11/06/2020, 14.34
ISRAEL-PALESTINA
Enviar a un amigo

La Corte suprema rechaza la ley sobre las colonias. Rabí Milgrom: ‘se ha restablecido la justicia’

Los jueces anularon, por ser inconstitucional, la ley del 2017 que legalizaba los asentamientos de Cisjordania en propiedad privada palestina. Jeremy Milgrom: es una decisión que apela al “sentido común”; la derecha “no puede hacer lo que quiera”. Resultó ser una decepción Gantz, quien debía ser “una alternativa, en vez de “no hacer nada” para cambiar la política de gobierno”. 

 

Jerusalén (AsiaNews) - La Corte Suprema ha “restablecido la justicia” con una medida que resulta “frustrante” a los ojos de una derecha que ahora ha entendido que no puede hacer “lo que quiera”, sino que debe razonar apelando “al buen sentido y al bien común”. En diálogo con AsiaNews, son las palabras que subraya Jeremy Milgrom, un rabino israelí  y miembro de la ONG Rabbis for Human Rights, comentando la decisión de los jueces de rechazar la ley que pretendía legalizar parte de los asentamientos judíos en los territorios ocupados. “La propiedad privada - agrega el activista - no puede ser quitada como plazca, se trata de una medida basada en el sentido común”. 

En un clima de “creciente tensión” y de ataques “hacia los jueces”, como confirma Jeremy Milgrom, días atrás, la Corte Suprema anuló, definiéndola como “inconstitucional”, la ley del 2017 que legalizaba los asentamientos judíos en Cisjordania, construidos sobre tierras que son propiedad privada palestina. Un decisión, según los jueces, basada en el hecho de que la norma “viola los derechos de propiedad privada y de igualdad de los palestinos”, privilegiando los “intereses” de los colonos israelíes. Actualmente serían cuando menos 4.000 las viviendas construidas por los colonos que se beneficiaron de la condonación.  

Con ocho votos a favor y uno en contra, los jueces dictaminaron que la norma pro-regularización no garantiza “suficiente prominencia” al estatus jurídico de los palestinos, como “residentes protegidos en un área bajo ocupación militar”. En la práctica, la controvertida resolución fue congelada, luego de los numerosos escritos presentados por ONGs palestinas e israelíes. Ésta pretendía legalizar casas no reconocidas por el Estado, construidas en tierras que son propiedad privada palestina, “de buena fe”, y no como objeto de demolición, que luego habían obtenido el visto bueno del gobierno o cuyos propietarios habían recibido el 125% de compensación por lo terrenos. 

El nuevo Ejecutivo israelí, fruto del acuerdo entre el premier Benjamin Netanyahu y el líder de la oposición Benny Gantz, tiene entre sus objetivos la anexión de los territorios y la regularización de las colonias. Un proyecto que preocupa a los responsables de las comunidades cristianas de Tierra Santa, que se refieren a esta política como “grave y catastrófica”, y que goza del apoyo de los Estados Unidos, en el contexto del polémico “Acuerdo del Siglo”, el plan de paz elaborado por la administración Trump.  

La decisión de la Corte ha desencadenado reacciones en la derecha ligada al partido mayoritario, el Likud, mientras que fue acogida favorablemente por la izquierda. El ministro israelí en materia de asentamientos, Tzipi Hotoveli, acusa a la Corte Suprema de haber “declarado una guerra a los derechos de los judíos de instalarse en la tierra de Israel”. La mejor respuesta a los jueces, agrega en la nota, ha de ser “es la anexión, es la continua construcción”. Por su parte, el movimiento de centro Azul y Blanco tiene intenciones de “respetar” la decisión. 

Jeremy Milgrom, uno de los paladines del diálogo interreligioso, subraya que “la cuestión gira en torno al derecho de los judíos de volver a su tierra”, pero ello no puede darse “a costas” de los derechos de los palestinos. Urge promover políticas que “sean beneficiosas para todos”, y las palabras del ministro Hotoveli son inaceptables, ya que “no están fundadas en los valores de la paz y la coexistencia”. Se espera que esta sentencia, unida a la intervención de la comunidad internacional, pueda funcionar como un marco para contener las políticas de la derecha izraelí, que halla su apoyo fundamental al otro lado del océano, en Donald Trump. “Esperamos que no sea reelecto - prosigue el rabino - y que el próximo presidente pueda reabrir un verdadero canal de diálogo”. 

Por último, el líder de Rabbis for Human Rights no oculta su malhumor por los pasos que ha dado el hasta ahora ex líder de la oposición, hoy parte del Ejecutivo de unidad nacional.. “Gantz - afirma - debía representar una alternativa”, pero la realidad es que las decisiones siempre llegan desde el margen derecho de la alianza de gobierno. “Mucha gente se siente contrariada y se cuestiona si él es realmente inteligente o si en el fondo, jamás quiso representar una verdadera alternativa al Primer Ministro… Gantz es titular de Defensa, conduce el ejército., pero hasta ahora no ha hecho nada para cambiar la política y esto es fuente de gran preocupación, porque mientras tanto crece la presión descargada sobre los palestinos”.

Enviar a un amigo
Vista para imprimir
CLOSE X
Ver también
Expertos de la ONU, contra el plan de anexión de Israel: ‘Apartheid del Siglo 21’
17/06/2020 11:22
Musulmana, ex radical: Riad y el salafismo (wahabí) un peligro para el islam y para el mundo
17/12/2016 13:14
Miles de israelíes salen a protestar contra los planes de anexión en Cisjordania
08/06/2020 11:19
Abu Mazen rompe con Israel y los EEUU: fin de ‘todos los acuerdos’
21/05/2020 10:49
Netanyahu renuncia a formar gobierno. Confían la tarea a Gantz
22/10/2019 10:17