Arrestados 12 musulmanes del grupo que atacó a la iglesia de Boldipukur
de Sumon Corraya
El principal objetivo del robo eran los documentos relativos a la tierra, motivos de la agresión en el pasado. Los feligreses son en su mayoría tribales, muy pobre y mal educados y con frecuencia los musulmanes están tratando de apoderarse de sus tierras. Durante el ataque, tres monjas PIME han sufrido un intento de violación.

Dinajpur (AsiaNews) - La policía arrestó a 12 musulmanes acusados ​​de haber participado en el robo que tuvo lugar el 6 de julio contra la iglesia católica de Boldipukur y la policía está buscando a otros cómplices.

Durante el asalto tres monjas PIME han sufrido un intento de la violencia, ahora están en Dhaka, en su Casa provincial, conmocionadas y con sufrimiento mental. "Es muy triste que las hermanas no puedan trabajar por la mayoría de la gente, pero las hermanas no están seguras", dijo Rosaline Costa activista católica de los derechos humanos. "Yo - añadió - protesto enérgicamente por el ataque a las monjas y la Iglesia, si la Iglesia no tiene ninguna seguridad no interesa ir al Seminario o a una Casa de formación para convertirse en un sacerdote o una monja. E un reto para la Iglesia". Costa ha pedido el encarcelamiento para los involucrados en el ataque.

De hecho, desde el día del robo, los cristianos de Boldipukur viven con el temor. Según fuentes de la Iglesia de Boldipukur, los musulmanes que atacaron la iglesia tenían como objetivos los documentos de propiedad de la tierra y el ataque a las monjas, así como el robo de valores. Su objetivo principal eran los documentos relativos a la tierra, motivos de la agresión en el pasado.

El ataque comenzó a las 2 de la mañana del 6 de julio. Los atacantes tomaron dos vigilantes nocturnos, los ataron de pies y manos y amordazaron. Luego rompieron la puerta de la habitación donde dormía el pastor asistente Padre Anselmo Marandy y de la misma forma en que entraron, armados, en el convento. En Boldipukr, las Hermanas de la PIME llevan adelante la Escuela Primaria Adibashi de Santa María. Los ladrones musulmanes querían saber no sólo dónde están los documentos de la tierra, sino que también golpearon a las monjas.

Los feligreses son en su mayoría tribales, muy pobres y mal educados y con frecuencia los musulmanes están tratando de apoderarse de sus tierras. La Comisión Diocesana de Justicia y Paz está trabajando en este problema, pero con pobres resultados.

Grupos de derechos humanos exigen el castigo de los agresores. "Queremos el castigo ejemplar de los implicados en el caso", dijo Nirmol Rozario, secretario general de la Asociación Cristiana de Bangladesh. También pidió al gobierno una investigación exhaustiva sobre el ataque y la seguridad de todas las iglesias de todo el país.

EN LA FOTO: Obispo Sebastian Tudu y la policía durante una inspección del lugar del robo.

 

 

 

bha.png