Valle de Jordán, miles de palestinos salen a protestar contra la anexión israelí

En Jericó, primera manifestación imponente contra el proyecto de Israel respaldado por el aliado estadounidense. Para los manifestates, no existe un Estado Palestino “sin el valle”. Un habitante de la zona disputada: con la anexión, seremos estrangulados. B’Tselem: con esto, lo que se busca es que la vida se vuelva “imposible”, para forzar a los palestinos a huir. 

 


Jerusalén (AsiaNews/Agencias) - No existe un Estado Palestino “sin el Valle del Jordán”, y, una vez más, Palestina “no está en venta”: con estas consignas, miles de personas salieron a las calles por primera vez, ocupando las plazas de Jericó y desafiando las limitaciones impuestas por la pandemia de Covid-19 que ha vuelto a azotar el área, en una marcha contra el plan de paz americano para el Oriente Medio. Desde que el plan fue anunciado en el mes de enero, se han registrado decenas de pequeñas protestas, que, en las últimas horas, han cobrado proporciones jamás vistas hasta ahora, en el contexto de una escalada de tensión. 

El primero de julio debiera tomar forma el plan elaborado por el Primer Ministro Benjamín Netanyahu, para poner en acto el proyecto contra el cual luchan los palestinos y parte de Israel. El nuevo Ejecutivo, fruto del acuerdo entre el actual premier y el líder de la oposición, Benny Gantz, tiene entre sus objetivos la anexión de territorios -entre ellos, del Valle de Jordán - y la regularización de las colonias. Un proyecto que fue rechazado por la Corte Suprema, y etiquetado como un “Apartheid del Siglo XXI” por expertos de la ONU, y que preocupa a la Iglesia de Tierra Santa, que se refiere a esta como una política “grave y catastrófica” con el visto bueno de los EEUU, en el contexto del controvertido “Acuerdo del Siglo”

El movimiento Fatah ha hecho un llamamiento a la movilización popular de los palestinos, convencido de que hay un creciente respaldo internacional en contra del proyecto. Según afirma el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saëb Erakat, el bloque está formado por “países árabes y naciones no-alineadas, de África y de Europa”. 

En tanto, en el territorio continúan creciendo las tensiones, tal como confirman los habitantes de Al-Maleh, uno de los puntos disputados del Valle de Jordán, donde los colonos judíos y los palestinos viven separados y hacen todo lo posible por evitarse. “Ya nos sentimos sofocados -cuenta Ibrahim Najada, un habitante de la zona, en diálogo con Le Monde - y si se concreta la anexión, nos estrangularán del todo”. Para Israel, el área reviste una importancia estratégica, tanto a nivel agrícola como con miras a definir las fronteras con Jordania.  

La anexión “es un medio, no es un fin”, y con ella se procura que Israel pueda “establecer un dominio colonial desde el Mediterráneo hasta Jordania”, subraya Lubnah Shomali, directora de la ONG palestina Badil. Hace eco de sus palabras Amit Gilutz, vocero del movimiento anti-ocupación B’Tselem, que declara que el objetivo del gobierno israelí es “hacerles la vida imposible a los palestinos, para obligarlos a huir”.

ISRAELE_-_PALESTINA_-_gerico_in_piazza.jpg