino. Un detalle que discrimina a las empresas ajena a China. Por otro lado, la BRI en muchos casos tiene problemas de transparencia, sobre todo en lo que concierne a su sostenibilidad financiera. Esto también es un freno para la participación de las empresas occidentales, japonesas y surcoreanas, entre otras. 

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Pakistán construirá la represa sin Beijing. Cruje la Belt and Road Initiative
20/11/2017 16:24
Xi Jinping visita Myanmar: en la mesa economía y geopolítica
17/01/2020 13:39
La Belt and Road china pierde empuje – al menos, en Europa
31/01/2020 12:35
Beijing: Por las buenas o por las malas, Europa debe comerciar con nosotros
18/12/2019 11:17
Tokio desafía a Beijing en África: ofrece inversiones, pero ‘de calidad’
29/08/2019 13:49